Fatiga en la conducción, cómo identificarla y evitarla

Publicado por Gerardo Jiménez, 13 Jul 2012

Son muchos los factores que pueden incidir en el conductor y que pueden ser causantes de un accidente. Entre ellos cabe destacar el sueño, o la fatiga.

LO QUE DEBES SABER...
  • Fatiga y sueño: Se encuentran entre las primeras cinco causas de los accidentes con víctimas.
  • Vista cansada: La pesadez en los ojos o el picor son una señal de la fatiga.
  • Para y descansa: La mejor forma de luchar contra la fatiga es parar para caminar y beber agua.
  • Velocidad: Cuanto mayor es la velocidad mayor es la fatiga.

 

A la mayoría de los conductores les cuesta identificar los síntomas de cansancio con antelación y sólo se dan cuenta de su peligrosa presencia cuando ya la fatiga es extrema. Algunas de las señales que nos pueden advertir son la sensación de cansancio que se traduce en pesadez o picor de ojos y la necesidad de parpadear mucho; la incomodidad en el puesto de conducción que conlleva continuos movimientos y cambios de postura en el asiento; la percepción errónea de las distancias y velocidades: al conducir durante largo tiempo se pierde la sensación de velocidad y se tiende a calcular erróneamente las distancias, las trazadas y los obstáculos que se encuentran en el camino y la pérdida de atención y concentración.

 

Los factores que inciden en la aparición de fatiga están relacionados con el conductor (no descansar, comer inadecuadamente, tomar medicamentos que producen somnolencia), con el vehículo (habitáculo mal ventilado o exceso de calefacción) y con las condiciones externas (climatología adversa, atascos, monotonía de la carretera) típico en las operaciones salida y retorno en fechas vacacionales.

 

 

Una mala postura al volante o un habitáculo mal ventilado pueden incidir muy negativamente; en invierno, la calefacción a demasiada temperatura acelera la sensación de cansancio. También hay condiciones externas que influyen en la fatiga del conductor. Por ejemplo, estar al volante bajo una lluvia abundante o conducir tras una gran nevada implica una concentración mayor, por lo que tenderás a cansarte antes.

 

Consejos para evitar la fatiga

 

  • Descansa: Antes de realizar un viaje es necesario dormir adecuadamente la noche anterior, entre siete y ocho horas. Una vez hayamos iniciado el viaje, es recomendable hacer paradas cada dos horas.
  • Paradas para descansar: Debemos parar para descansar cada dos horas de conducción. La parada no ha de ser corta para perder poco tiempo, sino que hay que tomarse un tiempo para moverse. Es muy recomendable caminar un rato y beber agua. Un café nos ayudará a mantenernos despiertos, pero también una manzana ayuda.
  • Toma comidas ligeras: Antes o durante el viaje nunca se deben tomar alimentos pesados (ricos en grasas) o en grandes cantidades. Ensaladas, fruta o pasta son buenas opciones.
  • Vigila la velocidad. Conducir muy deprisa fatiga más y todo lo ganado se pierde al tener que descansar más en las paradas.
  • Gafas de sol: Acostúmbrate a conducir con gafas de sol en las horas centrales del día. Evitan la fatiga ocular. Las gafas ideales son las de filtro número 1 que absorben un 20% de luz.
  • Temperatura adecuada en el habitáculo: Lleva ropa cómoda y trata de mantener una temperatura interior en torno a los 21º.
  • Haz más paradas en caso de condiciones climatológicas adversas : Conducir bajo una fuerte lluvia o nevada supone un esfuerzo mucho mayor que en condiciones normales. Por este motivo, es recomendable que realices tu parada antes de las dos horas o a los 200 kilómetros de viaje.
  • Concentración al final del viaje: En los últimos kilómetros de un viaje largo se ha acumulado la fatiga y es importante no perder la concentración. No dudes en parar si notas cansancio aunque queden 40 o 30 km.


Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.