¿Llantas originales o de imitación?

Publicado por CanalMOTOR, 15 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Llantas originales o de imitación?

A muchos les gusta mimar a sus coches y tratarles con las mejores garantías y cuidados; sin embargo, muchas veces, esto puede suponer un desembolso de dinero no siempre al alcance de nuestro bolsillo. Este es, en particular, el caso de las ruedas, para las que cabe preguntarse qué es mejor, ¿llantas originales o de imitación?

Muchos motivos nos pueden llevar a cambiar las ruedas de nuestro coche, pero en todos los casos tendremos que considerar una serie de factores sobre lo que nos vendrá mejor a la hora de elegir, pensando tanto en el coche, como en nuestra economía. Una de las primeras decisiones que tendremos que tomar es si queremos ahorrar dinero con respecto a la marca de nuestras ruedas, es decir, si adquirimos llantas originales o de imitación. Para tener una idea de qué puede ser mejor, vamos a explicar los principales rasgos a tener en cuenta.

¿Para qué sirven las llantas?

Para empezar, el fabricante de ruedas tiene una serie de objetivos que cumplir como los siguientes:

- durabilidad ante los peligros de la carretera.

- durabilidad ante líquidos que puedan corromper el material.

- capacidad de soportar todo el peso del vehículo, añadiendo los pasajeros y el equipaje o cargo con el que se pueda mover.

- adaptación total para conferir al vehículo de unos sistemas óptimos de frenado y suspensión que no produzcan vibraciones.

Para ello, los productores tienen que someter a las ruedas a un amplísimo y riguroso conjunto de pruebas destinadas a comprobar que su eficacia permite sacarlas al mercado.

Sin embargo, las empresas que se dedican a realizar réplicas de llantas, pueden subrogar estos rasgos a los costes: es decir, sus verdaderos objetivos pueden más bien asegurarse una producción lo más económica posible, usando métodos más baratos y materiales menos efectivos. No en vano, los precios que ofrecen son mucho más asequibles, ya que ahorran mucho en los procesos de producción, y sacrifican muchas veces en investigación y desarrollo.

Además, las llantas de imitación están diseñadas de manera que sean funcionales para una gran variedad de modelos, por lo que su adaptación no puede ser tan precisa como las originales.

Sin embargo, las llantas originales, aunque con un precio más elevado, suelen ser más duraderas y fuertes, y encajan mejor en nuestro coche, porque nadie conoce mejor un producto que su creador. Además, es posible repararlas en la mayoría de los casos, obteniendo un resultado perfecto y como nuevo, siendo esto otra opción muy económica.

En cualquiera de los casos, y sea cual sea nuestra decisión, podremos contar con nuestro Seguro de Coche MAPFRE, cuyas protecciones y cláusulas nos mantendrán tranquilos a lo largo y ancho de la carretera.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios