Tipos de frenos

Publicado por canalMOTOR, 27 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tipos de frenos

La mayor parte de vehículos que se comercializan para un uso convencional montan un modelo concreto de discos de frenos, pero lo cierto es que existen diferentes tipos de frenos según las necesidades, potencia y uso del vehículo. 

Aunque seguro que valoras la función y uso del freno de tu coche, quizá no lo hagas en su justa medida, ya que los dispositivos de freno son de los más potentes dentro de la mecánica del automóvil, desarrollando fuerzas equivalentes a 500 CV, expuestos, además, a altísimas temperaturas. Es evidente que en cada vehículo estás variables cambian y es necesario que existan diferentes tipos de frenos que den respuesta a casa caso.

Frenos carbono cerámicos

Aunque hay coches de uso cotidiano que pueden incorporar -como opción- este tipo de frenos, en algunos modelos de gama alta y máxima potencia de marcas como Ferrari, Jaguar, Porsche, Audi o Mercedes, por lo general, son frenos que no se usan. Se crearon y diseñaron para los aviones y después, se adaptaron para los coches de competición. Son los frenos más resistentes al calor.

Necesariamente estos tipos de disco de freno de carbono cerámico, tienen que estar mordidos por pinzas fijas de aluminio, que se fabrican directamente a partir de un bloque de aluminio sobre el que se montan los pistones, para garantizar una gran rigidez, que se traduce en un tacto del freno perfecto.

Discos de freno flotantes con pinzas fijas

Estos son los discos que montan muchos de los coches deportivos de alta gama, como el Audi RS4 o el Mercedes C63 AMG. El anclaje de este tipo de frenos es la clave que evita deformaciones y, por lo tanto, fuertes vibraciones y ruidos cuando tienen que soportan altas temperaturas.

La otra diferencia de este tipo de discos son los frenos flotantes con pinzas fijas, frente a otros es que suelen estar perforados, lo que les hace mucho más ligeros, más limpios y seguros frente a posibles fisuras. Igual que los discos de freno de carbono cerámicos, esta clase de frenos también suelen estar mordidos por pinzas de freno fijas.

 

 

Discos de freno con ranuras (flotantes) con pinzas fijas

Este tipo de freno es el que actualmente utilizan los coches de rally, aunque hay algún modelo más de coche no específicamente para la práctica de competición que puede montar este tipo de discos de freno. La peculiaridad de estos frenos reside en los surcos o ranuras que recorren el disco de freno y que sirven para que la suciedad que suele saltar al disco en las frenadas no se fije; por ello, son especialmente indicados para los vehículos que participan en rally, o que habitualmente transiten por terrenos no asfaltados o en muy mal estado.

El gran defecto de este tipo de frenos es que sus pastillas sufren mucho con el uso y se desgastan con más rapidez que las pastillas de los discos de freno convencionales. Como los anteriores, este tipo de disco también suele estar mordido por pinzas de freno fijas y de aluminio.

Discos fijos ventilados con pinzas fijas

En su momento de invención y prueba, hacia los años 60, este tipo de frenos fueron una gran novedad e inmediatamente se utilizaron en los coches de competición. Sin embargo, no llegarían hasta 1977 a los coches convencionales, cuando Porsche, los utilizó en el 911 Turbo.

La ventilación es la gran ventaja de este tipo de discos de freno, puesto que están fabricados con una serie de canales interiores que facilitan la circulación del aire desde el interior, lo que mejora en mucho la ventilación y el control de las altas temperaturas dentro del freno, evitando el temido fading o al menos, minimizándolo en mucho. Puedes encontrarlos de serie en el Porsche Cayenne y en el Seat Ibiza Cupra.

Discos de freno ventilados con pinzas flotantes

Este es el tipo de disco de freno convencional y el más usado en los coches habitualmente; utiliza pinzas flotantes, que resultan mucho más barato que utilizar pinzas fijas, y en eso reside su gran diferencia también de rendimiento. Los discos, por su parte, son de tipo fijo, liso y ventilado en el eje delantero y macizos en el trasero.

Aunque es el tipo de disco con el que vienen de serie el 80 por ciento de los coches, resulta mucho más áspero al tacto y presenta una resistencia inferior a las altas temperaturas, pero es un sistema de freno adecuado y suficiente para una conducción normal y no profesional, o en circunstancias adversas o extremas.

Estos son los principales tipos de frenos que existen en el mercado, aunque es un elemento que está en el punto de mira de los ingenieros para mejorarlo, por lo que es siempre posible encontrar novedades y nuevos materiales.  Al margen del tipo de disco de freno de tu coche, es imprescindible su revisión, cuidado y mantenimiento para un correcto funcionamiento que te evitará sustos e incluso accidentes; igual que tu Seguro de Coche MAPFRE siempre es la mejor asistencia, cuando lo imprevisible se presenta en la carretera.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios