¿Comprar sillitas de coche de segunda mano sí o no?

Publicado por canalMOTOR, 17 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Comprar sillitas de coche de segunda mano sí o no?

A la hora de viajar con niños en el coche nos surgen muchas dudas, ¿cómo deben ir sentados? ¿Hasta qué edades? ¿Se pueden comprar sillitas de segunda mano? En nuestro país la compraventa entre particulares es un mercado cada vez más al alza. Una forma de reutilizar lo que a otros usuarios ya no les sirve, que puede traducirse en un considerable ahorro para nuestro bolsillo, Pero, cuando hablamos de los sistemas de seguridad de los niños en el coche, ¿es recomendable acudir al mercado de segunda mano?

Desde el pasado 1 de octubre, el Reglamento General de Circulación establece una serie de modificaciones en cuanto a la edad y a los sistemas de retención de los menores de edad en el coche: todos los menores que no superen los 135 cm deben viajar en los asientos traseros en un dispositivo de retención homologado y adaptado a su peso y talla, con leves excepciones.

De esta manera, y reglamento de circulación en mano, si tienes pensado adquirir una sillita de coche en el mercado de segunda mano, asegúrate de que está homologada, es decir, debe de llevar una etiqueta de color naranja colocada en la parte posterior de la silla de coche para niños que indique la norma de referencia. Exige siempre la última norma de homologación más exigente, en la actualidad, la norma i-Size R-129 o la ECE 44/04. Algo que puede resultarte complicado si vas a adquirir una silla de segunda mano, ya que este mercado, como su propio nombre indica, no suele contemplar productos nuevos.

La seguridad infantil, una prioridad

Por estos y otros motivos, comprar sillitas de segunda mano no suele ser la opción más recomendable. Y es que ni todas las sillas son iguales ni sirven igual a todos los niños. Una sillita es algo más que un accesorio para llevar al pequeño en coche, es fundamental para su seguridad. Por eso, antes de comprar una silla infantil, es muy importante que te asesores bien: lo más recomendado es ponerse en contacto con el fabricante o bien preguntar a los vendedores de las tiendas especializadas para que te ayuden a decidirte. Un asesoramiento difícil de encontrar si nos límites a la compra de una sillita entre particulares o en una tienda de segunda mano.

Además de estos motivos, existen más argumentos que ponen en duda la fiabilidad a la hora de reutilizar estos dispositivos:

   • La silla no ofrece la misma protección con el tiempo. Conviene tener en cuenta que cualquier impacto, aunque no deje rastros visibles, puede ocasionar pequeñas grietas que modifiquen la respuesta del dispositivo.

   • El plástico se degrada con el uso. De hecho, en países como Estados Unidos o Canadá es frecuente que los sistemas de retención infantil incluyan fecha de caducidad. El polímero es un material de plástico con unas propiedades mecánicas especialmente indicadas para usarse en los dispositivos de seguridad infantil, sin embargo, estas propiedades mantienen una respuesta óptima durante el tiempo para el que fueron concebidas, no más.

   • El arnés también se desgasta. El roce prolongado del mismo con cremalleras o botones metálicos conlleva deslizamientos entre los elementos de ajuste que, a la larga, pueden traducirse en una retención defectuosa en condiciones de impacto.

 

   • El dispositivo puede estar incompleto. Ten en cuenta que la ausencia de manual de instrucciones se traduce, en muchas ocasiones, en una instalación deficiente del dispositivo, así como en una etiqueta identificativa del modelo y homologación ilegible. Esto pueden hacernos creer que el dispositivo es el adecuado para nuestro hijo y no serlo.

En conclusión: las prácticas del mercado de segunda mano que muchas veces persiguen un consumo responsable y sostenible con el medioambiente, cuando se trata de sistemas de retención infantil no son en absoluto la opción más aconsejable.

Lo ideal es adquirir una sillita nueva, bajo las recomendaciones de un vendedor especializado, y complementar estos sistemas con las protecciones más completas de un Seguro de Coche a Terceros Completo de MAPFRE con coberturas que puedes diseñar a tu medida, según tus necesidades al volante: asistencia en viaje para todos los ocupantes, responsabilidad civil suplementaria, defensa jurídica y reclamación de daños… ¡Tú decides!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos