Cómo cambiar las luces del coche

Publicado por canalMOTOR, 04 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo cambiar las luces del coche

Entre los trabajos de mantenimiento del coche, cambiar las luces suele ser algo bastante común, aunque con los nuevos modelos y diseños, a veces se convierte en una tarea algo complicada. Especialmente acceder a la bombilla fundida.

Las luces del vehículo son un elemento básico de seguridad: sirven para ver, pero también para ser vistos, por lo que su importancia es crucial. Es importante hacer una revisión periódica de todas las luces del coche: intermitentes, largas, cortas, de posición y antinieblas para asegurarnos que siempre lucen en perfecto estado.
Mientras que hay luces que es fácil detectar que no funcionan, otras exigen una revisión específica, ya que con el uso común del coche no se perciben y es importante no conducir con luces en mal estado, fundidas o estropeadas.

Si ya has descartado otros problemas que pueden hacer que una bombilla no luzca y tienes claro que necesitas cambiar una o varias de las luces de tu coche, es muy probable que puedas hacerlo tú mismo, aunque si es la primera vez, necesitarás un poco de orientación:

   1. Si la luz fundida es de la parte trasera, el trabajo será más sencillo. Lo más complicado de cambiar las luces del coche suele ser el acceso al foco o faro afectado. Los de la parte trasera puedes alcanzarlos normalmente a través del maletero, tienen un acceso más sencillo. En la parte delantera, tienes que abrir el capó del coche, localizar y acceder a la tapa de los faros.

   2. Una vez que tienes los faros o focos a tu alcance, debes quitar la bombilla sospechosa y comprobar que efectivamente está fundida. En su lugar, coloca una nueva de iguales características.

 

   3. Vuelve a colocar el faro, tapa correctamente el acceso y comprueba que todo está en orden con una nueva revisión de todas las luces. Si es necesario consulta el manual del coche o ponte en contacto con un taller oficial para poder acceder con seguridad y comodidad a las luces, especialmente en el caso de las delanteras, y vuelve a dejar todo en su lugar.

Cambiar una luz del coche no suele ser un trabajo complicado, sin embargo, es importante que no lo pospongas y lo hagas inmediatamente, en cuanto detectes una luz fundida. No siempre el problema es una bombilla fundida, por lo que si el problema persiste aunque cambies la luz, necesitarás comprobar otros posibles problemas como los fusibles o un problema eléctrico más importante.

Cuando la seguridad es lo primero al volante, contar con el Seguro de Coche MAPFRE que se adapte sólo a tus necesidades y a las de tu vehículo, es la mejor opción para conducir protegido y con el máximo de protecciones.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos