Reciclaje del coche, ¿cómo funcionan los desguaces?

Publicado por canalMOTOR, 21 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Reciclaje del coche, ¿cómo funcionan los desguaces?

¿Sabías que con el acero recuperado de 100.000 vehículos en el desguace es posible ahorrar energía para abastecer a 246.000 hogares durante un mes? El reciclaje del coche es una actividad asociada a la creación y renovación tecnológica del ser humano que resulta muy beneficiosa para el planeta. Pero, ¿sabes cómo funciona un desguace?

La actividad de los desguaces tiene mucha más importancia de la que tendemos a pensar en muchas ocasiones: el 95% de un coche puede ser reciclado y reutilizado, permitiendo así un ahorro significativo de energía que, a la larga, se traduce en un cuidado del medio ambiente. Y es que el desguace no es otra cosa que desmembrar los artefactos mecánicos y electrónicos que se han desechado, separar por piezas cada aparato y determinar cuáles de estas piezas puede resultar útil.

   Pasos para llevar el coche al desguace

El funcionamiento de los desguaces -también llamados Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos- es mucho más complejo que lo que tendemos a pensar. En cualquier caso, si tienes pensado entregar o recoger un vehículo del desguace debes saber que éste se puede llevar a cabo de dos formas: a través de los propios concesionarios o acudiendo directamente como particular al desguace, avisando a éste para que proceda a la recogida del vehículo, el cual se realizará en un plazo de 24-48 horas.

   • Primero debes entregar el permiso de circulación y la tarjeta de inspección del coche en el desguace.

   • Tras la firma de la solicitud de baja del coche, el desguace debe entregarte un certificado de destrucción del coche y un justificante de baja definitiva emitido por la DGT.

   • Conviene aclarar que los propios desguaces se pueden encargar de realizar la baja del coche ante la DGT, eludiéndote así de los trámites burocráticos que ello supone.

   Funcionamiento del desguace

Una vez el coche está dado de baja, lo primero que realizarán es el conocido como proceso de descontaminación, a través del cual se extraerán todos los líquidos y componentes que representan un riesgo para la salud y para el medio ambiente: aceite, batería, líquido de frenos, combustible, líquido anticongelante… La normativa medioambiental es clara y severa respecto a este punto, requiriendo que todos los materiales indicados queden almacenados en contenedores y en lugares especialmente estipulados para su tratamiento.

Tras este proceso, se procede a la valoración del vehículo: las piezas que aún pueden ser utilizadas, como por ejemplo los recambios, son recuperadas y testeadas para asegurar que funcionan correctamente. Tras este paso, se clasifican y almacenan para ser comercializadas a menor precio. Una vez realizada esta acción, el resto del coche pasa a ser achatarrado y convertido en cubo mediante la ayuda de una prensa. Esto facilita su traslado a las instalaciones, donde se recupera la chatarra para que, posteriormente, sea fragmentado con el fin de separar los plásticos, los vidrios, el acero, etc., consiguiendo así una mayor recuperación de los materiales. 

 

 

Como puedes ver, los desguaces tienen un papel fundamental en el cuidado del medio ambiente. Si tienes que llevar tu coche al desguace y aún tienes dudas de todos los trámites que debes realizar para dar de baja tu coche, recuerda que con un Seguro de Coche de MAPFRE tienes acceso a coberturas tan completas como la de asistencia al automovilista, con la que puedes realizar consultas sobre trámites administrativos y materias legales relacionados con tu coche.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios