¿Cómo instalar un sensor de aparcamiento?

Publicado por canalMOTOR, 09 Sep 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Cómo instalar un sensor de aparcamiento?

Si estás cansado de aparcar de oído, ya es hora de que instales un sensor de aparcamiento en tu vehículo, no es tan complicado como cabría pensar, gracias a los sensores en Kit que encontrarás en el mercado.

Los sensores de aparcamiento o asistentes con cámara para el estacionamiento son ayudas que cada día son más habituales en los nuevos vehículos, aunque no siempre vienen de serie y suelen ser un extra que muchas veces, con la idea de abaratar el precio final del coche, no se elige. La buena noticia es que es de los accesorios que sí puedes montar con posterioridad en tu coche, cuando tengas presupuesto o lo consideres oportuno.

Hay diferentes modelos de sensores de aparcamiento por lo que es importante que elijas uno que sea adecuado para tu coche y que cumpla con las funciones que precisas. Para instalar uno de estos kit de sensores o asistentes vas a necesitar taladro, polímetro, metro, alicates, cúter, destornillador, cinta aislante y las herramientas necesarias para desmontar el paragolpes, los pilotos y los revestimientos del maletero, según tu modelo de vehículo.

Lo más recomendable es empezar leyendo el manual completo de instrucciones que incorporan todos los sensores o asistentes para tener claro qué trabajo vas a realizar y seguir las recomendaciones del fabricante.

   1. Centralita del asistente

Estos sensores de movimiento posteriores van colocados en paragolpes del coche, por lo cual, lo primero es desmontar esta parte de tu coche, de acuerdo con sus instrucciones concretas y peculiaridades. Con el coche encendido y con la marcha atrás puesta, localiza con el polímetro en el piloto que tenga la luz de marcha atrás, la masa y la señal para coger la corriente para la centralita del asistente. Conecta aquí los cables de la centralita y verifica su funcionamiento, sigue las instrucciones de tu kit, antes de continuar con la instalación. Si todo está correcto, desenchufa la instalación para seguir.

   2. Sensores y cámara

Elige la altura a la que vas a colocar los sensores en el paragolpes, lo más habitual entre 45 y 65 cm. Marca un punto central para la cámara y varios laterales para los sensores. Con el paragolpes desmontado y retirado, realiza los agujeros en los puntos marcados y repasa con lima, extrema las precauciones para no dañar la zona. Encastra los sensores de aparcamiento y la cámara en los orificios, según las indicaciones concretas del fabricante del kit elegido, y conecta los cables de cada parte para llevarlos hasta la centralita, sujeta todo el cableado con bridas por la parte posterior para evitar que se golpee al circular. Pasa cada uno de los cables desde el paragolpes hasta el maletero y vuelve a montar la defensa del coche con normalidad.

   3. Centralita

Instala la centralita y el avisador acústico del asistente en el panel lateral del maletero que previamente deberás desmontar, fija la centralita y la bocina, enchufa todo el cableado del asistente. La pantalla debes instalarla en el salpicadero, por lo que es necesario que pases el cableado hasta allí por el lateral del coche. Una vez tengas el cableado en el salpicadero, conecta a la caja de fusibles, ayudándote del polímetro para detectar una corriente continua y una masa.

   4. Pantalla

Desde la caja de fusibles tendrás que llevar los cables hasta la zona en la que tengas previsto poner la pantalla, lo más habitual es sobre el salpicadero, pero encuentra el sitio más seguro, cómodo y adecuado, según el diseño interior de tu coche y los accesorios. Con la pantalla fija y conectada, sólo te queda probar que todo funciona según lo previsto.

Los kit para instalar sensores y asistentes de aparcamiento con cámara hacen que sea posible realizar esta instalación, casi en cualquier vehículo, de tal forma que puedas disfrutar de las grandes ventajas y mejoras que supone contar con esta ayuda, especialmente para el aparcamiento urbano y en espacios reducidos.

Tu paragolpes agradecerá la mejora al instalar sensores de aparcamiento, sufrirá muchos menos golpes y daños, y en general, tu coche lucirá mejor aspecto al evitar los habituales toques traseros de aparcar sin sensores que te ayuden. Tu póliza de Seguro de Coche MAPFRE protege también tus sensores en caso de que se dañen, por lo que es importante que este accesorio esté recogido en tu póliza para que quede bajo la protección y seguridad MAPFRE.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios