4 Min de lectura | Entre 5 y 8 horas es lo que tarda un coche eléctrico en cargarse por completo de media. Esto depende de diferentes factores, unos relacionados con el vehículo y otros con el cargador o punto de recarga.

No se puede hablar de un único tiempo de recarga para un coche eléctrico, de hecho, se reconocen tres grandes velocidades: carga lenta, semirápida y rápida. ¿Cuánto tarda en cargar un coche eléctrico? Para definir el tiempo de forma estimada e intermedia, se apunta que los que menos tardan necesitan, al menos 5 horas; mientras que otros pueden llegar a las 8 o superarlas. Hay diferentes condiciones que incluyen y definen este valor de tiempo, estas son diferentes para cada vehículo y también para los diferentes puntos de carga.

El tiempo de recarga de un vehículo es importante por muchas cosas, pero sobre todo porque influye y determina en el coste económico aunque no es el único factor para calcular el gasto de luz de un coche eléctrico.

Tipos de carga para un coche eléctrico según el tiempo

Carga lenta: entre 5 y 8 horas de media

La carga lenta es la que realizan la mayor cantidad de vehículos eléctricos, es básica y a baja potencia puede hacerse en puntos de carga domésticos o privadas como los que se instalan en lugares de trabajo o centros comerciales. En este caso se proporciona a la batería una carga con corriente alterna monofásica a 230V, 16A y con 3,6 kW de potencia máxima. El tiempo de carga en este tipo habitual varía de las 5 a las 8 horas, sobre todo, en función de la capacidad de la batería que incorpore el coche.

Existe una variable dentro de esta carga que utiliza corriente alterna trifásica a 400V y 16A, lo que le permite rebajar el tiempo de carga hasta las 2 0 3 horas, llegando a los 11 kW de potencia.

Carga semirápida: entre 1 hora y media y 3 horas.

Este tipo de carga no está aún muy extendida y no hay muchos puntos ni públicos ni privados que la permitan. Está pensada para ser viable en zonas de carga tanto públicas como privadas, como en grandes centros comerciales, parkings de empresas o zonas empresariales o aparcamientos de flotas.

La carga semirápida se consigue a través de una corriente monofásica de 230V, 32A y 8-14 kW que permite en las baterías medias cargas totales no superiores a las 3 horas. Tiene una segunda posibilidad que será dotar al punto de carga con corriente alterna trifásica de 400V, hasta 63A y de 22 a 43 kW que consigue recargar una batería en 30 minutos.

Carga rápida: menos de 15 minutos

La carga rápida es la que necesariamente tienen que ofrecer las gasolineras o puntos de recarga de ese tipo donde acuden muchos usuarios, pero no pueden estar por mucho tiempo. Se trata de aproximarse –por el momento no es posible- a los tiempos de repostaje de los combustibles fósiles. Instalar un punto de recarga rápida aún es complejo; se necesita una corriente continua de hasta 600V y 400A, para llegar a los 240 kW de potencia.

Con estas condiciones se pueden ofrecer cargas de hasta el 80% de una batería media en intervalos de entre 5 y 30 minutos. La carga rápida también es posible a través de corriente alterna -500V- en este caso se necesitan hasta 250A y 220 Kw. En este escenario se puede ofertar a los conductores de coches eléctricos tiempos de recarga de 10 minutos para la casi totalidad de la capacidad de la pila del coche.

Dos coches eléctricos enchufados a un punto de carga

https://cdn.pixabay.com/photo/2017/09/24/23/27/electric-car-2783573__480.jpg

¿Cómo son los coches eléctricos que cargan más rápido?

La batería y su capacidad son clave para entender por qué unos vehículos tardan más en cargarse que otros. Es una razón evidente y fácil de entender una batería más grande –con más capacidad- dura más y exige menos recargas, pero una vez que se agote tardará más tiempo en volver a estar al 100 por 100. Los fabricantes de coches eléctricos trabajan actualmente en este punto junto con la seguridad, la meta es conseguir baterías potentes que permitan muchos kilómetros de autonomía al vehículo, pero sin elevar el peso ni el tamaño, además de conseguir formas de carga rápida incluso para estas grandes baterías.

Hoy las compañías del motor –y las que llegan desde otros sectores- indican tiempos de recarga aproximada de sus modelos eléctricos para orientar a los consumidores, además suelen implementar, al menos, dos modos de carga: uno más rápido y otro más lento para ofrecer comodidad y autonomía.

¿Cómo son los puntos de carga?

El cargador de tu móvil ofrece una potencia a tu teléfono y, además, lo enchufas siempre a una potencia estándar doméstica. En el caso de los coches no hay esta homogeneidad. Aunque la carga doméstica es, por el momento, la más habitual –también la más lenta- existen otros tipos de puntos de carga que ofertan más potencia y por lo tanto más celeridad en esta tarea.

El cargador tampoco es único y las diferentes marcas ofrecen varias alternativas que van de más a menos potencia y que hacen que el tiempo de la carga estimada varíe. Hoy todos estos detalles, si estás interesado en comparte un coche eléctrico, debes compararlos en el momento de ir al concesionario.

Igual que te informas de puntos de recargas, tiempos y modalidades de cargadores, asegura tu coche con un Seguro para Coches Eléctricos de MAPFRE para contar con una protección y asistencias ajustadas a tu nuevo eco vehículo.

CALCULA TU PRECIO