6 Min de lectura | La Japonesa Mazda se sube al carro de la energía eléctrica con la presentación de su primer vehículo eléctrico de la mano del MX-30 que parte del CX-30 pero con motorización eléctrica e-Skyactiv. Lo probamos.

Las dimensiones del nuevo Mazda MX-30 son las mismas de su modelo de referencia (CX-30) a excepción de la altura que se ha superado en 3 cm, eso sí, presentando una configuración nueva de 4 puertas con dos delanteras y dos traseras más pequeñas, pero con apertura enfrentada.

Mazda MX-30Longitud mAnchura mAltura mBatalla mMaletero litros
 4,40 1,801,572,65366

 

Exterior muy llamativo y particular

Con las 4 puertas abiertas se ve un amplio espacio de acceso sin pilar central muy llamativo y poco común en coches de estas dimensiones, con un maletero algo escaso en comparación con sus competidores más directos.

Para llevar a cabo este tipo de diseño es necesario configurar una caja y chasis muy rígidos. Y es por ello que Mazda ha recurrido a una estructura general realizada con acero de alta resistencia en las columnas de las puertas delanteras, en los pilares, los largueros del techo y en los estribos laterales, aunque con las baterías ubicadas a lo largo del piso pero sobresaliendo un poco en la zona de abajo, lo que consideramos no muy regular para un auténtico SUV.

La suspensión montada recuerda mucho al esquema del CX-30, con un eje trasero torsional y delantero McPherson, con llantas de 18” y neumáticos de serie 215/55 R18.

A pesar de las profundas remodelaciones recuerda mucho al CX-30, pudiendo adquirirse con carrocería de un solo color o con una combinación de 3 colores (con techo y pilares de distinto tono), destacando un frontal muy dentro del “family feeling Mazda” con sus nuevos faros de diodos (tipo matricial) y con adaptación automática del haz de luz.

Interior afinado pero mejorable

Mazda MX-30 Interior

Fuente: revista Motor Mundial

El espacio interior resulta bastante holgado contando con un acceso muy cómodo con ambas puertas abiertas y un ángulo suficiente (82º delante y 80º atrás) aunque con la necesidad de abrir antes las puertas delanteras. El acceso es adecuado pero mejorable abatiendo los asientos delanteros.

La habitabilidad de este nuevo Mazda MX-30 es muy buena con un espacio trasero para las piernas adecuado y con una altura libre al techo más que suficiente para personas de hasta 1,80 m. de altura.

Sin embargo, la superficie acristalada y consecuentemente la luminosidad interior se ha reducido al subir la altura de cintura, con un aislamiento acústico muy bien conseguido para una rodadura muy silenciosa con una dirección afinada y suave además de una aceleración bastante más progresiva que la de sus rivales.

La posición al volante es correcta con un cuadro de instrumentos digital de 7” muy completo, pudiendo incorporar un “Head-up display” que proyecta sobre el parabrisas datos de navegación y otros parámetros.

La pantalla multimedia central no táctil es de 8,8” (con conexión Apple Car Play, Android Auto y app MyMazda) y se acompaña de otra pantalla de 7” inferior en la consola central para la gestión de los parámetros de climatización.

Mazda MX-30 interior y asientos

Fuente: revista Motor Mundial

La consola central es novedosa con dos alturas e incorpora el nuevo selector del cambio con un gran hueco portaobjetos, dos tomas USB, toma para tarjeta SD y un enchufe convencional de 150 W.

Es muy original el recubrimiento de corcho en algunas zonas además de los recubrimientos de las puertas en plástico reciclado y la tapicería que se ofrece en símil-cuero (no de procedencia animal), componiendo así un acabado especialmente tratado como ecológico.

Propulsión eléctrica muy tecnológica

MX-30 en carretera

Fuente: revista Motor Mundial

Cuenta con un motor eléctrico Hitachi síncrono de imanes permanentes que aporta 143 CV (105 kW) y 27 mkg de par motor máximo que se ha situado sobre el eje anterior y que actúa en tracción delantera, que se alimenta con un conjunto de batería Panasonic de ion-litio de 35,5 kW/h (con capacidad máxima de recarga de 50 kW en corriente continua), que se sitúa en el suelo del coche entre los dos ejes y que permite al conjunto una autonomía total de 200 km, que resulta un tanto baja comparada con lo que actualmente ya se encuentra en el mercado.

En una toma de 50 kW el MX-30 recarga del 20 al 80% en 30 a 40 minutos (enchufe CCS en la aleta trasera derecha), contando con un cargador de a bordo para corriente alterna de 6,6 kW.

Además, Mazda da garantía hasta el 70% de capacidad de las baterías durante 8 años o 160.000 km, y regala, como promoción de lanzamiento, un “Wall box” Pulsar Plus (de 7,4 kW) con instalación.

Conducción muy agradable

La sensación dinámica de conducción es muy suave y agradable en el nuevo Mazda MX-30 que no cuenta con modos de conducción, sino que se han introducido 5 niveles de retención que se seleccionan a través de las levas del volante.

El freno presenta un tacto normal y progresivo (a diferencia de otros eléctricos con pedal de freno demasiado duro para su dosificación), contando con unos frenos clásicos de 4 discos, con los traseros de 303 mm y los delanteros de 326 mm de diámetro.

Un detalle que nos ha llamado la atención en la prueba es el sistema de generador interior de sonido para ayudar al conductor a distinguir el esfuerzo que realiza el motor y la velocidad de circulación, con un sonido muy especial entre eléctrico y de combustión.

La estabilidad que aporta el MX-30 es más confortable que deportiva, pero cuenta con refinamientos electrónicos como el GVC Plus (G-Vectoring Control) que suaviza los cambios de aceleración longitudinal y transversal.

En cuanto a ayudas a la conducción, lleva las mismas que el CX-30 que se engloban en el i-Active Sense de Mazda, con contenidos como los siguientes:

  • asistente de mantenimiento de carril (Road Keep Assist), que se complementa con al aviso de cambio involuntario de carril,
  • frenada automática de emergencia por detección de obstáculos,
  • frenado inteligente “Smart Brake”.

Acabados y precios

Los precios en general son más accesibles que en otros competidores.

Parten de 34.375 € (sin descuentos, promociones ni subvenciones) para el acabado más básico “Origin”. Con 215 € más se accede al acabado “First Edition” que conlleva un equipamiento mucho más elevado.

Para acceder al acabado “Evolution” hay que subir 2.475 € y para el acabado tope de gama “Zenith” 1.400 € más.

Todos los precios citados son PVP a los que se puede aplicar un descuento básico de 1.200 €, hasta 5.500 € del Plan MOVES y el regalo del “Wall box” que hemos comentado, llegando así a unos precios de acceso mucho más razonables en su globalidad.

 

Mazda MX-30 AcabadosP.V.P. (€)
Origin34.375
1st Edition34.590
Evolution36.850
Zenith38.250

 

Consulta las condiciones de los Seguros para coches Eléctricos e Híbridos MAPFRE y protege a este coche con un seguro a su altura.

Periodista especializado

Motor Mundial