7 Min de lectura | Si estás pensando en adquirir un vehículo híbrido enchufable, te damos razones para pasarte a este tipo de vehículos y, también, te contamos alguna desventaja.

No hay duda de que los coches con sistemas de propulsión híbridos enchufables están en plena expansión de moda. No solo los usuarios empiezan a valorar esta tecnología, sino que también las marcas están fomentando actualmente estos sistemas.

La tendencia al alza de esta tecnología se basa en que consiste en la adopción de un motor clásico de explosión (gasolina o diésel) que se combina con uno o más motores eléctricos, que colaboran con el motor anterior para optimizar la respuesta de aceleración y que, además, pueden circular durante una serie de kilómetros en modo 100 % eléctrico gracias a la batería de acumulación de energía con la que cuentan.

Prácticamente todos los fabricantes cuentan ya con uno o varios modelos que incorporan este sistema de propulsión, esperando que, en los próximos meses y años, la respuesta del mercado conlleve un incremento en ventas abrumador, que se posicionará en más de un 300 %, como ya se intuye por lo que viene ocurriendo.

Dibujo del sistema de motores y baterías que forman parte de un vehículo híbrido enchufable

Fuente: Revista Motor Mundial

 

Por ello, se entiende que en los mercados europeos es ya imprescindible que la oferta de modelos y versiones PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) incluya alta variedad y disposición para los fabricantes, por un lado, para poder reducir los niveles de emisión de CO2 hasta los que exige la normativa de la Comisión Europea, sustituyendo matriculaciones de modelos más contaminantes; y, también, para preparar a los consumidores hacia un futuro próximo en el que todo indica que la mayoría de los nuevos vehículos serán eléctricos.

No hay que olvidar que los vehículos eléctricos se cargan a través de conexiones, al igual que los PEHV, aparte de las recuperaciones de energía que producen los sistemas en desaceleraciones y frenadas.

Ventajas importantes para su utilización

Según lo dicho, podemos considerar que los híbridos enchufables se configuran como un paso intermedio, ya que son como un cruce entre un coche de combustión estándar y un coche eléctrico, y aportan, además, una serie de importantes ventajas respecto a la movilidad convencional que, sin duda, aconsejan la compra y utilización de este tipo de sistemas.

1. Autonomía

Su autonomía en modo 100 % eléctrico y sin emisiones es ya superior a los 40 km (prácticamente todos los híbridos enchufables superan dicho valor en la actualidad). Esto les permite acceder al distintivo “CERO” de la DGT, con las importantes ventajas que conlleva en su uso:

  • Acceso a las ciudades en periodos de alta contaminación.
  • Acceso a las zonas de bajas emisiones de las ciudades.
  • Aparcamiento gratuito y sin límite de tiempo en zonas reguladas.
  • Incentivos fiscales (nacionales y locales) y subvenciones a la compra.
  • Uso de los carriles Bus-VAO.

Probablemente este punto sea uno de los decisorios a la hora de adquirir un vehículo de estas características.

Detalle de un vehículo durante una carga eléctrica

Fuente: Revista Motor Mundial

 

2. Ventajas económicas

Parece que también empiezan a aparecer interesantes ventajas económicas en las tarifas de seguros, como es el caso de MAPFRE, que ya cuenta con un Seguro para Coches Eléctricos e Híbridos.  Esto es posible porque esta tecnología conlleva reparaciones menos complejas tecnológicamente y más económicas, siempre y cuando se contraten con compañías que ya empiezan a estar especializadas en el mundo ecológico.

3. El placer de conducir en modo eléctrico

Es también reseñable el placer de conducir en modo eléctrico, sin ruidos, vibraciones ni emisiones de ningún tipo. Además, se completa con una mejora de nuestra economía diaria, ya que se ahorra claramente en consumos y las cargas eléctricas de las baterías son siempre mucho más económicas, y, a medio plazo, aportan importantes ahorros en su utilización.

Si analizando los recorridos diarios somos capaces de encajarlos para un uso casi exclusivo de energía eléctrica, los ahorros se pueden multiplicar, ya que el coste de recarga será siempre muy inferior al del combustible tradicional, dejando la utilización del motor de combustión para los viajes más largos, que generalmente no se realizan de forma diaria.

Detalles del sistema de motor y baterías de un coche híbrido enchufable

Fuente: Revista Motor Mundial

 

4. Recarga rápida y económica

La carga eléctrica de un híbrido enchufable es rápida y realmente económica. Por ejemplo, si se usa un enchufe doméstico, el coste por kW/h se moverá en el entorno de los 0,24 € y dado que un coche medio gasta mediamente 15 kW/h en 100 km, podemos calcular que cada 100 km gastamos 3,6 €. Este gasto podría incrementarse hasta 1,2 €/100 km utilizando tarifas de 0,08 €/kW/h, ya disponibles en diversos cargadores.

Claramente, esta manera de operar conlleva la servidumbre de acostumbrarse a cargar el coche cuando sea necesario sin necesidad de inversiones, ya que un enchufe convencional de 2,3 kW – 10 A, que es una intensidad completamente normalizada, puede dar este servicio sin problemas, pudiendo recargar las baterías de un híbrido enchufable en 7 horas, si la capacidad de las baterías de su vehículo es de 5kW/h.

5. Es como disponer de dos coches en uno

El uso de un híbrido enchufable es como si se dispusiera de dos coches en uno, ya que, en caso de no recurrir a la carga o en viajes de mayor duración, siempre se puede utilizar su motor de combustión para una movilidad completamente normalizada. Incluso, en algunos modelos, se puede obligar al sistema a circular con el motor de explosión para que, además, se genere energía eléctrica para cargar la batería de cara al posterior acceso a zonas de bajas emisiones restringidas, en el caso en el que no se haya podido reponer la electricidad a las baterías del coche.

Gráfica del sistema de motor y baterías de un coche híbrido enchufable

Fuente: Revista Motor Mundial

 

6. Conducción cómoda

Además, la conducción es realmente cómoda y sin engorros. Se utilizan como coches normales, con cambio automático, con sistemas variables que permiten adaptarse a cualquier escenario de conducción y con sistemas electrónicos que se ocupan de optimizar su uso.

7. Mantenimiento y cuidados al mínimo

Por otro lado, el mantenimiento y el cuidado que precisa la parte eléctrica del coche son mínimos y nada dañinos económicamente, lo que también colabora en una reducción de gastos.

8. Importantes incentivos a la compra

Para este tipo de coches, tanto a nivel gubernamental como local y regional, se ofrecen importantes incentivos a la compra que vienen renovándose por periodos. El último caso ha sido el Plan Moves, que afectaba a los vehículos híbridos enchufables tomando como elemento de acceso el precio de los coches (que debía ser inferior a 45.000 € antes de aplicación de impuestos), con importantes incentivos económicos en la matriculación por medio del Plan RENOVE o un parámetro similar.

Detalle de un coche siendo cargado en un wallabox

Fuente: Revista Motor Mundial

 

Algunas desventajas de su utilización

El acceso o uso de vehículos híbridos enchufables también presenta algunas desventajas, aunque no son equiparables a las muchas ventajas que ya hemos descrito.

1. El precio

La principal desventaja es, sin dudarlo, el precio de estos vehículos, que sigue siendo bastante sensible respecto al mismo modelo con motor de explosión exclusivamente. Esto se debe, en gran parte, al coste de las baterías, que sigue siendo alto. Aunque casi todas las marcas han desarrollado ya sistemas de cálculo para sus clientes que explican los periodos de recuperación por bajada de gastos en función del tipo de utilización que se realice del coche.

2. Gasto de combustible

Otro posible inconveniente es la subida del gasto de combustible si no se realiza de manera constante la recarga eléctrica, ya que el peso del vehículo como consecuencia de las baterías y del motor eléctrico es también sensible y afecta a los consumos. Una situación que resulta poco lógica al adquirir un vehículo de estas características.

3. Merma de algunas capacidades del vehículo

Finalmente, otro posible inconveniente es que, por su configuración, el espacio que ocupan las baterías y los motores eléctricos pueden mermar algunas de las capacidades normales del coche como pueden ser el maletero o el número de plazas. Actualmente, los fabricantes están realizando auténticos logros de diseño para evitar este tipo de inconvenientes.

En definitiva, tras un análisis profundo de esta nueva tecnología, desde Motor Mundial aconsejamos su utilización, pero siendo conscientes de que los vehículos PHEV son, de momento, un paso intermedio hacia tecnologías más adaptables y siempre esperando que los posicionamientos de precios sean mejorados poco a poco, ya que los avances tecnológicos y los volúmenes crecientes de ventas permitirán baterías más baratas y motores eléctricos más eficientes y económicos.

 

Periodista especializado

Motor Mundial