El coche de código abierto es el futuro

Publicado por Alejandra Otero, 24 Oct 2011

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

El coche de código abierto es el futuro

La producción en masa de vehículos no es el modelo más sostenible en la actualidad’. Son palabras del consejero delegado de la empresa estadounidense Local Motors, John Rogers. El estadounidense es el responsable del primer coche ‘de código abierto’ y, en su discurso en el congreso de comercio electrónico ECC, ha mostrado un nuevo camino de producción automovilística que bien podría tratarse del futuro.

El hacer de Local Motor toma forma con el Rally Fighter. Se trata de un automóvil que ha sido diseñado enteramente a través del trabajo en colaboración de una comunidad virtual abierta, y ha sido construido en una ‘microfactoría’ de Estados Unidos, que produce bajo demanda.

 

En el proyecto han participado personas de un total de 122 países: han conseguido reducir el tiempo de desarrollo de un coche a 18 meses y, por el momento, se han vendido 26 unidades. ‘Tenemos gente colaborando que trabaja o ha trabajado para Ferrari y Deimler’, ha dicho Rogers, quien cree en la importancia de ‘incorporar a la comunidad’ de diseñadores e ingenieros en el desarrollo de vehículos.

 

El ingeniero responsable del exterior del vehículo, un diseñador coreano, ha ganado 20.000 dólares por su trabajo, ha explicado. Rogers ha reconocido que es una cifra baja, pero sólo porque han vendido una veintena de coches. ‘La idea es que si vendemos 2.000, el diseñador ganará un millón’, expone Rogers. ‘Apreciamos lo que hacen los ingenieros de una manera en la que ninguna de las compañías lo hace’, concluye.

 

Por otro lado, Rogers ha explicado que la empresa también ha desarrollado un proyecto para el Ejército estadounidense, que convocó un concurso para diseñar un vehículo militar en el menor tiempo posible y con el menor coste. Consiguieron presentar un prototipo en cuatro meses y medio de trabajo con un presupuesto de 50.000 dólares, algo que a cualquier gran empresa le habría costado 10 años y de 2.000 a 3.000 millones de dólares, ha dicho Rogers. ‘Nunca sabes lo que va a pasar dentro de 10 años. Es una forma tonta de diseñar’, afirma este pionero del coche de ‘código abierto’. ‘Tenemos que cambiar las cosas: diseñar más rápido y de forma más ajustada’.

 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos