¿Por qué creemos que vamos por el carril lento en un atasco?

Publicado por canalMOTOR, 03 Sep 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Por qué creemos que vamos por el carril lento en un atasco?

No estás en lo cierto, pero no podrás evitar pensarlo: todos creemos que vamos por el carril lento en un atasco. ¿Por qué? la respuesta es sencilla, en un embotellamiento siempre vas a pasar más tiempo parado que adelantando vehículos.

Cansancio, aburrimiento y frustración se juntan en tu cabeza y la pregunta no deja de taladrarte. ¿Por qué creemos que vamos por el carril lento en un atasco? La sensación es esa, la de ir siempre por detrás la de nunca avanzar y es lógico, si analizas la situación que sea da en una caravana. 

La mayor parte del tiempo que pasas en un atasco, lo pasas retenido, no avanzando, por lo que la sensación es justo esa… no estás avanzando, no te estás moviendo… sin embargo, los coches de los carriles aledaños sí parecen moverse todo el rato.

La realidad es que en una retención todos los coches avanzan a ritmo más o menos similares y todos los conductores sufren la misma sensación como una consecuencia más de verse inmersos en un atasco. 

No importa las veces que cambies de carril o que aceleres o desaceleres;  en una retención como su propio nombre indica, siempre vas a estar más tiempo parado que en marcha, es la esencia misma del atasco la que te envía esa angustiosa sensación, desesperante en muchos casos, de estar siempre en el carril que nunca se mueve.

Para comprobar tú mismo que no es más que una sensación compartida por todos los conductores de cualquiera de los carriles que te rodean, solo tienes que tomar un coche de referencia del carril de al lado. Si no hay ningún imprevisto y el atasco avanza como cabe esperar, seguro que ese vehículo de referencia aunque no siempre esté a tu lado… acabará saliendo de la retención a la vez que tú, o segundo arriba o abajo.

Cómo afrontar un atasco y no agravar sus consecuencias:

Evitar cambios constantes de carril que lo único que hacen es provocar más retención.

Apelar a la paciencia y nunca perder la concentración al volante.

Mantener una velocidad constante, evitando acelerones y frenazos.

Atender a las señales y letreros luminosos que pueden indicar vías alternativas.

La realidad es que en gran medida los atascos son imprevisibles e inevitables, como preguntarte: ¿Por qué creemos que vamos por el carril lento en un atasco?, también es cierto que son situaciones de alto riesgo para sufrir accidentes menos graves y averías, y lo que sí está en tu mano para mantener la calma, es conducir siempre con la tranquilidad de contar en tu  póliza de Seguro de Coche  MAPFRE con una Asistencia en Viaje profesional y rápida siempre a tu servicio.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos