Cómo afecta el frío a los coches

Publicado por CanalMOTOR, 01 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo afecta el frío a los coches

A la hora de cuidar nuestro vehículo, lo habitual es que nos acordemos de los frenos, el embrague, los amortiguadores, etc. Pero, ¿sabemos cómo afecta el frío a los coches? Como sucede con las temperaturas elevadas, el frío es un factor que puede llegar a provocar efectos negativos en nuestros vehículos, sobre todo, si no disponemos de garaje y se encuentran aparcados a la intemperie.

Cuando llega el invierno es importante tener en cuenta cuáles son los elementos de nuestros vehículos que más sufren y en qué medida, con las bajas temperaturas. No siempre los inviernos son igual de fríos, pero existen una serie de elementos comunes que nos dan pistas sobre cómo afecta el frío a los coches.

Los primeros accesorios que se ven afectados por las bajas temperaturas son los compuestos por goma; no solo los neumáticos, burletes, molduras o limpiaparabrisas cuentan con la peculiaridad de que a temperaturas inferiores a los 10 grados pierden elasticidad. Debemos prestar especial atención a las ruedas del vehículo, controlando la presión de las mismas, que se puede ver afectada por este factor climatológico.

Además, no se libran de las inclemencias invernales los líquidos del motor; el aceite, por ejemplo, puede llegar a volverse más denso si no es especial para bajas temperaturas. No sucede lo mismo con otros fluidos como el líquido de frenos o el combustible que llegan a soportar temperaturas de hasta -90 grados antes de congelarse. La batería, por su parte, a temperaturas inferiores a -10 grados puede ver reducida su capacidad y dificultar el arranque del coche. También pueden verse afectados bombines y cerraduras que, a bajas temperaturas, se congelan.

Caso aparte son los vehículos eléctricos. Si hablamos de cómo afecta el frío a los coches, hemos de tener en cuenta que este tipo de automóviles cuentan con la peculiaridad de que los días más gélidos verás cómo la duración de la batería se puede ver reducida a la mitad. Este descenso de la autonomía de la batería se debe a la fricción interna, ya que el aceite de transmisión es más espeso con temperaturas más bajas.

Si tu vehículo está a la intemperie, debes tener en cuenta que la temperatura del habitáculo será muy similar a la exterior, por lo que al arrancarlo, es probable que tengas que hacer uso de la calefacción al máximo, lo que incrementa el consumo de combustible. Todos estos factores nos ayudan a saber cómo afecta el frío a los coches; no obstante, para estar protegido ante cualquier imprevisto, ya sea por las condiciones climatológicas, ya sea por otros motivos, lo mejor es contar con un Seguro de Coche MAPFRE que te ayudará siempre que lo necesites.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos