Descubre los sistemas de detección de puntos ciegos

Publicado por CanalMOTOR, 04 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Descubre los sistemas de detección de puntos ciegos

Todos los que conducimos hemos vivido en alguna ocasión la desagradable experiencia de haber visto repentinamente un coche a nuestro lado que hace unos segundos no aparecía reflejado en nuestro retrovisor. ¿Cómo es posible? La respuesta está en lo que se conocen como puntos ciegos. Un problema que todos los espejos retrovisores tienen y que ahora puede resolverse gracias a los sistemas de detección de puntos ciegos (BLIS, en inglés).

Cuando conducimos, debemos ser plenamente conscientes de que hay puntos de la carretera que nos resultan invisibles. No alcanzamos a verlos ni siquiera utilizando las ventanillas y los tres espejos retrovisores. Son lo que se denominan puntos ciegos o ángulos muertos. Este punto ciego supone que en algún momento, mientras nos adelantan por el carril contiguo, dejamos de tener visión sobre los coches o motos que se encuentran en alguna parte entre la trasera de nuestro vehículo y una zona del lateral. Si en ese momento intentamos cambiarnos de carril, el resultado será, inevitablemente, una colisión.

Ante esta realidad, ¿qué hacemos? Pues, ante todo, extremar la precaución. Debemos utilizar los espejos retrovisores constantemente e intentar seguir, a través de ellos, la trayectoria de los vehículos que circulan a nuestro alrededor. Además, como norma general, antes de llevar a cabo cualquier desplazamiento lateral hemos de mirar varias veces por el retrovisor –dejando algunos segundos de diferencia entre cada ojeada- antes de iniciar la maniobra, a fin de asegurarnos que un coche o moto que está en un ángulo muerto pueda aparecer en nuestra ventanilla antes de que comencemos a cambiarnos de carril.

También debemos cerciorarnos, siempre antes de iniciar la marcha, de que los espejos están en la posición correcta en función de nuestra altura y nuestra posición con respecto al volante. Sobre todo, permaneceremos atentos al espejo lateral izquierdo que, si está correctamente colocado, no debe reflejar nuestro coche.

También la tecnología puede ayudarnos, y mucho. Los modelos de coche más modernos cuentan con espejos retrovisores más grandes y con mayor curvatura, cuyo objetivo es reducir al máximo los puntos ciegos. Y, para acabar con ese mínimo resquicio que es imposible evitar, los fabricantes han creado los sistemas de detección de puntos ciegos (también conocidos como BLIS por sus siglas en inglés -Blind Spot Information System-).

Los sistemas de detección de puntos ciegos, cada vez más frecuentes en los vehículos de gama alta y media, son exclusivamente mecanismos de aviso. Se trata de una alarma sonora o luminosa que se activa cuando un objeto entra en nuestro punto ciego para indicarnos que no es el mejor momento para cambiarnos de carril. En función de la marca de nuestro vehículo, dos son los sistemas que los fabricantes pueden instalar para que el coche “vea” allí donde nuestros ojos no ven: una videocámara situada en el espejo retrovisor del lado del conductor o un mecanismo de ultrasonidos (radar).

Aunque estos sistemas de detección de puntos ciegos se han mostrado muy efectivos y han eliminado prácticamente los accidentes por esta causa en los vehículos que los instalan, nunca debes olvidar la precaución y contar con un Seguro de Auto, como el de MAPFRE, que pueda asistirte, en caso de necesidad, allá donde lo necesites.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos