¿Qué es y cómo funciona el control de presión de neumáticos TPMS?

Publicado por CanalMOTOR, 13 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Qué es y cómo funciona el control de presión de neumáticos TPMS?

Desde noviembre de 2014, todos los vehículos matriculados nuevos en la Unión Europea deben incorporar, entre sus sistemas de seguridad, TPMS o, lo que es lo mismo el Sistema de Monitorización de la Presión de los Neumáticos. Pero, ¿qué es y cómo funciona el control de presión de neumáticos TPMS? Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta tecnología.

Si acabamos de adquirir un coche nuevo, seguro que entre las múltiples siglas que aparecen en su folleto de características encontraremos las del TPMS (Sistema de Monitorización de la Presión de los Neumáticos). Debido al peligro que supone para la conducción el llevar los neumáticos mal inflados, o el sufrir una pérdida de presión repentina en alguno de ellos, la Unión Europea decidió, a finales de 2014, incluir el TPMS entre los sistemas de seguridad activa básicos en los vehículos de nueva matriculación (junto con el cinturón de seguridad o el ABS, por ejemplo). Pero, ¿sabes qué es y cómo funciona el control de presión de neumáticos TPMS?

En principio, simplemente atendiendo a su nombre, es fácil deducir que el TPMS es un mecanismo que sirve para avisar al conductor en caso de que una o varias de las ruedas del vehículo no tengan la presión adecuada, tanto si esta variación se detecta en el momento de arrancar el motor, como si la pérdida se produce de forma repentina sobre la marcha. Pero no todos los TPMS son iguales, los hay de distintos tipos. Los más sofisticados –denominados sistemas activos– incorporan un sensor en cada rueda que transmite, vía radio, los datos de presión de cada neumático al ordenador de a bordo. La ventaja de estos sistemas es que el conductor dispone de datos actualizados de la presión individual de cada rueda cuando lo solicita, además de que, en caso de una pérdida de aire en marcha, el aviso de emergencia se produce prácticamente en tiempo real. Esto da la opción de reaccionar con gran rapidez, lo que en la mayoría de las ocasiones, permite “salvar” la rueda. Por contra, como desventaja, el mantenimiento del sistema es caro, ya que los sensores deben ser cambiados periódicamente. 

Por su parte, los sistemas TPMS más básicos basan su funcionamiento en los sensores del antibloqueo de frenos ABS y del control de estabilidad ESP. Lo que hacen es detectar una pérdida de presión al comparar la diferencia en la velocidad de giro de cada rueda. Y es que, un neumático cuando se desinfla reduce su diámetro y, por tanto, debe girar más rápido para recorrer la misma distancia que el resto. En los vehículos que incorporan estos sistemas, denominados pasivos, la advertencia al conductor se hace a través de una luz de alerta en el cuadro de mandos, de manera que no es posible saber cuál de las cuatro ruedas es la que ha perdido presión. A su favor tienen que son sistemas muy fáciles de implementar y no requieren de mantenimiento.

Algo que hemos de tener en cuenta en relación a cómo funciona el control de presión de neumáticos TPMS es que, si nuestro coche lo incorpora y hemos tenido que modificar las presiones por cualquier motivo -un cambio de ruedas, etc.-, puede ser necesario recalibrar el sistema. El proceso de recalibrado varía de unos modelos a otros, así que es importante consultarlo en el manual de usuario del vehículo para que el TPMS funcione correctamente.

De cualquier forma, aunque nuestro coche tenga control de presión de los neumáticos, no debemos dejar de contar con un Seguro de Auto con una asistencia en carretera rápida y fiable. Y es que, aunque con una reacción rápida podamos evitar daños mayores -accidentes graves o daños que dejen la rueda inservible-, un pinchazo en carretera no nos librará de tener que cambiar el neumático o solicitar una grúa que nos remolque.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos