¿Qué datos comparte un coche inteligente?

Publicado por canalMOTOR, 19 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Qué datos comparte un coche inteligente?

Pronto los coches se convertirán en ordenadores con ruedas y serán capaces de hacer sombra a nuestro Smartphone y Tablet, en lo que a internet se refiere: pero no olvidemos que la conexión a la red no sólo nos trae ventajas, sino también malware, y posibles filtraciones indeseadas de nuestros datos. Por eso, y ante el futuro que nos espera, es conveniente saber qué datos comparte un coche inteligente.

Cada vez, los automóviles están más equipados con programas y softwares que nos permiten guardar información acerca de nuestros hábitos y del uso que hacemos del vehículo: desde la localización exacta en cada momento del coche, hasta la sincronización con nuestro teléfono inteligente (el cual suele contener muchísima información sobre nosotros).

La cuestión es que toda esta información registrada por nuestro vehículo no sólo está al alcance directo del fabricante, sino que además puede ser presa de hackers. Por ello, a finales del pasado año, la Federación Internacional del Automóvil presentaba ante el Parlamento Europeo de Estrasburgo un estudio en el que apuntaban los posibles riesgos y miedos de los consumidores sobre la clase de datos que comparte un coche inteligente.

En principio, los números que arroja este análisis por parte de los conductores refleja cierto entusiasmo por las ventajas que puede traer la conectividad unida al mundo de las cuatro ruedas: el 76% de los encuestados tiene interés por ver qué se puede conseguir con los coches inteligentes, sobre todo, si esto se traduce en aumentar la seguridad al volante, la rapidez de asistencia en caso de accidente y la eficiencia en términos de consumo.

Sin embargo, la FIA pone de relieve que una mayor conectividad también conlleva una serie de riesgos para los que haría falta tomar una serie de medidas concretas, sobre todo en materia de seguridad y protección para los consumidores. La página web mycarmydata.eu trata de sintetizar los mayores peligros que puede entrañar el avance tecnológico y la incorporación de internet en nuestro coche.

La investigación de dos vehículos (uno de combustible tradicional y otro eléctrico) en el estudio destacó que los coches inteligentes pueden rastrear y transmitir al fabricante una gran cantidad de información, como por ejemplo, nuestra información de usuario, registrada en el perfil del software del coche, la localización del vehículo, los recorridos que hacemos, e incluso, datos personales que puedan haber sido sincronizados desde nuestro teléfono móvil, como nuestros contactos, sus direcciones, teléfonos, emails y también imágenes personales.

A medida que los coches empiecen a comunicarse y compartir información a través de internet, empezará a conformarse un nuevo horizonte en el que empresas puedan buscar este tipo de datos precisamente para “conocernos” mejor. Un 86% de los encuestados ha manifestado su preocupación por que este tipo de información personal se venda con fines comerciales y un 90% considera que sólo les pertenece a ellos, con lo que la decisión sobre su uso es cuestión exclusiva de los conductores.

 

Y todo esto en cuanto al fabricante, pero ¿qué ocurriría si nos hackean y cualquier persona tiene acceso a todos esos datos? Por ello, un 95% desea que se establezca una legislación potente para proteger sus derechos como usuario en todo lo relacionado con coches inteligentes, cuidando especialmente:

la protección de datos: la legislación debe velar porque el consumidor consienta expresamente el acceso, por parte de fabricantes y empresas, a los datos emitidos por su coche, y además, hacerle partícipe de qué tipo de información se está transmitiendo y con qué intención.

decisiones libres: los conductores deben tener en todo momento el derecho de elegir el proveedor, los productos y servicios que puedan necesitar, así como cambiarlos, en caso de que así lo deseen, sin ningún tipo de trama administrativa.

fair play: el mercado de productos y servicios asociados a la información de los vehículos debe ser libre y abierto, de manera que el conductor pueda elegir entre una oferta amplia y dotada de seguridad.

seguridad en la conexión: los fabricantes han de comprometerse a actualizar y mejorar los softwares de manera que sean difíciles de acceder por parte de extraños.

Pese a todo, el estudio no indica que la conectividad de los vehículos sea algo que haya que evitar: más bien, su propósito es concienciar de que con una buena legislación detrás y la mejor protección al conductor, nunca deberá preocuparnos qué datos comparte un coche inteligente, por lo que desde la organización instan a ponerse manos a la obra. Para el resto de riesgos asociados a la conducción, contar con un Seguro de Coche MAPFRE nos dará la seguridad y protección que necesitamos, incluidos los servicios de defensa jurídica que podamos necesitar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos