Malas prácticas que afectan a los neumáticos

Publicado por canalMOTOR, 23 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Malas prácticas que afectan a los neumáticos

Las ruedas son una de las partes más importantes de nuestro coche y no cuidarlas al detalle puede tener consecuencias fatales, como mínimo, para nuestro bolsillo. Pero ¡no hay que preocuparse! Hay algunas malas prácticas que afectan a los neumáticos muy sencillas de evitar, y con estos consejos, podremos sacar el máximo provecho a uno de los elementos esenciales de nuestro vehículo.

Los neumáticos son uno de los vértices del triángulo de la seguridad que más hay que vigilar para optimizar el uso responsable que hacemos de nuestro vehículo. Además, son nuestro único punto de contacto con el suelo mientras vamos al volante, por lo que cuidarlos es fundamental para tener la mayor seguridad en carretera.

Existe una serie de malas prácticas que realizamos, muchas veces sin darnos cuenta, pero que resultan muy dañinas para la vida de nuestras ruedas. Por eso, con estos simples consejos, seremos capaces de detectar de dónde viene el problema con nuestros neumáticos y ponerle freno a las malas costumbres y usos.

   La presión

Si notamos que nuestros neumáticos se desgastan solo en la parte central de la superficie de rodadura, es que están inflados de más, a una presión mayor de la recomendada. Tenemos que pensar que, de ser este nuestro caso, solo una parte del neumático está en contacto con el suelo, por lo que nuestro sistema de tracción sufre cada vez que ponemos el coche a rodar.

Es posible que, después de ajustar la presión de nuestros neumáticos, se siga erosionando la parte central de la superficie. De ser así, podría ser una indicación de que la rueda y el neumático no se corresponden, en cuyo caso, deberíamos consultar con un especialista.

Cuando el desgaste viene dado únicamente en los bordes del neumático, es que estaremos pecando por defecto, es decir, que nuestras ruedas no estarán lo suficientemente infladas. Esta es una de las condiciones más peligrosas que podemos encontrar en nuestro coche, ya que una rueda con una presión inferior a la recomendada puede llevar a un seguro pinchazo, en el mejor de los casos, y a una rotura de la suspensión en el peor.

   El bordillo

Una de las costumbres más habituales de los conductores, sobre todo en ciudad, es aparcar subiendo un lado del coche a la acera. Esto es especialmente nocivo para la llanta y la banda de rodadura, que puede sufrir deformaciones, debido al notable impacto y peso que sufre el neumático al subir y bajar el escalón.

   Ser agresivo

Conducir de manera brusca, acelerando o frenando de forma intensa sin razón, acortará en mucho la vida de nuestros neumáticos. Evidentemente a veces no hay otra salida que frenar en seco para evitar un obstáculo, pero si nos ahorramos las ocasiones en las que lo hacemos sin necesidad, alargaremos y cuidaremos de manera notable el dibujo de nuestros neumáticos, evitando así tener que adquirir un juego nuevo antes de lo debido.

   No rotar los neumáticos

Una práctica que puede resultar muy beneficiosa es la de cambiar los neumáticos de su posición (de izquierda y derecha, y de delante a detrás) para que así se pueda repartir el desgaste y conseguir que sea más regular, trasladando la erosión a otra parte del neumático que no esté gastada.

   Mantener la velocidad en badenes y baches

Saber cómo pasar los badenes para minimizar el impacto es esencial para un buen mantenimiento de nuestros neumáticos, que son la parte más expuesta a que este tipo de “guardias tumbados” les hagan sufrir deformaciones en la llanta, o flexionar en mayor medida los muelles de la amortiguación.

Teniendo estas sencillas cuestiones en mente, nuestros neumáticos tendrán una vida más larga y eficiente, lo que nos reportará, no solo un mayor beneficio de cara a nuestra economía, sino además la seguridad irrenunciable que necesitamos cuando estamos en la carretera. Para complementar el buen cuidado que hagamos de nuestro vehículo, los Seguros de Coche MAPFRE nos permiten mantenerlo en un estado óptimo, además de contar con un respaldo integral por parte de profesionales, como una completa asistencia en viaje hasta la protección contra acontecimientos extraordinarios.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos