Evita dolores de espalda en el coche

Publicado por canalMOTOR, 19 Sep 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Evita dolores de espalda en el coche

Los problemas musculares son comunes hoy en día, los conductores -no sólo los profesionales- suelen sufrir tirones, calambres o dolores mientras conducen, pero con algunos sencillos ejercicios pueden evitarse estos problemas o, al menos, paliarse en gran medida.

Tus músculos y articulaciones pueden dañarse e incluso lesionarse, cuando conduces, si no tienes un poco de cuidado y evitas tensiones al volante. Algunos ejercicios que puedes realizar en el coche, antes o después de conducir y en las pausas de descanso en grandes trayectos, pueden ser la clave para evitarte dolores de espalda, cervicales o cuello, entre otros.

Aumentar tu disfrute y comodidad al volante, y con ello la seguridad en tu vehículo, es el objetivo principal de algunos ejercicios de estiramiento que recomiendan realizar los fisioterapeutas a los conductores para mejorar su salud e higiene postural al volante.

Para que no se te olvide ninguno de los ejercicios más recomendados y puedas hacer esta tabla de forma rápida y completa cada día, antes de montarte en el coche, cuando bajes o en las paradas de descanso de los viajes largos. Recuerda seguir siempre el mismo orden: de arriba a abajo de tu cuerpo:

   1. Cabeza

Cuello y cervicales son las zonas más afectadas por una conducción, tensa, continua y poco relajada. Aprovecha para colocar la espalda recta y totalmente apoyada en el respaldo del asiento de tu vehículo, relaja los hombros y dibuja con tu nariz un ocho tumbado o símbolo de infinito. Es muy sencillo, solo tienes que pensar que tienes una pared o cristal delante de tu cabeza, empieza por el centro del ocho y dirige tu nariz hacia un lado -flexionado ligeramente y con cuidado el cuello-, pasa de nuevo por el centro y hacia el otro. Repite unas tres veces a cada lado, invirtiendo el sentido de la cabeza siempre desde el centro.

   2. Hombros

Es muy fácil destensar los hombros y con ello, también la zona cervical que sufre especialmente durante la conducción. Coloca las manos sobre el volante, apoyando las muñecas en la parte superior: respira y eleva hombros, mantén unos 10 segundos; después, expulsa el aire y destensa -baja- los hombros.  Repite unas cuatro o cinco veces con ímpetu y rapidez al soltar el aire. Si sigues notando tensión, con las manos bajadas y apoyadas en el asiento, brazos relajados a lo largo del cuerpo, gira ambos hombros, primero hacia delante y luego, hacia atrás para completar la extensión de la zona.

   3. Brazos

Los brazos no suelen doler tan a menudo como el cuello o las cervicales, sin embargo, realizan un gran trabajo al volante y contar con brazos fuertes, pero relajados colabora también a evitar lesiones. Sentado en el asiento del coche, mantén el brazo flexionado en ángulo recto y sujeta el codo izquierdo con la mano derecha, espira y tira hacia ti del codo, en dirección al pecho, sin levantar el hombro. Mantén la tensión 15 segundos. Repítelo unas 6 veces, alternando los brazos. Para coger un poco de fuerza en tus extremidades superiores, puedes apoyar las manos en el asiento, juntar las piernas e intentar subir tu cuerpo arriba y abajo apulso sobre las manos, extendiendo y flexionando los brazos.

   4. Piernas

La fortaleza en las piernas es tan importante para la conducción como la de los brazos, puedes realizar un sencillo ejercicio sentado en el asiento de tu vehículo. Coloca la espalda recta, pero separada del asiento, apoya los talones en el suelo del coche y coloca las manos sobre la parte interna de los muslos. Espira e intenta juntar las rodillas, mientras tus manos intentan bloquear el movimiento de las rodillas, oponiendo resistencia. Mantén esta tensión unos 10 segundos y relaja, repite de dos a cinco veces.

Esta pequeña tabla de ejercicios básicos debe realizarse siempre sin dolor y de manera relajada, es necesario ser constante y repetirlos a diario para que colaboren a evitar o minimizar los dolores de espalda u otras tensiones habituales entre los conductores. Al margen de los ejercicios, es importante sentarse siempre correctamente al volante, manteniendo una postura cómoda, pero segura para la conducción y para tus músculos.

Si a pesar de prevenir con ejercicios en el coche los dolores de espalda al volante, estos aparecen, es importante consultar con un profesional. Lo mismo ocurre con los imprevistos y “dolores” que pueda sufrir tu vehículo: cuenta con la mano profesional de los Seguros de Coche MAPFRE para estar protegido ante el día a día en carretera y prevenir así tanto tus percances como los de tu cuatro ruedas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos