Blackbird, el coche que no es un coche

Publicado por canalMOTOR, 04 Mar 2017

The Mill Blackbird

La revolución informática ha llevado los efectos de ordenador a cualquier pantalla que tengamos cerca. Esto, aparte de ser revolucionario para el cine, también lo es para la publicidad. Blackbird, de The Mill, permite convertirse en cualquier coche para grabar “anuncios de coche sin coche”.

Hasta ahora, el contenido audiovisual automotriz había estado limitado por la disponibilidad de un coche en particular, sus revisiones de modelos, acceso limitado a lugares de grabación y contenido que, en cuestión de meses, puede volverse irrelevante, gracias a Blackbird.

Y es que The Mill, una empresa de efectos especiales digitales (CGI) afincada en Londres, ha lanzado a producción el Blackbird: todos los coches del mundo en uno. Se trata de una plataforma eléctrica modular que puede ser alargada y ajustada para que tenga una estructura idéntica a la mayoría de los coches en producción.

Se trata de un chasis y cuatro ruedas propulsadas por un motor eléctrico a través de baterías, como si de un Tesla se tratase. Se convierte así en un ‘esqueleto’ que se puede complementar digitalmente para producir contenido audiovisual (más visual que de sonido) destinado para anuncios o películas.

Desde la empresa londinense estiman que esto puede reducir drásticamente los problemas de logística y producción de un segmento cinematográfico. Sin duda alivia los problemas de tener que pedir el coche prestado y entrar a una lista de espera. Si hiciera falta tomar de nuevo las imágenes, no habría que esperar a lidiar con todo este proceso de nuevo.

Por otro lado, están los accidentes y seguridad. Al ser básicamente un conjunto de cámaras y estabilizadores sobre un chasis que se alarga, el problema de tener que velar por la seguridad de una pista se ve, efectivamente, eliminado casi al completo.

Este hito es realidad después de dos años de desarrollo, en los que colaboraron The Mill con ingenieros de JemFX, los mismos encargados del diseño del avión Lockheed SR71 ‘Blackbird’, un impresionante caza de infiltración capaz de superar Mach 3. Es, de hecho, el avión de tripulación más rápido del mundo. El chasis destinado a los coches ha sido llamado igual en un guiño al avión.

Y no es de extrañar, pues esencialmente el avión y el artefacto concuerdan en varios objetivos. El principal de ellos es, sin duda, el sigilo. Mientras el avión puede volar a velocidades supersónicas y se ayuda de su diseño para eludir a los radares, el chasis se ‘disfraza’ de aquél al que quiera impresionar, pasando, efectivamente, desapercibido.

Los aspectos más difíciles de hacer que un coche generado por ordenador parezca real son sus secuencias de grabación y sus ruedas, afirma The Mill. Su solución, lógicamente, plantea eliminarlos de un plumazo y permite que el chasis interactúe con el entorno de manera similar al coche en el que se convertirá, una vez haya pasado por la cuidadosa edición de manos preparadas.

Según Alistair Thompson, su vicepresidente ejecutivo, el Blackbird “es una herramienta para solucionar problemas reales de la industria publicitaria. No se trata de un proyecto de vanidad, sino las necesidades genuinas de nuestros clientes en el sector. Ellas hicieron posible el proyecto. Su apoyo y opiniones constantes determinaron su diseño y lo convirtieron en la innovación revolucionaria que representa. El viaje ‘Blackbird’ no ha hecho más que comenzar, la tecnología e ideas detrás del proyecto solo pueden evolucionar… Esperamos que pueda continuar a inspirar a toda la industria y, aún más importante, que nuestros clientes puedan idear maneras de usarlo que nosotros aún no podemos ni imaginar. ¡Esto es lo que más nos emociona!”.

Entre sus clientes se encuentran Lexus, Honda, Mercedes-Benz o Audi. Y esto se trata únicamente de los que están en el sector automotriz, pero también cuentan con clientes del calibre de Ikea, H&M u Old Spice.

De hecho, en su último anuncio para Lexus, titulado ‘Love letter’ (Carta de amor), las tomas del Lexus rojo parecen sin duda realizadas por el mismísimo Blackbird, por los planos y la ausencia de un conductor.

En el anuncio, podemos ver a un nostálgico conductor rememorando sus días tras el volante, mientras está siendo llevado en un futurista coche autónomo.

Las cámaras con las que cuenta el Blackbird permiten captar todas las interacciones del vehículo con su entorno, incluyendo sombras y un mapeado inteligente de las superficies que recorre. De hecho, si nos queremos poner técnicos, se trata de cámaras con rango dinámico HDR y escáneres láser, que pueden ser usadas para ‘entrar’ en el coche a través de la realidad virtual o ver cómo se vería el coche a través de una aplicación.

Además, los recursos creados por el Blackbird pueden ser reutilizados una y otra vez, haciendo que introducir un cambio, como puede serlo una modificación visual a un modelo, sea mucho más sencillo.

El cine (y lo audiovisual) es un mundo de espejos destinado a hacer que las cosas queden bien en cámara. Y si algo se puede hacer de manera más económica y sin pasar por trabas empresariales (como no poder acceder al coche hasta que ya está en el mercado, como ocurrió con el Mazda 6), sin duda se optará por esa opción. Elementos como el Blackbird podrían hacer, además, que películas como “A todo gas” sean posibles con presupuestos mucho menores que los habituales.

Aunque el Blackbird está muy bien para la ficción, en la vida real y con la tecnología actual los coches mantienen su apariencia original, a no ser que pasen por un proceso de tuneo. En cualquier caso, proteger el vehículo que conduces es una prioridad y con los Seguros de Coche MAPFRE lo tienes muy fácil. Calcula el tuyo y conduce tranquilo.



Linkedin Google Email WhatsApp

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos