¿Conducir engorda?

Publicado por Almudena Castro, 26 Ago 2011

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Conducir engorda?

Conducir puede perjudicar gravemente la salud. Más allá de los nervios de algunas personas al volante o de la angustia de tener que pagar la factura de la gasolina y del seguro a final de mes, los científicos han confirmado que un exceso en el uso del automóvil puede ser una de las causas de la epidemia de obesidad que asuela a la civilización occidental.

Investigadores de la Universidad de Illinois (USA)han analizado estadísticas de entre 1985 y 2007 y han encontrado que el uso del vehículo tiene una relación directa con las tasas de obesidad, es decir, que una persona engorda más cuanto más tiempo pasa al volante. Tal vez sea por la tendencia a paliar el aburrimiento de los atascos con bebidas azucaradas, chocolatinas y otras chucherías; puede ser también porque muchos ejecutivos aprovechan sus desplazamientos para alimentarse relajadamente de comida basura en su automóvil; o quizá la razón es mucho más sencilla y, cuanto más usamos el coche, menos empleamos las piernas en nuestros desplazamientos.



Desequilibrio energético
"Puedes pensar en la obesidad como un desequilibrio energético", afirma Sheldon H. Jacobson, uno de los responsables del estudio. "La gente ingiere comida y después la gasta en sus distintas actividades. Sin embargo, si observamos las últimas seis décadas, es fácil darse cuenta de que el coche se ha convertido en nuestro principal medio de transporte y que hemos diseñado nuestras vidas alrededor de los automóviles. Es precisamente ese desequilibrio energético el que puede causar la obesidad", argumenta.



Ponle remedio
Obviamente, hoy en día es prácticamente imposible prescindir del coche de nuestra rutina habitual, pero hay pequeños gestos que podemos incluir en nuestras costumbres para utilizar menos el vehículo en favor de otros medios de transporte menos sedentarios. Utilizar el transporte público un par de veces a la semana para ir a trabajar no solo ahorra gasolina, sino que también nos obliga a caminar hacia la parada más cercana a nuestro domicilio y desde la estación de destino hasta el lugar de trabajo. Si sumas la vuelta, la actividad se dobla. En este sentido, hay estudios que demuestran que si todos los habitantes de EE.UU condujeran un kilómetro y medio menos cada día, se reduciría en cinco millones el número de personas obesas en tan solo seis años.  



Otras iniciativas interesantes propias del otro lado del charco se basan en el uso de la bicicleta, muy extendido en algunos países europeos, con campañas que animan, por ejemplo, a desplazarse al trabajo pedaleando un día a la semana. 





Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos