Descubre el Audi Q2 en esta prueba

Inicio/Coches/Nuevos modelos coches/Descubre el Audi Q2 en esta prueba

Descubre el Audi Q2 en esta prueba

El nuevo Audi Q2 1.0 TFSI es un buen ejemplo de mini SUV “chic” que, además, agrada conducir con su comportamiento rutero digno de mención.

Probamos el pequeño Audi Q2 con el motor tricilíndrico 1.0 TFSI, un soplo de aire fresco entre los SUV pequeños de la marca de los 4 aros, en su versión Sport S tronic que cuesta 31.960 euros y destaca por la nobleza de su comportamiento y un alto equipamiento.

Este Q2 no deja de ser un Audi atípico, con sus llamativos colores (rojo, naranja, amarillo…) frente al habitual abanico de colores más serios de otros Audi mayores donde predominan las aristas, dentro del clásico estilo SUV más o menos cúbico. La parrilla “single frame” es más ancha, y los faros trapezoidales más estilizados, con unos perfiles laterales que suavizan su altura y un pilar trasero C a contraste en negro.

Audi Q2 con vistosas llantas de aleación

Fuente: Motor Mundial

Un tren rodante con vistosas llantas de aleación de 19 pulgadas calzadas con unos excesivos neumáticos de 235/40 R19 acaban de vestir este “mini SUV” realizado sobre la misma plataforma de la berlina Audi A3, que no destaca por su altura libre al suelo (solo 15 cm, como un A3) ni por su vocación “off road”.

Es un simple 4×2 de tracción delantera sin especiales ayudas de agarre en tierra. Eso sí, solo mide 4,19 m de largo por 1,79 m de ancho y 1,51 m de alto, para una batalla de 2,60 m, casi la misma de su hermano Audi A3.

Su aspecto todo camino se difumina con un frontal donde la parte inferior, con la toma horizontal de aire y las marcadas entradas pentagonales de las esquinas roba protagonismo a la parrilla de la marca, más ancha de lo habitual. Por detrás el aspecto de este vehículo es más conservador, con los pilotos cuadrangulares y la nota original de los pilares C revestidos con vidrio oscuro.

Este Q2 no deja de ser un Audi atípico

Fuente: Motor Mundial

Maletero y habitabilidad, sus puntos fuertes

Sin duda, lo más destacable es una habitabilidad y un maletero que se sitúan al nivel del A3, pese a ser el SUV casi una veintena de cm más corto, aunque frente al Q3 no sale tan bien parado, con algo menos espacio para piernas en las plazas traseras y un maletero de 405 litros (por 460 el del Q3).

Pero en conjunto no está nada mal para un SUV polivalente de 4 plazas habituales y 5 ocasionales, cuya anchura interior a nivel de hombros es unos 3,5 cm menor, con otros dos menos en espacio trasero para piernas, pero con la ventaja de poder meter los pies por debajo de los asientos delanteros (incluso hasta llegar a tocar con las salidas de aire para las plazas traseras).

Y no deja de haber algunas carencias (ausencia de asas de techo en las plazas traseras, y de aireadores en la prolongación de la consola central, por ejemplo), pero se nota cierto refinamiento general (como la toma de corriente a 12V o el miniportaobjetos de la consola). La altura libre al techo es bastante generosa para su altura total exterior de apenas metro y medio.

Prueba Audi Q2 consola central

Fuente: Motor Mundial

El puesto de conducción es muy parecido al de la berlina Audi A3, con la diferencia de llevar los asientos colocados algo más altos (8 cm más), lo que no evita tener que flexionar las rodillas al entrar o salir del coche. Los 405 litros de capacidad oficial de su maletero de formas geométricas se amplían a 1.050 con los asientos traseros abatidos.

La banqueta trasera es opcionalmente plegable en tres secciones (40/20/40), con la central sirviendo de trampilla para objetos largos. El volumen de su maletero es el mismo en los Q2 4×4 y de tracción delantera, pero en éstos últimos bajo su plano queda un hueco circular donde poder alojar una rueda de repuesto de emergencia, o en su caso la parte más voluminosa del equipo hi-fi opcional (y sin perder la rueda).

Puestos a echar en falta, las plazas traseras del pequeño Q2 no disponen de reglaje longitudinal de asientos ni de regulación vertical de respaldos. A cambio, y siguiendo la moda este nuevo Q2 puede contar con portón posterior de cierre y apertura eléctrica. Y al igual que en los últimos Audi, el Q2 puede llevar el «drive select», con 4 modos de conducción predefinidos y uno personalizable (Auto, Comfort, Dynamic y Efficiency).

Prueba Audi Q2, puesto de conducción

Fuente: Motor Mundial

El cuadro de instrumentos repite el concepto del “Audi Virtual Cockpit”, con una pantalla digital opcional de 12,3” que permite configurar su lectura en distintas formas, mientras que la conectividad multimedia se amplía con pantallas de distinto tamaño según los acabados actuando a través de los sistemas multimedia Android Auto de Google, y Car Play de Apple, además de contar con conexión a Internet mediante redes 4G y WiFi.

Las plazas traseras son cómodas, especialmente para dos pasajeros adultos (tres van ya un tanto apretados). Audi dice que se ha tomado como referencia la estatura de 1,85 m de talla, y esto se nota en las dos filas, en especial delante donde al volante los conductores más pequeños (en torno a 1,70 m) no estarán tan cómodos, pese a los ajustes del asiento, ya que el cuadro no queda a la altura adecuada, y no es tan sencillo ajustar bien el volante, quedando un tanto alta la base de la ventanilla. Forma parte de su diseño, pero es algo a tener en cuenta sobre todo para el público femenino.

Las plazas traseras del Audi Q2, son cómodas

Fuente: Motor Mundial

Otro detalle atractivo de su interior es la posibilidad de elegir colores vivos en los asientos e insertos decorativo, que alegran y rejuvenecen su aspecto, así como la iluminación ambiental, con los puntos retroiluminados sobre la guantera y en los laterales de la consola central, seleccionables en varios colores.

El conjunto destaca por crear su ambiente juvenil, con detalles procedentes de sus hermanas, las berlinas A1 y A3, con un alto nivel de calidad percibida (aunque no mayor al de un A3) y algunos detalles mejorables (como los tiradores de las puertas).

Un 3 cilindros de mecánica suficiente y 116 CV

Bajo el capó tenemos el pequeño tricilíndrico de 999 cc del grupo VW, una mecánica muy ligera (sólo pesa 88 kg) totalmente de aluminio con inyección directa y 10,5:1 de relación de compresión (muy alta para un motor turbo). Da 116 CV de 5.000 a 5.500 rpm y un par máximo de 20,4 mkg entre 2.000 y 3.500 rpm.

Nos gusta su respuesta inmediata y sólo delata el sonido de su carácter tricilíndrico al acelerar a fondo en marchas cortas, con un giro general suave y silencioso. Tira muy bien a bajo régimen y se mueve muy a gusto entre 2.000 y 4.000 rpm, y se estira hasta las 6.500 rpm, aunque no merezca la pena superar las 6.000 rpm.

Dotado del cambio automático por doble embrague S tronic de 7 velocidades (una más que en el manual), sus desarrollos del cambio acortados respecto a la caja manual permiten una conducción muy refinada, si bien, la 7ª marcha es ligeramente más larga que en el manual y permite ajustar algo los consumos.

Prueba Audi Q2, vista lateral

Fuente: Motor Mundial

Esta caja permite cambios muy suaves y rápidos en posición “D”, sin embargo, en modo “S” permite una conducción bastante dinámica para su potencia, ayudado por el selector de modos de conducción (Comfort, Auto, Dynamic e Individual).

Un selector con el que podremos jugar más con las necesidades del momento ajustando el climatizador, la dirección, el potenciómetro del acelerador y el régimen de cambio de la caja automática (y opcionalmente la dureza de la suspensión pilotada).

Lo cierto es que en la prueba de Motor Mundial, este Q2 1.0 TFSI nos pareció una acertada elección, en especial para usuarios eminentemente urbanos, sin que ello no implique un buen comportamiento en carretera, echando únicamente en falta algo más de fuerza a coche cargado en marchas largas.

La razón esencial de que este pequeño motor de un litro no se quede corto estriba en el contenido peso del Q2 (ya que sus posibles rivales como BMW X1, Mercedes GLA, etc vienen a pesar entre 150 y 250 kg más), con lo que ello implica de mejor respuesta dinámica y menor consumo.

Audi anuncia para este Q2 1.0 TFSI una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos, con una velocidad máxima de 197 km/h, y aunque nuestra unidad de prueba no ha llegado a estos registros, tampoco se ha quedado lejos. Son cifras muy brillantes para una mecánica como ésta, aunque estén lejos de ser propias de una mecánica deportiva…

Audi Q2 maletero

Fuente: Motor Mundial

Y en cuanto a consumos, su brillantez es aún mayor; pese a su calzado inapropiado de 235/40 R19, su aerodinámica no muy buena (mide 1,5 m de alto) y su relativo peso (por encima de la tonelada y cuarto), ha logrado bajar de los 5,5 l/100 km en nuestro crucero turístico y mantenerse por debajo de 7,5 en el urbano.

Eso sí, en conducción Comfort muy suave y procurando aprovechar la inercia. En conducción normal hay que calcularle 6,5 l/100 km en carretera y 7 en autovía, y en plan deportivo, por encima de los 8… Son consumos muy aceptables, aunque desde luego por encima de los muy optimistas oficiales (4,8 l/100 km de mínimo interurbano y 6,3 de promedio urbano).

Sin duda, con un calzado más lógico y apropiado para este pequeño SUV (ya sean de 215/60 en llanta 16” ó 215/55 ó 215/50 en 18”), ganaría en confort y se podría arañar algo a estas cifras. Pero incluso así son un buen registro.

Comportamiento: al nivel del A3

Pese a que la tracción delantera de este Q2 1.0 TFSI implica una suspensión posterior distinta a la multibrazo de los 4×4 (aquí tenemos el clásico eje posterior semitorsional, por ruedas tiradas unidas por un eje de torsión, que es una solución muy eficaz sobre todo en estos coches ligeros -y este Q2 lo es, ya que se queda en los 1.315 kg en vacío-).

En cuanto a su comportamiento dinámico, apenas se aprecian diferencias frente a un Audi A3, y eso que es 8 cm más alto y se asienta sobre una batalla 3 cm más corta. Incluso se muestra igual de eficaz y cómodo que su hermano mayor el Audi Q3, con su misma calidad de rodaje, mejor aislamiento acústico y mayor agilidad.

Prueba Audi Q2, un coche fácil de conducir

Fuente: Motor Mundial

Es un coche muy fácil de conducir, con una electrónica eficiente que aumenta la sensación de seguridad, como cuando ayuda a redondear las curvas frenando ligeramente las ruedas interiores para proporcionar una mayor agilidad.

Quizá a veces nos llegue a parecer un poco intrusiva (como al pisar a fondo a las salidas de curva, donde si no está de nuevo el volante casi recto, no entrega de golpe toda la potencia). Pero para eso están los modos de conducción…

La dirección tiene buen tacto y se muestra muy rápida, gracias también a que cuenta de serie con desmultiplicación progresiva variable.

Y la suspensión tiene el tarado adecuado, con una amortiguación firme pero sin pasarse de dura, que con los neumáticos de serie en llantas de 17” y suspensión convencional (sin amortiguación variable) resulta más que suficiente. Los frenos, con discos ventilados de 312 mm delante y 260 mm detrás (estos macizos), van más que sobrados para su peso y prestaciones.

Por último, este nivel Sport cuenta con detector frontal de peatones y frenada automática de serie, control de crucero activo, asistente de atascos, aviso de salida y mantenimiento activo de carril, control de ángulo ciego, lector de señales de tráfico, aviso de tráfico trasero cruzado, etc…

Su precio de 31.960 euros (similar al del A3 Sportback), no es que sea barato, pero para tratarse de un Audi tan “chic” y especial, no deja de ser un buen precio, sobre todo si nos fijamos en lo que este coche ofrece.

Audi Q2 en carretera

Fuente: Motor Mundial

Para Motor Mundial destaca a su favor la calidad percibida y habitabilidad; facilidad y agrado de conducir; equipamiento completo; buen comportamiento rutero y unas prestaciones suficientes. Con muy pocas carencias.

Y en contra su consumo un tanto variable y el confort en las plazas traseras, aunque ambos mejorarán con unas ruedas de tamaño adecuado y no las de 19 pulgadas.

5 junio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar