¿Por qué no compramos los coches eléctricos?

Publicado por canalMOTOR, 28 Nov 2016

Por qué no compramos los coches eléctricos

Nos encanta cuando vemos pasar un coche eléctrico; nos quedamos mirando cuando se paran en un semáforo a nuestro lado. Nos entusiasma su silencio y que sean más respetuosos con el medio ambiente y el aire de las ciudades. Pero, a la hora de la verdad… ¿por qué no los compramos?

Una reciente encuesta afirma que el 69% de los españoles (frente al 58% de los europeos) consideraría adquirir un coche eléctrico. Queremos comprarlos, pero luego la venta de este tipo de vehículos no llega ni al 1% del total en nuestro país. La pregunta es obvia… ¿Por qué se desvanece ese interés?

Hasta hace poco la autonomía era uno de los aspectos que echaban para atrás a los compradores. Pero los últimos modelos están solventando ese aspecto de manera positiva y hay algunos que ofrecen entre 250 km y 300 km con una batería (pocas personas hacen tantos km al día). Por lo tanto, debería haberse notado un aumento significativo en las ventas de este tipo de vehículo. Pero no ha sido así. Entonces, ¿qué otros factores influyen?

Un hándicap importante es la falta de lugares para cargar las baterías. Si eres de los que vive en un chalet o un bloque de apartamentos con garaje colectivo, puedes conseguirlo, pero si no es así, se vuelve prácticamente imposible ya que no hay suficientes puntos de recarga repartidos por las ciudades. Y eso es como el “pez que se muerde la cola”: si no hay suficientes coches, no se instalan puntos de recarga. Sin duda es uno de los principales problemas que habría que solventar para que el coche eléctrico sumara adeptos.

Sí, todos sabemos que el precio de los combustibles tiene auténticos picos en los que los precios son desorbitados y aun así la venta de los eléctricos no termina de cuajar. ¿Qué más afecta? Quizás otro problema es que las marcas no terminan de acertar con las necesidades y/o deseos de los usuarios y la cuestión no es sólo a la hora de fabricarlos, también hay que pensar si esos vehículos se están vendiendo correctamente. Son modelos muy distintos a los tradicionales y no todos los vendedores ni concesionarios pueden (o quieren) actualizarse o reciclarse para saber llegar a esos compradores potenciales.

También podemos mencionar otro punto negativo: de momento, estos modelos son más caros que los de combustible. No negamos que, a la larga, se puede conseguir recuperar esa inversión e incluso más (depende del uso), pero de punto de partida son más caros y, aunque su compra esté beneficiado con varias subvenciones, hay que hacer muchos números. Si además, le das importancia a la estética, de momento hay pocos modelos y puede que ninguno sea de tu agrado. La mayoría tiene un aspecto futurista que no tiene por qué gustar a la mayoría del público. A pesar de que puede no ser un aspecto determinante, es otro de los puntos que puede estar afectando.

Otro factor más importante es, sin duda, que algunos modelos están presentando problemas técnicos que los talleres no saben cómo arreglar. Esto genera bastante inseguridad y, sin duda, puede estar afectando a las ventas.

En general puede que al sector le falte madurez. Pero ésta no se consigue sin una mayor concienciación y conocimientos de todas las partes implicadas: fabricantes, vendedores, talleres y compradores. Si te lanzas a la compra de un vehículo de estas características o uno “tradicional”, contrata el Seguro de Coche MAPFRE para contar con las mejores coberturas del mercado y que se ajustan a tus necesidades a la perfección.



Linkedin Google Email WhatsApp

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos