Así se impone el Ford Mustang 2018

Publicado por canalMotor, 10 Feb 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Ford Mustang 2018

Con su renovación para 2015, Ford dio en el clavo con su muscle-car más emblemático: el Mustang. Más ligero, compacto y potente, se convirtió rápidamente en un éxito de ventas en EEUU y, por primera vez, en Europa. Estos son los cambios para su actualización de 2018.


Para los fabricantes de automóviles cuesta encontrar el equilibrio entre mantenerse frescos y el “si funciona, no lo arregles”. El equipo de diseño de Ford ha decidido una aproximación evolutiva con su caballo galopante y ha introducido varios cambios que, si bien pequeños individualmente, en conjunto consiguen un efecto notable.

 

Desde que salió en 1964, el Mustang se ha convertido en un verdadero icono del muscle-car americano. Su diseño, en una década en la que los coches de Detroit llevaban aletas y curvas extravagantes, fue considerado por muchos puristas como ‘demasiado europeo’. La clave del éxito, además de un diseño atemporal, fue su precio: apenas 2.368 dólares.

 

 

La popularidad del Mustang encajó en el tiempo con la década en la que las familias estadounidenses empezaron a comprar más de un coche: uno para los niños y otro de uso más recreacional.

 

Con apariciones en más de 500 películas, el pony-car ha pasado al subconsciente colectivo como sinónimo de la libertad y el sueño americano. Un Mustang descapotable surcando las autovías del Pacífico mientras suenan los acordes de los Allman Brothers, por ejemplo. Lo cierto es que su popularidad alcanzó desde presidentes, como William Jefferson Clinton, hasta gran parte de conductores anónimos de EEUU. Su última generación ya roza las 250.000 unidades vendidas en su país.

Para 2018, Ford ha introducido unos cuantos cambios a su caballo galopante: en primer lugar, el nuevo Mustang se dejará de comercializar con la motorización V6. Es una decisión sensata, ya que sólo representaba un 15% de las ventas. Así, a partir de ahora solo se podrá optar por el EcoBoost de cuatro cilindros con turbocompresor y el motor VoodooV8 de 5.0 litros comme-il-faut del modelo GT, que produce 435 caballos.

 

Estos propulsores podrán ser equipados con la nueva transmisión automática de 10 velocidades y las suspensiones magnéticas MagneRide. Además, parece que han vuelto más rígido el chasis, para conseguir un mejor manejo en curvas.

 

El resto de cambios son mayormente estéticos y van hacia una dirección más agresiva. Los faros tienen el ceño más fruncido y los intermitentes han pasado a situarse en el parachoques de forma similar a un Porsche 911. La parrilla es más ancha y chata, el capó cuenta con dos entradas de aire más pronunciadas, los pasos de rueda son más anchos…

 

 

En la parte trasera se ha introducido un spoiler, las luces traseras han dejado de ser verticales para pasar a ser combadas y donde antes había dos tubos de escape ahora hay cuatro. Por cierto, el escape ha sido equipado con las válvulas que permiten controlar el volumen del rugido del motor, hasta ahora disponibles únicamente en el GT.

 

Por dentro, poco ha cambiado, salvo el nuevo patrón de tejido de los asientos que, según Ford, permitirá nuevas opciones de colores interiores y configuración. Para el frío el volante ahora puede ser calefactado. El cuadro de instrumentos ha sido remodelado: ahora es digital y configurable en apariencia y contenido; y la pantalla de la consola central ahora puede ser táctil de 12 pulgadas.

Estos cambios individualmente son pequeños, pero si se toma el conjunto, es inevitable ver la diferencia con el modelo anterior: se ha destilado la imagen, acentuando sus puntos fuertes (la anchura, el aspecto musculoso) y subrayando detalles, como las hendiduras horizontales en la parte trasera, donde galopa su insignia.

 

Además, Ford ofrecerá tres nuevos colores para su actualización. Bueno, dos colores nuevos y uno resucitado. Estos son, respectivamente: Orange Fury, Royal Crimson y Kona Blue. Por supuesto, se ofrecen múltiples llantas para conseguir la apariencia que se desee y se venderá también una opción descapotable.

 

El coche se espera que llegue a los concesionarios a finales de 2017 y los precios se mantendrán similares a los actuales. Como dato curioso, en EEUU el pony cuesta 25.000 dólares, mientras que en España comienza en los 39.950 euros. En cualquier caso, si decides ponerlo en tu garaje, recuerda que con los Seguros de Coche MAPFRE tendrás a tu disposición diferentes ofertas para rodar tranquilo al volante de tu corcel de lujo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios