Consejos para conducir con el coche muy cargado

Publicado por CanalMOTOR, 20 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo conducir un coche muy cargado

Es muy importante que tengas en cuenta una serie de consejos para conducir con el coche muy cargado, ya que el aumento de las inercias desemboca en una menor agilidad y en un mayor esfuerzo del vehículo.

Por norma general, estamos acostumbrados a conducir nuestro coche con poca o ninguna carga, lo que hace que sepamos exactamente cuáles son sus reacciones a la hora de frenar, de tomar una curva o acelerar para adelantar o incorporarse a una vía rápida, etc. Por este motivo, es muy importante que tengamos en cuenta algunos consejos para conducir con el coche muy cargado, ya que su comportamiento no será el mismo que en otras circunstancias.

Ante todo hay que extremar las precauciones cuando tengas que conducir con el coche muy cargado de forma ocasional. La explicación de ello la encontramos en que las inercias provocan una mayor torpeza en los movimientos del coche y con el objetivo de contrarrestarlo, habrá que saber poner en práctica ciertas técnicas para que estos desplazamientos estén libres de cualquier imprevisto.  

1. Lo primero que debes comprobar es que la carga del coche no sobrepasa el peso máximo admisible fijado en la ficha técnica del vehículo. Si excedemos el peso que recomienda el fabricante estaremos infringiendo la ley y en el caso de que un agente de tráfico sospeche de que viajamos con un exceso de carga, puede detener el vehículo y sancionarnos.

2. También es importante equilibrar el peso en todo el conjunto, ya que si concentramos la mayor parte en el maletero y menos en el habitáculo, el coche responderá con una menor estabilidad en frenadas y curvas.

3. Debemos preparar las presiones de los neumáticos para que soporten mucha carga según las indicaciones del manual de instrucciones. En el caso de pasar por alto este paso, los neumáticos pueden sufrir un deterioro repentino y en un caso más extremo, cuando el neumático no esté en buenas condiciones, sufrir un reventón.

4. Recuerda que cuando conduces un coche muy cargado, debes anticipar mucho más las frenadas, ya que el vehículo tardará más de lo habitual en reducir la velocidad o en parar por completo. Es recomendable que, como mínimo, se empiece a frenar desde el doble de distancia de lo habitual. En este sentido es aconsejable ser mucho más precavido antes que arriesgarse a sufrir una frenada de emergencia y del mismo modo, no dudes en dejar mucha más distancia de seguridad de la habitual por si necesitas frenar en caso de retención o atasco.

Con el coche muy cargado hay que anticipar las frenadas, aumentar la distancia de seguridad y reducir la velocidad.

 

5. Como hemos comentado antes, si un coche lleva un mayor peso, las inercias se incrementan y se reduce la agilidad. Debes saber que un coche cargado, balanceará más en una curva y tardará más en recuperar su estabilidad, algo que retrasa las reacciones y provoca que los cambios de dirección sean más lentos. Por ello, procura reducir la velocidad cuando atravieses un tramo de curvas y aprovecha las rectas para recuperar la velocidad normal.

6. En las cuestas, tanto hacia abajo como hacia arriba, también hay que tener un especial cuidado. Como es lógico, si estamos en una pendiente cuesta abajo, las frenadas se alargarán mucho más, por lo que la velocidad que llevemos debe ser la idónea, hay que utilizar el cambio de marchas para usar la retención del motor y evita acelerar incluso en la salida de las curvas. Cuanta menos velocidad ganemos cuesta abajo, menos críticas serán las frenadas con un coche muy cargado.

 

 

Con el coche cargado utiliza las autovías y las autopistas para evitar puertos de montaña, poblaciones y tener que adelantar invadiendo el carril contrario.

 

7. En el caso de que nos encontremos en una cuesta hacia arriba, excepto cuando el motor es muy potente, la velocidad del coche se irá viniendo abajo progresivamente. Para evitar que la velocidad disminuya de forma radical, hay que saber anticiparse y reducir a las marchas más cortas antes de que sea demasiado tarde. De esta forma conseguiremos mantener el motor en el margen de revoluciones que más par entrega. No dudes en acelerar con fuerza antes de comenzar la subida para compensar la velocidad que se acabará reduciendo.

8. Cuando el trayecto que vayamos a realizar con el coche muy cargado sea bastante largo, es recomendable planificar la ruta para evitar atravesar puertos de montaña y zonas con muchas pendientes en general. En este caso, es preferible circular por autovías y autopistas para evitar así, atravesar poblaciones o tener que hacer adelantamientos invadiendo el carril de sentido contrario. Este último consejo, además de ofrecerte una mayor seguridad, te permitirá ahorrar más combustible y desgaste en los frenos.

Con estos consejos para conducir con el coche muy cargado podrás viajar sin ningún problema en aquellos casos en los que necesites desplazarte con un extra de equipaje. Además, no dudes en contratar un Seguro de Coche MAPFRE que te ofrece asistencia en carretera desde el kilómetro 0, un servicio que te aporta total tranquilidad en tus trayectos. Infórmate ahora de todas las pólizas a las que puedes optar.

LO QUE DEBES SABER...
  • Coche muy cargado: El aumento del peso genera más inercias en frenadas y curvas.
  • Anticipación: Hay que anticipar las frenadas y aumentar la distancia de seguridad.
  • Marchas cortas: Tanto en cuesta abajo, como cuesta arriba es aconsejable utilizar marchas cortas.
  • Planifica: Evita puertos de montaña, poblaciones y carreteras secundarias.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos