Presiones de neumático con buen tiempo

Publicado por Gerardo Jimenez, 27 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

 Presiones de neumático con buen tiempo

Cuando hace buen tiempo y altas temperaturas, ¿es aconsejable subir las presiones o mantener las que recomienda el fabricante? Sigue nuestros consejos para aumentar tu seguridad.

LO QUE DEBES SABER...
  • La temperatura: Cuanto más calor, más presión en el neumático.
  • Cambios bruscos: Si en un viaje la temperatura cambia mucho en el destino, hay que revisar las presiones.
  • Presión con calor: Con calor es mejor mantener los valores de presión recomendados.
  • Presión con bajas temperaturas: Si se hacen trayectos cortos con bajas temperaturas, se puede aumentar la presión hasta 0,2 bares.

La presión de los neumáticos varía con la temperatura ambiente. Cuanta más temperatura haya más presión habrá dentro del neumático y viceversa. Por ello, es siempre importante revisar las presiones de los neumáticos cuando se producen fuertes cambios de temperatura, por ejemplo, al viajar de una zona cálida a una zona muy fría de montaña.

 

En los cambios de temperatura más lentos y graduales, por ejemplo, por los debidos al cambio estacional, si hemos revisado las presiones una vez al mes, como es recomendable, habremos compensado las diferencias de presión producidas por la temperatura.

 

 

Cuando hace mucho frío, puede ser recomendable superar ligeramente el dato de presión indicado por el fabricante. Tampoco mucho, entre 0,15 y 0,2 bar de presión por encima del indicado. Es decir, si el manual de vehículo recomienda 2,2 bar, se puede subir hasta 2,4 bar. Esto es interesante sobre todo si se circula sólo en trayectos cortos en los que, debido al frío, el neumático no tiene tiempo de calentarse por el efecto de la rodadura.

 

Con calor, mejor la presión recomendada

 

Sin embargo, cuando hace buen tiempo y las mañanas no son muy frías y en los mediodías se alcanzan temperaturas cálidas, es mejor mantenerse en los valores de presión que indica el fabricante. Si ponemos menos presión rodaremos con el neumático más deformado de lo ideal reduciendo el agarre y la eficacia del comportamiento. Si ponemos más presión de la recomendada y conducimos mucho con alta temperatura, el neumático podría alcanzar una presión muy alta por efecto de la rodadura y esto provoca que pierda agarre al límite, provocando deslizamientos en curvas o frenadas con más facilidad.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos