Cómo conseguir la mejor postura y confort para conducir

Publicado por CanalMOTOR, 28 Oct 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo conseguir la mejor postura y confort para conducir

La higiene postural es fundamental para prevenir el dolor de huesos, músculos y articulaciones especialmente de espalda, cuello y zona lumbar. Si sabes cómo conseguir la mejor postura y confort para conducir, te ahorrarás dolores inmediatos y serias lesiones a largo plazo.

 

Cuando te sientas a comer, cuando cargas la compra, cuando tecleas frente al ordenador y también cuando te sientas al volante, debes saber cómo conseguir la mejor postura y confort para conducir; es un detalle sumamente importante tanto si se pasan muchas horas conduciendo, como si se trata de trayectos cortos.

La forma en la que te acomodas en el habitáculo de tu coche es fundamental para que cuando llegues a tu destino y salgas de él, no tengas contracturas musculares, calambres o dolores similares; por otra parte, aunque no sufras ningún efecto inmediato, si te sientas incorrectamente al volante, acabarás padeciendo las consecuencias.

Fisioterapeutas y especialistas coinciden en señalar la importancia de tomar muy en serio las medidas de higiene postural recomendadas al volante, e inciden en alertar a la población conductora sobre las ventajas de interiorizar una serie de rutinas que favorecerán la conducción.

 

Conducir de forma segura, cómoda y saludable

• Siéntate de forma correcta y confortable, debes pegar la espalda totalmente al respaldo del asiento, de tal forma que esté en ángulo recto -o casi-  siempre durante todo el tiempo de conducción. Intenta situar la zona lumbar y las nalgas lo más posible a la zona trasera del asiento, al fondo.

• Regula el asiento. Los nuevos modelos de vehículos incluyen parámetros de regulación en todos los sentidos que puedas imaginar. Si tienes la suerte de tenerlos en tu coche, haz uso de ellos siempre para conseguir la mejor regulación. Como básico, debes y puedes regular siempre la proximidad a los pedales y la inclinación del respaldo.

• Para lograr la cercanía óptima del asiento a los pedales debes pisar con el pie derecho el freno y con el izquierdo el embrague a fondo, en esta posición tus rodillas nunca deben quedar completamente estiradas ni en tensión, sino levemente dobladas –ángulo aproximado de 120 grados-; mueve el asiento hacia delante o hacia atrás para lograr la separación perfecta para ti.

• Durante la conducción, los expertos aseguran que lo mejor es mantener los pies apoyados sobre el talón, mientras que se presionan los pedales según necesidad con el resto del pie; en concreto, con la zona almohadillada del pie, justo bajo los dedos. Si las regulaciones del asiento son las correctas los pies deben poder pivotar entre los pedales y apretar sin forzar la postura con total libertad y comodidad.

 

 

• La proximidad al volante también es prioritaria para lograr una postura para conducir segura y que minimice lesiones, tanto en caso de accidente como al conducir largos trayectos.  Para lograr la postura recomendada, debes estirar los brazos manteniendo la espalda apoyada en el asiento; sin forzar hombros ni omóplatos, tienes que poder colocar las manos sobre la parte superior del volante, de forma que las muñecas apoyen en plano sobre el mismo y puedan doblarse ligeramente.

Estas rutinas de ajuste deben realizarse siempre antes de iniciar la marcha y nunca durante la misma. Si es necesaria alguna corrección durante el trayecto, es indispensable parar en un lugar seguro y tomar el tiempo necesario para poder hacer los ajustes pertinentes.

Al margen de estas primeras regulaciones y ajustes para conseguir la mejor postura y confort para conducir que debes hacer antes y durante el viaje, también puedes intentar recordar algunas pautas, pero siempre sin reducir tu concentración y atención, que debe ser del 100 por 100.

• Mantén los hombros bajos y la cabeza erguida, pero de forma flexible y cómoda.

• Revisa tu postura de forma periódica en trayectos largos y ante cualquier síntoma de cansancio, rigidez, o calambre, tómate un descanso.

• Respeta los tiempos máximos de conducción recomendados para  mantener un umbral de seguridad óptimo: descansa cada dos horas de conducción o cambia de conductor.

• Presta atención a las manos y los brazos, que son los que suelen soportar la tensión. Intenta mantener las manos en todo momento relajadas, de forma que puedas manejar el volante con firmeza, pero sin rigidez. Los codos siempre deben permanecer blandos y semiflexionados.

Saber cómo conseguir la mejor postura y confort para conducir te permitirá evitar problemas de salud cotidianos -contracturas y sobrecargas musculares, entre otros-, y mejorar tu visibilidad y capacidad de reacción ante un accidente o imprevisto en la carretera, además de mejorar así tu seguridad y minimizar las consecuencias de un posible siniestro. Por otra parte, ten en cuenta que muchos de los elementos de seguridad de tu vehículo, como los airbags, cinturones de seguridad, o reposacabezas, pueden resultar ineficaces e incluso dañinos si no estás colocado en la postura adecuada para la conducción.

Si circulas con el Seguro de Coche MAPFRE ajustado a tus necesidades no tienes que preocuparte más, y en su lugar, puedes trabajar en interiorizar todas estas pautas y medidas de higiene postural al volante que, aunque al principio puedan resultar algo pesadas y difíciles, si te lo propones, en poco tiempo las habrás asimilado. Los beneficios y mejoras están garantizadas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos