Luces del coche ¿Cuándo usar cada una?

Publicado por CanalMOTOR, 05 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Luces del coche ¿Cuándo usar cada una?

Siendo uno de los elementos cruciales del coche a la hora de conducir y estar seguros, nunca viene mal repasar cuándo usar cada una de las luces del coche. Además, con el cambio de normativas, y del diseño de los coches, a veces es difícil actualizar nuestros conocimientos desde que nos examinamos del “práctico”. Para los veteranos, los noveles, y los que aún tienen que sacarse el carné, revisamos esta importantísima parte de la conducción.

Para indicar emergencias, para iluminar la vía, para aumentar nuestra seguridad, para cuidar la del resto… Cada faro tiene un sentido concreto y no están de adorno, pero es posible que a veces dudemos acerca de cuándo es apropiado usar cada una de las luces del coche.

Las luces del coche se consideran un sistema de seguridad activa, es decir, ayudan a prevenir accidentes. Las hay de seis tipos y se accionan mediante mandos específicos que rodearán el volante, para que los tengamos a mano en todo momento.

Dependiendo de su función, podemos tener:

Luces del coche que sirven para veamos

- Luz de cruce: son las que comúnmente se conocen como las cortas. Se usan en todo momento cuando circulamos de noche, y es recomendable también llevarlas durante el día, porque facilita la visión para el resto de los coches. Sin embargo, hay algunos coches que ya llevan alumbrado de día con este propósito, y es importante no confundir este tipo de luz con la de cruce.

- Luz de carretera: éstas son las largas, y su único uso es de noche, en carreteras con poca iluminación. ¿Cómo sabemos si ése es el caso mientras vamos conduciendo? Si no podemos ver señales a unos 50 metros de nosotros, será el momento de encender las luces de carretera. Sin embargo, cuando se nos acerque un coche, en la dirección que sea, tendremos que cambiar inmediatamente a las luces de cruce, puesto que corremos el riesgo de deslumbrarles, ya sea de frente, o a través del retrovisor. Lo mismo ocurre en poblado, donde ya se asume que la calzada está suficientemente iluminada, o cuando hay peatones cerca.

- Luz antiniebla delantera: como su propio nombre indica, estas luces son apropiadas en circunstancias de niebla o humareda en las que las condiciones de visión no nos permitan conducir con seguridad. Son un refuerzo lumínico, recomendado para situaciones de lluvia densa, niebla o nevadas en las que no podamos ver el tramo inmediato de la calzada. Su uso puede ser simultáneo al de las dos luces anteriores, siempre con las precauciones debidas en cada caso. Su equipación no es obligatoria, así que puede que nuestro vehículo no cuente con ellas.

Luces del coche que sirven para que nos vean

- Luz de marcha a atrás: se trata de una luz blanca que indica al resto de los conductores que nos disponemos a circular marcha atrás. Se encienden automáticamente al meter la marcha, y también son útiles para iluminar la parte de atrás al maniobrar.

- Luz de posición: acompañan a cualquier luz que se accione y sirven para que el resto de conductores sepa en todo momento dónde estamos y el volumen y tamaño de nuestro vehículo. Su uso es obligatorio cuando inmovilizamos nuestro coche en el arcén de la calzada.

- Luz de antiniebla trasera: tienen exactamente el mismo funcionamiento que sus correlativas delanteras. Su potencia es mayor que las de posición, así que debemos tener cuidado con deslumbrar a los coches que llevamos detrás si las llevamos puestas y limitar su uso a condiciones de visibilidad adversas. Es en estas condiciones cuando son obligatorias para todos los vehículos, excepto para motocicletas.

Caso aparte son los intermitentes. Como todos los conductores saben, estas luces son las que más “problemas” dan en circulación, debido a un uso inapropiado, o incluso muchas veces, inexistente. Del mismo modo que las luces de marcha atrás, los intermitentes indican que vamos a hacer una maniobra y señalan la dirección en la que vamos a girar. Es por esto que hay que accionarlos siempre antes de empezar a maniobrar para que el resto de conductores tenga tiempo de entender lo que vamos a hacer.

 

Con este pequeño resumen de cuándo usar cada una de las luces del coche, tendremos mucho más claro, seamos conductores o no, bajo qué circunstancias es conveniente su uso. Es por ello que es esencial tener siempre el sistema de alumbrado del vehículo en óptimas condiciones, puesto que lo contrario puede suponer una puesta en riesgo innecesaria de nuestro coche, nuestros acompañantes, y, por supuesto, de nosotros mismos. Si queremos ganar en seguridad y tener siempre el coche a punto, los Seguros de Coche MAPFRE nos facilitarán siempre el estado óptimo de nuestro cuatro ruedas para poder circular de la manera óptima.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos