Cómo conducir si tenemos una emergencia

Publicado por CanalMOTOR, 09 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo conducir si tenemos una emergencia

Los conductores deben circular siempre con precaución y respetando al máximo las normas establecidas, así como al resto de vehículos. Sin embargo, a veces, los impactos en carretera no se producen por un fallo propio, sino por un fallo mecánico o del resto de conductores. Para reducir al máximo los daños que se puedan originar en estos casos, os mostramos cómo conducir si tenemos una emergencia.

Frenada de emergencia

Si de pronto tenemos que realizar una frenada de emergencia, el instinto nos lleva generalmente a pisar fuerte el freno, lo que provoca que se bloqueen las ruedas y que no reaccionen a la hora de realizar el giro, yendo directamente al obstáculo. En estos casos, debemos dejar de ejercer fuerza sobre el pedal para que se desbloqueen y poder dirigir al coche a la dirección que necesitemos.

Los coches con ABS permiten que no se bloqueen las ruedas y que el coche se deslice cuando se frene bruscamente, lo que facilita que podamos redirigir la dirección del vehículo.

Si los frenos fallan

Si durante la conducción nos encontramos con que los frenos han dejado de funcionar, lo que nunca debe hacerse es recurrir al freno de mano o apagar el coche, ya que puede provocar perder el control sobre el coche. ¿Cómo conducir si tenemos una emergencia de este tipo? Lo más recomendable es poner la palanca de cambios en punto muerto ya que, de esta manera, conseguimos que el vehículo vaya perdiendo velocidad y acabe frenando suavemente.

Cómo reaccionar ante el Aquaplaning

Si estamos conduciendo con lluvia podemos ser víctimas del aquaplaning. El aquaplaning se produce cuando existe una acumulación de agua en la carretera que hace que las ruedas pierdan el contacto con el asfalto. El riesgo aumenta si se va a más velocidad o si los neumáticos se encuentran en mal estado o están gastados.

Aquí, debemos reducir la velocidad y, sobre todo, no girar bruscamente ni frenar en seco. Se recomienda reducir la velocidad y pisar el embrague para que la fuerza del motor no afecte a las ruedas. 

Además de saber cómo conducir si tenemos una emergencia, es importante contar con una buena póliza de Seguros de Coche, ya se trate de un seguro a terceros o un seguro a todo riesgo con o sin franquicia, que te permita estar protegido ante los siniestros que se produzca en carretera.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios