Cómo conducir por un puerto de montaña

Publicado por canalMOTOR, 17 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo conducir por un puerto de montaña

Seguro que a ti también te asaltan dudas sobre cómo hay que conducir por un puerto de montaña. ¿Es mejor llevar una marcha larga o una corta? ¿Se deben pisar los pedales o es preferible utilizar el cambio de marchas?

Al pasar por un puerto de montaña es muy probable encontrar hielo o nieve, algo que hace que la adherencia de los neumáticos se reduzca considerablemente. Por este motivo es muy importante seguir una serie de pautas que nos ayudarán a conducir con la máxima seguridad. A pesar de ello, el conductor siempre debe ser consciente de las propias limitaciones que imponen el tipo de coche, la meteorología, el estado de la carretera o la carga que se lleve en el vehículo. Teniendo en cuenta esto, toma nota de las siguientes recomendaciones sobre cómo conducir por un puerto de montaña.

Descensos

Como ya habrás comprobado en alguna ocasión, al bajar por una cuesta, el coche tiende a acelerarse, por lo que si descendemos un puerto de montaña, lo más conveniente es frenar de forma progresiva para controlar el vehículo y conseguir compensar el peso entre el eje delantero y el trasero.

Para ello, es preferible utilizar el cambio de marchas para seleccionar las más cortas que nos permitan reducir la velocidad sin necesidad de tocar el freno. Lo mismo sucede si quieres incrementar la velocidad: sírvete del cambio de marchas para elegir las más largas que te permitan incrementar los km/h sin tocar el acelerador. Olvídate de poner el punto muerto cuando atravieses un descenso, ya que aumentará el consumo de combustible en mayor medida que si utilizamos una marcha larga.

En cualquier caso, procura llevar siempre una velocidad constante y conduce lo más pegado al lado derecho posible para evitar invadir el carril contrario.

Subidas

Para ascender un puerto de montaña el mejor consejo es la relajación, es decir, es preferible conducir a la misma velocidad durante todo el trayecto y cambiar de marcha sólo cuando sea necesario.  Esto nos permitirá entrar en las curvas de una forma mucho más segura sin tener que pisar el freno antes.

Al subir una pendiente sin realizar demasiados acelerones o frenazos bruscos conseguiremos un consumo más ajustado y además, las ruedas y los frenos sufrirán un menor desgaste.

No olvides respetar siempre la velocidad máxima establecida en la vía, así como la señalización de curvas y otros peligros. Llevar una conducción segura y prudente es el mejor consejo para no perder el control del coche y evitar sorpresas desagradables. Del mismo modo, recuerda desplazarte acompañado de tu Seguro de Coche Todo Riesgo con Franquicia MAPFRE que te ofrece asistencia en viaje. Esta cobertura protege al vehículo y sus ocupantes en caso de accidente, avería o robo desde el kilómetro cero, tanto en desplazamientos nacionales como internacionales.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos