Soluciones para paliar atascos en las grandes capitales

Publicado por canalMOTOR, 09 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Soluciones para paliar atascos en las grandes capitales

Los atascos no son sólo un problema puntual de las vacaciones, cada día miles de conductores los sufren y, aunque hay soluciones para paliar atascos en las grandes capitales, no son tan fáciles de poner en marcha y es necesario probar su efectividad.

Los conductores pierden gran parte de su tiempo en los embotellamientos, pero además de la pérdida de horas, hay que sumar los continuos golpes de alcance y averías que sufren los vehículos en los atascos que suponen, irremediablemente, pérdidas económicas también. Implementar soluciones para paliar atascos en las grandes capitales es necesario para intentar, si no eliminar, al menos reducir este grave problema.

Los expertos en seguridad vial elaboran continuos estudios e informes para analizar por qué se crean los atascos y cómo pueden solucionarse o paliarse. Todos los implicados en este tipo de investigaciones coinciden en señalar que los atascos son el resultado de dos situaciones fundamentales:

1. La falta de capacidad de las infraestructuras, es decir, de las carreteras. Las vías están pensadas para funcionar con un número de vehículos, y, aunque tienen un aforo inmenso, también es limitado. Cuando este aforo se supera con creces, la carretera no es lo suficientemente grande como para dar cabida a todos ellos y el embotellamiento es la consecuencia lógica.

2. La coincidencia de horarios y hábitos. Las carreteras se saturan en momentos puntuales cada día -horarios de entrada y salida  de trabajo y de colegios- y siempre en los mismos puntos de las grandes ciudades. Los ciudadanos tienen horarios muy similares y necesitan desplazarse, para lo que utilizan masivamente su vehículo en el mismo momento que todos los demás.

La confluencia de estas dos causas explica la formación de atascos, en la mayor parte de los casos, tanto en los atascos diarios como en los recurrentes que suelen coincidir con operaciones entradas o salida, por ejemplo, de vacaciones, puentes o festividades.

Las soluciones para acabar con los atascos o, al menos mejorarlos, pasan por actuar directamente sobre alguna de las dos causas que los desencadenan y, además, implementar fórmulas para agilizar la situación.

 

 

Medidas de concienciación social y cambio de rutinas

Este tipo de soluciones se traducen en campañas de información a los conductores y en ofrecerles alternativas que puedan influir directamente en la mejora del tráfico. Dentro de este paquete de soluciones, están las campañas para fomentar el uso del transporte público o las medidas para animar el uso compartido de coches, para que el número de vehículos que tenga que asumir la vía sea menor y, por tanto, se reduzca o desaparezca el embotellamiento.

Mejora de las infraestructuras

Esta es una medida costosa económicamente y que puede ser inviable, según las vías y situaciones, pero, en algunos casos, es posible plantearse ampliar la carretera. Construir carriles adicionales o mejorar los accesos dotándolos de más espacio son algunas de las soluciones que pueden tomarse para que las vías de circulación que sufren más atascos amplíen su aforo y puedan dar servicio a la demanda actual, sin que se formen atascos.

Eficiencia en el uso de las carreteras

Este tipo de solución es bastante factible, pero exige buscar soluciones ingeniosas que puedan mejorar y descongestionar la circulación en puntos concretos. Es necesario hacer un estudio pormenorizado del punto negro en el que se pretenda mejorar la circulación y buscar formas de mejora. La circulación en cremallera, por ejemplo, se está aplicando en Francia con buenos resultados y podría ser una opción para algunos de los puntos donde se producen más atascos, como en Madrid. Este tipo de soluciones exige que se regule el tráfico de forma determinada, al menos, durante los horarios más conflictivos.

Estas son algunas soluciones para paliar atascos en las grandes capitales y, muchas de ellas, se están poniendo en práctica con diferentes resultados, según el punto y la gravedad también del atasco.

El problema de los atascos no tiene fácil ni sencilla solución, como es evidente. Por el momento, tendrás que seguir sufriendo y minimizar sus efectos en la medida de tus posibilidades. Contar en un embotellamiento con el Seguro de Coche MAPFRE, es un medida de prevención inteligente y sencilla, y en caso de necesidad, te ofrece el recurso más cómodo y efectivo con su asistencia profesional en cualquier punto, de acuerdo con lo reflejado en tu póliza.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos