Conducción a doble embrague ¿cómo se hace?

Publicado por canalMOTOR, 01 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Conducción a doble embrague ¿cómo se hace?

Ayudar a que la reducción de marcha sea más suave es el objetivo de la conducción a doble embrague; sin embargo, exige bastante práctica para poderse hacer con soltura y éxito, y en vehículos con marchas sincronizadas, ya no es necesaria.

Hay maniobras de conducción que van desapareciendo gracias a las mejoras de los motores y las ayudas a la conducción; es el caso de la conducción a doble embrague que salvo en vehículos pesados o en motos de cambio manual, ya no suele ser necesaria, ya que los vehículos llevan marchas sincronizadas que hacen que las reducciones sean acopladas y suaves, manteniendo dentro de lo posible una velocidad constante o muy similar.

La maniobra de doble embrague se utilizaba, sobre todo, para vehículos de mucho peso y con caja de cambios manual. El objetivo era evitar que al pasar de una marcha larga a una más corta y por tanto, más potente; la velocidad de rotación del motor se viera afectada. El uso del embrague en dos ocasiones durante la reducción de la marcha, pretende igualar  la velocidad de la marcha del motor para que sea lo más parecida a la que va a tener con la nueva marcha, evitando así problemas de sincronización.

Los expertos en conducción aseguran que la maniobra del doble embrague no es sencilla de realizar y que exige de experiencia y bastante práctica. Los conductores de camiones más expertos suelen controlarla, ya que era una maniobra habitual hace unos años, ahora con las cajas de cambio sincronizadas va cayendo en desuso.

La clave del doble embrague está en la rapidez y en la precisión con la que realices la maniobra para que sea efectiva y cumpla con su objetivo. El control de los pedales de aceleración y embrague es imprescindible:

   1. Coloca la palanca en punto muerto. Es decir en lugar de pasar, por ejemplo de tercera a segunda directamente, deja la palanca de cambio unos segundos en punto muerto, y suelta el embrague totalmente.

   2. En ese momento acelera el coche, para igualar las revoluciones del motor a las que tendrá que asumir con la marcha más corta, pero más potente, que vas a fijar seguidamente.

   3. Completa la maniobra de reducción de marcha. Pisando el embrague y llevando la palanca a la nueva marcha inferior que corresponda. Segunda en el caso del ejemplo. Vuelve a acelerar el coche y continúa la conducción del modo habitual.

Estos tres pasos deben realizarse, por supuesto, en menos de un segundo para que sea efectiva y se logre el objetivo principal de la maniobra de doble embrague: ganar potencia sin sufrir el frenazo del motor, es decir, manteniendo una velocidad los más contante que sea posible, haciendo que la reducción de marcha sea suave.

Este tipo de maniobras siempre que no se cuente con caja de cambios sincronizada, facilita las reducciones de marcha, evitando duras desincronizaciones del motor. Puede ser práctica por ejemplo, al tener que afrontar una subida muy pronunciada o una curva cerrada en puerto de montaña que puede exigir más fuerza, pero no, un cambio brusco de velocidad o un frenazo del motor que podría ser peligroso.

Camiones, tractores, autobuses y algunos coches precisaban de la maniobra de doble embrague hace unos años, también algunas motos para evitar que las ruedas se bloqueen con cambios bruscos de marcha o cuando la moto aún está muy fría y las marchas no entran con toda la soltura que debieran. No obstante, no es una maniobra necesaria, si la motocicleta cuenta con embrague anti-rebote que evita precisamente que la rueda trasera se bloque cuando hay una reducción de marcha en la moto.

Con el conocimiento de maniobras como la del doble embrague y formas de conducción seguras, además de mejorar la seguridad al volante, colaboras activamente en mantener la salud de tu vehículo, lo que alargará su vida en las mejores condiciones, evitando averías y desgastes prematuros. Además, recuerda que otro de los imprescindibles para tu coche es un buen Seguro, con las pólizas de Seguro de coche de MAPFRE, podrás desplazarte con tranquilidad sin temor a los imprevistos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos