Cómo evitar el aquaplaning

Publicado por canalMOTOR, 06 Sep 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo evitar el aquaplaning

El efecto de aquaplaning es común durante la conducción en días de lluvia, se presenta de improviso y es difícil de evitar, pero si sabes detectarlo y reaccionar con seguridad ante un episodio de aquaplaning es probable que no tenga mayores consecuencias.

Muchos conductores piensan que los fenómenos como el aquaplaning son poco comunes, pero los expertos en seguridad al volante alertan que es una situación bastante común, peligrosa y difícil de prevenir, por lo que consideran que lo más acertado es saber reaccionar cuando se presenta e incidir en los consejos de prevención.

Cuando tienes que conducir bajo la lluvia son muchos los factores de riesgo que se suman, además del aquaplaning, por lo que es importante siempre extremar la precaución, la concentración y, por lo general, resulta práctico disminuir la velocidad. El aquaplaning es de esos peligros que se desatan cuando la carretera está muy mojada,  pero no siempre y de igual manera, es fundamental conocer los diferentes factores que influyen en el aquaplaning para poder evitar, o al menos minimizar, las consecuencias de este fenómeno.

   1. Si conduces por una vía encharcada con zonas realmente afectadas por el agua en la que se han formado charcos o balsas de agua de lluvia y atraviesas estas zonas, es muy probable que sufras aquaplaning.

   2. La velocidad es clave en desencadenar el aquaplaning, cuanto más rápido circules más sencillo será que se presente el aquaplaning, además tus capacidades de reacción serán menores y mayores las consecuencias del fenómeno.

   3. El estado de tus neumáticos y su calidad -revisa su etiqueta ecológica al elegir- es otro factor a tener en cuenta, si circulas con ruedas gastadas, con presión incorrecta y con pérdida de dibujo, es realmente fácil que sufras aquaplaning, aunque las condiciones meteorológicas no sean muy extremas.

Estos tres factores determinan la aparición de un fenómeno de aquaplaning, haciéndolo más probable, además de más intenso y peligroso. Por lo tanto, si quieres extremar las precauciones para evitar el aquaplaning es fundamental actuar sobre estos tres desencadenantes para minimizar su efecto:

   - Evita las balsas de agua y charcos en calles y carreteras, siempre que sea seguro y viable, permanece atento a la vía sobre la que circulas y esquiva con precaución y poniendo atención en las zonas más inundadas. En casos extremos, puede ser más seguro parar o elegir otra ruta, si el estado de la carretera presenta demasiada agua.

   - Modera y reduce la velocidad cuando conduzcas bajo la lluvia, extrema las precauciones cuando circules por zonas donde el firme presente un mal estado con frecuentes balsas de agua.

   - Revisa siempre tus neumáticos, realiza un mantenimiento correcto y continuo. La presión influye especialmente en la capacidad de adherencia de la rueda, por lo que es importante conducir siempre con la presión indicada y recomendada por el fabricante para tu vehículo. También es fundamental el dibujo de la rueda y su estado general, cuanta mayor profundidad presente el dibujo del neumático, mayor cantidad de agua podrá evacuar, evitando el aquaplaning.

Si nunca has sufrido un episodio de aquaplaning, es probable que te preguntes cómo detectarlo o cómo se manifiesta en la conducción. La pérdida de control del coche es la consecuencia más evidente y peligrosa cuando se presenta el aquaplaning.

   1. El agua situada entre el neumático y la superficie de la carretera no puede ser desplazada.

   2. El neumático pierde el contacto con el suelo y su poder de tracción total, o muy acusadamente, lo que provoca que la transmisión de movimiento no sea efectiva: frenos, volante, acelerador… pueden llegar a no responder durante un episodio grave de aquaplaning, la pérdida total del control de vehículo es la consecuencia más extrema del aquaplaning.

 

Si a pesar de poner en marcha todas las precauciones y recomendaciones previas para evitar el aquaplaning, te ves inmerso en ello, lo más importante es mantener la calma, evitar pisar ningún pedal del coche ni mover el volante. Mantén con firmeza y fuerza la dirección -el volante- , e intenta desacelerar el coche con extrema precaución y lentitud. El Servicio de Asistencia en Carretera de tu Seguro de Coche MAPFRE se encargará de tu atención y la de tu coche, si lo precisas, para que puedas recuperar la tranquilidad e incluso reanudar la marcha lo antes posible.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos