La DGT podría fijar un mínimo de clases prácticas

Publicado por canal MOTOR, 01 Sep 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

conductor joven

La Dirección General de Tráfico está barajando la posibilidad de fijar un mínimo de clases prácticas para aprobar el examen de conducir, ya que el 73% de los que se examinan suspenden al primer intento ¿Se trata de una decisión acertada?

Si aprobaste el carné de conducir a la primera, te puedes considerar un afortunado. Estadísticamente hablando, solo uno de cada cuatro examinados lo consiguen en su primer intento. Seguramente lo celebrarías, porque todos conocemos a alguien al que le llevó varios intentos frustrantes en el centro de exámenes.

Por supuesto, es un día tenso. Para muchos, conseguir el carné de conducir es una manera de demostrar el paso de la adolescencia a la edad adulta. Hay personas que lo necesitan para sus trayectos, o que simplemente desean poder conducir. Sin embargo, la presión a la que se enfrentan lo convierte todo en mucho más difícil, imposibilitando el poder dormir el día de antes o cometiendo un fallo por culpa de los nervios.

Además, está la cuestión económica. Las clases prácticas, tasas de examen y matrícula en la autoescuela suman rápidamente costes que se vuelven inasumibles para muchos. Este factor, cuando se llevan ya cuatro intentos molesta mucho a las personas que solo quieren sacarse el carné. Tanto que existen aquellos que abandonan su objetivo por no tener que lidiar ni una vez más con los examinadores.

La Dirección General de Tráfico está llevando a cabo una reforma a la Ley de Tráfico que comenzó en 2015. Este año ya han introducido algunos cambios, pero no pretenden detenerse ahí. Gregorio Serrano, Director General de Tráfico, afirmó que: “dentro de la reforma tendremos que reflexionar sobre la conveniencia de introducir cambios en la formación del permiso que eviten que el 73% suspenda en primera instancia”.

Que el alumno sea capaz de presentarse cuando quiera, incluso si no ha tomado ninguna clase práctica, estiman que es “la causa de la saturación en algunas jefaturas”, produciendo efectivamente un embudo en el que hay demasiados alumnos para los examinadores.

Pero más que un número mínimo de clases prácticas, el problema de raíz es la formación en sí que se da. La tasa de aprobados en primera instancia es mucho menor que en el resto de Europa, y fijar una cantidad de clases obligatorias no garantizaría otra cosa que el beneficio de las autoescuelas. De nuevo, nos enfrentamos a un problema de cantidad frente a calidad en la enseñanza de las clases.

Eso, y asumir que, en definitiva, el examen de conducir tiene un factor elevado de suerte en función del examinador que le toque al alumno, así como su estado de ánimo. Sin embargo, hay cosas que el examinado puede hacer para enfrentarse al temido día y salir airoso.

Que la DGT implante estas medidas aún está por ver en su reforma de la Ley de Tráfico, a la que habrá que esperar para ver cómo pretenden solucionar los problemas que todavía están presentes en las carreteras españolas, como el estado de la infraestructura, la alta siniestralidad o la cantidad de conductores que todavía conducen bajo los efectos de alcohol y drogas.

Hasta la reforma, los alumnos se podrán presentar con las clases que quieran. Eso sí, conviene recordar que solo se disponen de tres oportunidades antes de volver a pagar las tasas, por ello conviene ir preparado al examen. Y una vez tengas el carné a tu disposición, asegura tu coche con los Seguros de Coche MAPFRE , es probable que tarde o temprano acabes raspando la pintura.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos