La importancia de tener los amortiguadores en buen estado

Publicado por Irene Mendoza, 21 Jul 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Amortiguadores

Los amortiguadores forman parte de las piezas más importantes para la seguridad en el coche, junto a los neumáticos y los frenos. El mal funcionamiento de cualquiera de estos tres elementos, acaba perjudicando al resto y poniendo en peligro tu seguridad y la del resto de usuarios de la vía.

LO QUE DEBES SABER...

 

  • Amortiguador: absorbe irregularidades del terreno y mantiene las ruedas en contacto con el asfalto. 
  • En mal estado: la distancia de frenado cada vez será mayor y el agarre de los neumáticos cada vez peor. 

Los amortiguadores son de las piezas más importantes del coche. De hecho, son de las piezas que más afectan a la seguridad vial, junto con a los neumáticos, o los frenos.  Y es que se encargan de absorber por medios mecánicos –y a través de los muelles- las irregularidades del terreno. Así se reducen las inercias del coche y se reparte el peso de forma equilibrada entre las cuatro ruedas.

 

Puede que a los amortiguadores no se les preste la necesaria atención que merecen, y que con el tiempo nos acostumbremos a que el coche vaya “más duro”, pero en realidad lo que pasa es que se están deteriorando y la distancia de frenado será cada vez mayor y el agarre de los neumáticos, cada vez menor.

 

 

No es el único efecto negativo y peligroso como consecuencia de no tener los amortiguadores en buen estado. También pueden causar fatiga al conductor y malestar o falta de confort en el manejo del coche, que se notará sobre todo en los viajes. Además, facilitarán la pérdida de control del coche (aunque se tenga ESP o ABS) en condiciones climatológicas adversas como el asfalto mojado a causa de la lluvia, por ejemplo.

 

Pero ¿cuándo hay que cambiarlos? Lo habitual es que se revisen cada 20.000 kilómetros y se sustituyan cada 50.000 como máximo. Esta es la teoría, ya que en la práctica tener que cambiarlos antes o no, dependerá por ejemplo de si circulamos por carreteras en buen o mal estado y de otros factores como nuestra forma de conducir, etc.  

 

¿Cómo podemos saber si llevamos en buen estado o no los amortiguadores? Lo que debes tener claro es que lo más recomendable es que los revise un taller mecánico. Hay algún síntoma que evidencia cuál es el momento oportuno para no demorar la revisión, como por ejemplo que notes que la distancia de frenado en condiciones normales aumenta, que el coche balancea con viento lateral, que rebota demasiado en baches o badenes, o que los neumáticos aún estando en buen estado han perdido adherencia y parece que el coche va demasiado suelto y no se agarra al asfalto. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos