Cómo evitar tener un reventón de un neumático

Publicado por Gerardo Jiménez, 22 Oct 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Evitar un reventón de un neumático

Una de las situaciones más peligrosas en la conducción es sufrir el reventón de un neumático, que puede llegar a sacar el coche de la carretera. Podría pasarle a cualquier coche si no se tienen unos cuidados básicos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Reventón: Muchos factores se tienen que juntar para tener un reventón, pero puede pasar.
  • Presiones: Unas bajas presiones aumentan las posibilidades.
  • Cuidado con: En viajes con mucha carga, aumenta las presiones.
  • Comprueba también: Estado de la banda de rodadura y de los perfiles.

Ningún vehículo y ningún conductor está exento de tener un reventón en un neumático si no se toman los cuidados básicos con los neumáticos. Los reventones repentinos en plena conducción se producen en situaciones extremas y pueden llegar a producir una salida de la vía y con ello un accidente. Es necesario que se unan varios factores para que un neumático reviente, como el haber rodado mucho con poca presión, que esté muy gastado, una alta temperatura o muchos kilómetros con mucha carga en el coche. No obstante, estas situaciones se alían muchas veces y se siguen produciendo reventones en todo tipo de coches modernos.

 

Para reducir casi al 100% las posibilidades de tener un reventón basta con mantener unos cuidados básicos de los neumáticos, de su estado y su presión, así como sustituirlos a tiempo. El primer factor que puede producir un reventón es un deterioro acusado de su estructura interna. La forma de evitar este deterioro es vigilando periódicamente la presión de los neumáticos y llevarla siempre dentro de los valores recomendados para el coche y el nivel de carga. Con la presión adecuada el neumático se deformará al rodar por la carretera dentro de los márgenes para los que ha sido diseñado. Con una presión insuficiente el neumático se deforma más de la cuenta y con la rodadura se calienta en exceso, deteriorando la estructura paulatinamente. Por ello, es muy importante comprobar las presiones una vez al mes como mínimo y siempre que se vaya a realizar un viaje largo.

 

 

No esperes a que surja un problema, haz un chequeo periódico de los neumáticos.

 

Hay que tener cuidado con el nivel de carga que lleva el coche. Cuando el vehículo está muy cargado es importante proteger los neumáticos aumentando la presión a los valores recomendados en el manual del vehículo cuando la carga es alta. Por ejemplo, en un viaje largo con cuatro ocupantes y el maletero lleno. Rodar muy cargado con la presión habitual obliga al neumático a rodar muy deformado, reduciendo el agarre en curvas, aumentando las posibilidades de tener un aquaplaning y dando al neumático posibilidades para acabar por reventar en una situación extrema.

Además de las presiones, comprueba la banda de rodadura y los perfiles del neumático.

 

Comprobaciones en los neumáticos

Hay que vigilar el estado del neumático y no sólo su presión. El chequeo de las presiones es un buen momento para tomarse un par de minutos para mirar el estado de los neumáticos, de su banda de rodadura, de los desgastes y de los posibles daños y cortes que pueda tener. Las comprobaciones a realizar son:

- Nivel del desgaste: comprueba que queda suficiente dibujo en el neumático. Es obligatorio que como mínimo haya 1,5 mm de profundidad en los surcos.

- Desgaste desequilibrado: Observa si el desgaste es regular en toda la banda de rodadura. Un desgaste irregular de los flancos o de una parte concreta del neumático significa que el coche tiene unas presiones incorrectas o problemas de alineación.

- Cortes o agujeros: echa un vistazo a la banda de rodadura buscando cortes profundos, trozos de neumático ausentes o elementos clavados como tornillos o clavos.

- Perfiles: en los perfiles del neumático hay que buscar posibles protuberancias. Si encuentras una la estructura del neumático está dañada y hay que cambiarlo para que no reviente.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos