¿Por qué vibra el volante?

Publicado por CanalMOTOR, 11 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Por qué vibra el volante?

¿El volante de tu coche ha empezado a vibrar? No lo dejes pasar. Además de la incomodidad que supone, estas vibraciones son el síntoma de que algo no va bien en la mecánica del vehículo y debes detectarlo. Pero, ¿por qué vibra el volante? Éstas son algunas de las posibles causas.

¿Por qué, repentinamente, vibra el volante de mi coche? Son muchas las razones que pueden producir las vibraciones en el volante. Las más frecuentes tienen que ver con los neumáticos. El desgaste desigual entre las dos ruedas delanteras, una diferencia de presiones entre los neumáticos o la presencia de algún defecto en los mismos (un abombamiento provocado por un bordillazo, por ejemplo) son las causas más frecuentes a las que podemos atribuir que el volante de nuestro coches vibre, especialmente si lo que apreciamos es una vibración rítmica que aumenta poco a poco con la velocidad del coche. La presión y el estado de las ruedas son lo primero que debemos comprobar en este caso.

El desequilibrio de los neumáticos es otra de las causas habituales por las que puede vibrar el coche. En estos casos, el volante vibra sólo a una velocidad concreta o en un rango de velocidades. Este tipo de vibración también aparece, en ocasiones, nada más cambiar las ruedas o al empezar a rodar con un coche nuevo. Si el problema es ocasionado por este desequilibrio, habrá que llevar el coche al taller para que vuelvan a equilibrar los neumáticos.

De los neumáticos a la dirección

Un sistema de dirección desalineado o con una geometría de la suspensión inadecuada también provoca vibraciones en el volante. En este caso, la solución también pasa por una visita al taller -algo más cara que cuando se trata del equilibrado- donde habrán de hacer “el paralelo” a nuestro coche.

¿Sabes qué son los silentblocks? Se trata de los tacos de goma que se colocan entre distintas piezas metálicas del coche para evitar ruidos, desgastes y amortiguar. Esas pequeñas piezas también pueden ser las responsables de esa molesta vibración en el volante, ya que se deterioran y acaban cogiendo holguras.

Si localizamos el problema en los neumáticos o los silentblocks, nuestra recomendación es comprobar también que los amortiguadores, copelas y demás sujeciones están en buen estado, ya que podríamos estar enmascarando el verdadero origen del problema. Si es necesario cambiar los amortiguadores, recuerda que es obligatorio hacerlo por parejas y recomendable cambiar los cuatro al mismo tiempo.

¿La vibración se produce sólo cuando el coche frena? Entonces parece claro que el problema se encuentra en los discos de frenos, que estarán gastados o deformados. Al cambiarlos por unos nuevos, no sólo estaremos eliminando las vibraciones, sino también mejorando la capacidad de frenada de nuestro coche y, por tanto, nuestra seguridad. ¡Ah! Y no olvides cambiar también las pastillas de freno, ya que estarán “viciadas” por el desgaste del disco anterior.

Si seguimos sin hallar el origen de las vibraciones a estas alturas, deberíamos echar una ojeada a los rodamientos y cubos de rueda. Si son estos elementos los que están deteriorados, es posible que sea difícil detectarlo, ya que las vibraciones aparecen y desaparecen sin un motivo aparente. También debes sospechar de estas piezas en caso de que las vibraciones hayan comenzado tras sacar el coche del taller, después de efectuarle una reparación (puede ser que los rodamientos no se hayan montado correctamente).

Seguro que, a estas alturas, ya puedes tener una cierta idea de por qué vibra tu volante pero, sin duda, quienes podrán hacer un diagnóstico más apropiado de los posibles problemas mecánicos que sufre tu coche son los profesionales. Si cuentas con un Seguro de Auto MAPFRE, acude a nuestra web y consulta dónde se encuentra el taller asociado MAPFRE más cercano a tu domicilio o centro de trabajo. Seguro que ellos podrán ayudarte.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos