Mantenimiento del coche para evitar averías

Publicado por canalMOTOR, 14 Jul 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mano cerrando una tapa de la zona del motor del coche

Tienes razón. El mantenimiento del coche, si no eres aficionado, es un poco pesado pero está garantizado que cuando te lo tomas en serio y lo haces con un poco de disciplina, te ahorras dinero y disgustos. Merece la pena intentarlo.

Para que no te pierdas en el mantenimiento del coche, lo primero es ponerse manos a la obra para detectar cuáles son los puntos de revisión imprescindibles. No te preocupes, no vas a tener que sacar la bola de cristal para averiguarlo, aunque si es posible que tengas que leer un poco y dedicarle algo de tu tiempo a enterarte qué es lo que tienes que revisar para prevenir averías en tu coche antes de que ocurran.

 

Todos los coches tienen un manual de uso, instrucciones, consejos de mantenimiento… sí, son esos libritos que te entregan cuando compras el coche y que has encerrado en la guantera. Hoy muchos de estos los puedes consultar en su versión electrónica desde tu dispositivo móvil con total comodidad y fácil acceso. Lo primero que tienes que hacer es echarle un vistazo a las recomendaciones del fabricante de tu coche.

 

Los clásicos nunca fallan

 

El mantenimiento del coche es sencillo si te organizas una rutina de revisión y no te la saltas a menudo. No te preocupes por tus conocimientos de mecánica y automoción no es necesaria más que un poco de observación y con la práctica mejorarás. En todo caso, siempre sé prudente y si tienes dudas consulta con un taller o profesional de tu confianza.

 

  • Batería

 

Si aún te acuerdas de la última vez que te quedaste tirado sin batería en medio de la carretera camino del trabajo o de tu destino soñado, ponle remedio ahora que aún puedes. La batería es de las partes del coche que es más fácil de chequear y tener al día, pero que si despistas te causará inconvenientes tarde o temprano y siempre en el peor de los momentos.

 

Las baterías más actuales no exigen tanta dedicación como antes, pero tienen una vida útil recomendada. Si hace más de tres años que cambiaste la batería de tu coche, más pronto que tarde necesitarás una nueva. Anota las fechas en las que estrenas batería para llevar un control puntual, mira su fecha de fabricación y si tienes dudas, pregunta en tu taller sobre el estado de tu batería. Si finalmente todo falla y te quedas en la cuneta, contar con el Servicio de Asistencia en Viaje de tu Seguro de Coche MAPFRE es la solución.

 

  • Líquidos

 

No es ningún secreto que los coches precisan de diferentes líquidos para sus funcionamiento, aunque es cierto que con los avances en mecánica cada día son menos los que el conductor tiene que comprobar, rellenar y cambiar si es necesario. Confirma cuáles son las necesidades concretas de tu coche en este capítulo.

 

El aceite, el líquido de refrigeración y el agua del limpiaparabrisas son los líquidos básicos que utilizan los vehículos, es necesario revisar su nivel y si es necesario rellenarlo convenientemente y siempre según las indicaciones del fabricante. La comprobación de líquidos es recomendable hacerla mensualmente y siempre antes de hacer un viaje de largo recorrido.  

 

  • Filtros

 

Un filtro desgastado o sucio no es un gran problema mecánico, se soluciona fácilmente y con muy poco presupuesto. Sin embargo, si no se detecta a tiempo y se interviene, el problema puede llegar a ser más grave y afectar a piezas claves de tu motor, más caras y difíciles de reparar.

 

Los sistemas de refrigeración y ventilación –entre otras partes del coche- incorporan filtros que acumulan suciedad y que deben limpiarse a menudo –según el uso y las recomendaciones del fabricante- . Si notas, por ejemplo, que tu aire acondicionado o el climatizador del coche no funcionan con normalidad o que la salida de aire es escasa puede que el problema resida en que el filtro esté demasiado sucio, atascado o deteriorado. Revísalos a menudo y cámbialos antes de que sea demasiado tarde.

 

  • Neumáticos

 

El buen estado de las ruedas del coche es primordial para prevenir accidentes y también averías, incluso ten en cuenta que influye en el consumo de carburante. Una revisión ordinaria de los neumáticos puedes hacerla tú mismo y en menos de 10 minutos, pero es importante que no lo olvides y lo hagas a menudo para evitar riesgos. La presión y el estado de la goma son los dos índices a controlar en las ruedas de todo vehículo.

La presión adecuada para cada rueda debes consultarla en el manual de tu coche y comprobarla cada dos semanas – recomendado- con un manómetro en buen estado y profesional que te indicará si es necesario insuflar o vaciar aire a tus ruedas para contar con la presión recomendada. Inspecciona visualmente el estado de la rueda: desgaste, color y dibujo.

Por otra parte, si vas a comprar neumáticos, tienes que saber leer la etiqueta ecológica para poder elegir los más adecuados y que cumplan con tus expectativas.

 

Accesorios que sí importan

 

Lo más habitual es centrar una puesta a punto del coche en las piezas esenciales como la batería, los frenos… pero es importante que también incluyas en tu lista de revisión algunos otros elementos que, aunque parecen accesorios en un vehículo tienen relevancia en la prevención de averías y accidentes.

 

Los cinturones de seguridad, las escobillas de los limpiaparabrisas y las lunas del coche son de esos puntos que no siempre se tienen en cuenta. Sin embargo, los expertos en seguridad al volante marcan como imprescindibles para evitar tanto accidentes como consecuencias graves y averías mayores. Solo precisan de unos minutos de atención visual para detectar malos estados, roturas o desgastes que debes solucionar a la mayor brevedad. Una intervención temprana por ejemplo sobre una luna agrietada evita una rotura mayor.

 

Con esta breve guía de básicos y accesorios para hacer un mantenimiento exprés pero eficiente de tu vehículo, lograrás que las consecuencias y los gastos en el taller sean menores. ¿Un último consejo? Conoce y escucha a tu coche para detectar posibles averías, no esperes para atender ruidos desconocidos o respuestas extrañas sufridas durante la conducción. Tú como usuario habitual de tu vehículo eres el que mejor puede anticipar y prevenir un problema en tu coche.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios