¿Qué neumáticos usar y cuáles están prohibidos en la UE?

Inicio/Consejos Practicos/Consejos de mantenimiento/¿Qué neumáticos usar y cuáles están prohibidos en la UE?

¿Qué neumáticos usar y cuáles están prohibidos en la UE?

Entra en vigor una nueva prohibición con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en la Unión Europea. Te contamos qué neumáticos usar y cuáles están prohibidos en la última normativa europea.

 

Con el objetivo de reducir las emisiones de CO2, las políticas medioambientales de Europa no solo se fijan en el tipo de combustible, sino también en los neumáticos. Por este motivo, desde noviembre de 2012, la Unión Europea obliga a los fabricantes de neumáticos a incluir en sus productos una etiqueta informativa sobre su eficiencia. Además, el Parlamento y el Consejo Europeo determinaron un calendario restrictivo para la retirada progresiva del mercado de los neumáticos menos eficientes, tal y como se estableció en el Reglamento 661/2009 sobre requisitos de homologación de componentes de vehículos. Según dicho Reglamento, desde el 1 de noviembre de 2018, hay determinados neumáticos que tienen prohibida su venta. Para ponértelo más fácil, te contamos las claves para descifrar el etiquetado y saber qué neumáticos usar y cuáles no.

Las etiquetas eficientes de los neumáticos

Desde 2014, todos los neumáticos incluyen las denominadas etiquetas eficientes, cuya función es, básicamente, informar sobre la resistencia que ofrece el neumático en contacto con el terreno. Si ésta es menor, el vehículo consume menos combustible y, por tanto, contamina menos.

La etiqueta consiste en un gráfico que tiene un mismo formato para toda la Unión Europea, y se divide en tres bloques: eficiencia en el agarre sobre asfalto mojado; consumo de combustible; y ruido generado. La combinación de los tres bloques nos revela la calidad global del neumático.

Agarre sobre mojado

Este bloque situado en la parte superior derecha y simbolizado con una rueda y una nube con gotas de agua, indica cuál es el comportamiento del neumático cuando se frena en un terreno mojado.

Según las letras, que van de la A a la G, se puede saber si la distancia de frenado es menor o mayor. Por ejemplo, circulando a 80 kilómetros por hora, los neumáticos de clase A tienen una distancia de frenado dieciocho metros menor que los G, luego son más eficientes.

Consumo de combustible

El símbolo de un coche y un surtidor, situado en la parte superior izquierda de la etiqueta, revela la resistencia a la rodadura, lo que está directamente relacionado con el consumo de combustible, pues a menor resistencia, menor es la energía empleada por el vehículo y, por ende, el nivel de emisiones de gases contaminantes se reduce.

En este caso, la letra A indica los neumáticos más eficientes, mientras que la G, los más contaminantes. Éste último obliga al vehículo a consumir un litro más por cada 100 kilómetros recorridos que uno de clase A, lo que supone un gasto extra de unos 300 euros durante toda su vida útil.

En cuanto a las emisiones de CO2, según la Comisión Europea, los de clase A pueden llegar a reducirlas en veinte millones al año.

Ruido generado

La parte inferior de la etiqueta, representada por un coche con un altavoz del que salen una, dos o tres ondas indica el nivel de ruido de la rodadura exterior que genera dicho neumático.

Viene expresado en decibelios con una escala logarítmica que supone que una diferencia de 3 dB puede suponer el doble de nivel de ruido. Así, una onda son 3 dB menos que el límite europeo o un nivel menor; dos ondas, entre 0 y 3 dB menos que el límite europeo; y tres ondas, el neumático genera hasta cuatro veces más del ruido permitido.

Además, este símbolo viene acompañado del número exacto de dB.

¿Qué neumáticos usar y cuáles prohíbe la UE?

Ejemplo de qué neumáticos usar en la UE

https://cdn.pixabay.com/photo/2017/06/02/22/22/tyre-2367469_960_720.jpg

En su intento por reducir el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones de CO2, la UE se ha puesto estricta con la venta de neumáticos. Así, una nueva prohibición indica qué neumáticos usar y cuáles no.

Agarre sobre mojado

El 1 de noviembre de 2014, la UE prohibió la venta de neumáticos de clase F y G del bloque de agarre sobre mojado.

Consumo de combustible

La venta de neumáticos de clase G en cuanto a consumo de combustible quedó prohibida en 2014 y, desde el 1 de noviembre de 2018, los de clase F tampoco se pueden comercializar. Es decir, los puntos de venta de neumáticos, además de estar obligados a informar a los consumidores del tipo de etiqueta que llevan, no pueden vender ni los de clase F ni los de G.

No obstante, si has adquirido un neumático con la etiqueta F antes de dicha fecha, puedes circular con él, puesto que la prohibición solo afecta a la venta.

Ruido generado

La próxima prohibición se fijará en el ruido emitido al entorno por la fricción de la rueda, con lo que quedarán excluidos de la venta los neumáticos en cuya etiqueta aparezcan las tres ondas de ruido.

Si tienes que renovar este componente, quizá sea un buen momento para plantearse qué neumáticos usar, cuáles durarán más, serán más eficientes y permitirán un ahorro de combustible mayor. En este sentido no cabe duda de que los de clase A son la mejor apuesta a largo plazo y, por tanto, una buena inversión. Además, para mejorar tu experiencia al volante, recuerda contratar un buen seguro de coche que dé respuesta a los problemas que puedan surgir en tu vehículo.

17 enero, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.