Mi primer coche, consejos para elegir bien

Publicado por Gerardo Jiménez, 13 Oct 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Elegir el primer coche

Si estás buscando información para comprar tu primer coche, te ofrecemos aquí una serie de consejos básicos para elegir la mejor opción, tanto si el coche es nuevo como de ocasión.

LO QUE DEBES SABER...
  • Primer coche: Lo principal es comprar el coche más seguro posible.
  • Gasolina o diésel: Elegir en función del número de kilómetros anuales.
  • Ofertas: Visita varias tiendas buscando la mejor oferta.
  • Ocasión: Busca un coche no muy viejo y con pocos kilómetros.

Por fin vas a comprar tu primer coche. Lo ideal es comprar siempre un coche nuevo y moderno con sistemas de seguridad de última hornada. Te damos unos cuantos consejos para comprar tu primer coche nuevo, pero también te damos consejos si pruebas suerte en el mercado de segunda mano.

 

Coches nuevos

Si te decantas por un coche nuevo lo primero que tienes que hacer es ajustar tu presupuesto, no sólo al precio del coche, sino también tener en cuenta los costes de mantenimiento y el precio del seguro. A la hora de elegir entre varios modelos, selecciona los que más sistemas de seguridad tengan. La seguridad es algo que debería ser predominante a la hora de elegir un coche, tanto como para descartar un modelo por tener menos sistemas. Te damos más consejos a continuación

 

 

No compres un coche que no puedas pagar en menos de 5 años. Lo ideal, si se financia, es tres años ya que a partir de ese periodo el coche pierde mucho su valor. Busca alternativas dentro de la financiación como pagar una entrada mayor. Piensa que si tienes que financiar un coche más de cinco años, estás comprando un coche demasiado caro para tu presupuesto.

 

Para saber si puedes mantener el coche, calcula el coste de mantenimiento, preguntando los precios en el concesionario. Suma el precio del seguro y también calcula cuantos kilómetros tienes pensado hacer al año para conocer el gasto en combustible. Una forma de ajustar mejor el consumo real es tomar de partida el consumo medio en ciudad que anuncie el fabricante como si fuera el consumo combinado.

 

Elige vehículos con sistemas de seguridad modernos como el control de estabilidad que ya llevan casi todos los vehículos, así como las asistencias en la frenada o un número mínimo de seis airbags.

 

 

Elige entre gasolina o diésel según el número de kilómetros que realices al año. Generalizando, si haces menos de 15.000 km puedes comprar un gasolina, normalmente más baratos. Si haces más de 25.000 km te interesa un diésel ya que gasta menos y amortizarás el mayor precio de compra.

 

En cuanto a la potencia, evita modelos de escasa potencia, porque en autopista, en viajes y a la hora de adelantar lo sufrirás. Es mejor asegurar una potencia suficiente para rodar sin agobios en cualquier escenario, aunque sea a costa de tener menos equipamiento.

 

No tengas prisa, comprueba las ofertas de varios fabricantes y una vez elegida la marca y el modelo, tantea entre varias concesiones de esa marca para ver quién te hace mejor oferta.

 

Si compras un coche de segunda mano

Busca coches no muy antiguos y con pocos kilómetros. En este caso es mejor acceder a un coche de menos años pequeño que otro más grande y potente con más años y kilómetros. La seguridad no la da el tamaño del coche, sino su modernidad.

 

Si no tienes pensado hacer muchos kilómetros al año, busca un coche de gasolina que tendrá un precio más bajo, permitiendo acceder a un coche mejor.

 

Compra coches en los que se puedan justificar los kilómetros, con las facturas de mantenimiento, por ejemplo. Un dueño que guarda las facturas suele ser un conductor ordenado que ha cuidado su coche.

 

Un particular te dará mejor precio, pero tendrás que averiguar si es de confianza. En una tienda de compra/venta hay más garantías, pero no están libres de malas gestiones y el coche saldrá un poco más caro.

 

Pide una prueba del coche, inspecciónalo con detenimiento y vuelve a casa sin formalizar nada y sin dar una señal. Decídete mejor en frío, tras pensar en los pros y contras del vehículo, de preguntar por el precio del seguro o de los precios de los mantenimientos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos