Cuándo interesa un coche de gasolina

Publicado por canalMotor, 16 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

 Cuando interesa un coche de gasolina

Los coches de gasolina consumen un poco más que los diésel equivalentes en potencia y tamaño, pero son más baratos, tienen mejores prestaciones y a veces son más interesantes.

LO QUE DEBES SABER...
  • Gasolina o diésel: Saber elegir te ahorrará dinero.
  • Consumo: Los gasolina gastan un 25% más que los diésel.
  • Virtudes: Precio del coche, finura de funcionamiento y prestaciones.
  • Cuándo interesan: Pocos kilómetros al año.

Ya hemos contado cuándo interesa un coche diésel, y ahora os aconsejamos cuándo interesa más elegir un coche con motor de gasolina. Lo que todo el mundo sabe es que los coches de gasolina gastan más que los coches diésel. Pero esta diferencia se está reduciendo en los coches compactos y medianos de potencia media. Los nuevos motores de gasolina de muy baja cilindrada turboalimentados son mucho más eficientes y en algunas situaciones de conducción, a velocidad mantenida (autopista), consiguen consumos muy buenos. No obstante, en condiciones normales un coche de gasolina consume entre un 25 y un 30% más que un diésel, con potencias, peso y tamaño equivalentes.

 

Otra diferencia son las prestaciones y la forma de entregarlas. Los coches de gasolina suelen ofrecer mayores prestaciones que los diésel, pero para ello hace falta revolucionar el motor lo que perjudica el consumo. Si se consume poco al año por hacer pocos kilómetros, por ejemplo, contar con un poder de aceleración más grande viene muy bien a la hora de adelantar o en las incorporaciones de las autopistas. Si lo que se buscan son altas prestaciones sin importar tanto el consumo, elegir un gasolina potente ofrece una conducción más divertida y agradable que un diésel potente.

 

 

Más barato

 

Pero la característica más importante que hace que aumenten las ventas de coches de gasolina es que su precio de adquisición es menor entre coches equivalentes. La razón de la diferencia de precio es que los motores de gasolina tienen sistemas de inyección y de escape más sencillos y baratos. Otra ventaja de esta sencillez es que se reduce el número de piezas que pueden dar problemas, por ejemplo, no tienen problemas de filtro de partículas del escape porque carecen de ellos. Hay más ventajas añadidas, y es que el precio es el factor más importante en el cálculo de la cuota del seguro y al costar menos los gasolina en coches equivalentes de tamaño, potencia y equipamiento, el seguro es más barato.

 

Diferencias en emisiones

 

Otra virtud de los motores de gasolina es que, aunque emiten ligeramente más dióxido de carbono CO2 por kilómetro, por otro lado emiten menos cantidad de óxido de nitrógeno NOx y de partículas de hidrocarburos, que son más dañinas para la salud. De hecho, hay corrientes en las administraciones europeas que buscan penalizar con más impuestos e incluso restringir el tráfico en las ciudades a los vehículos diésel. De momento reina la cordura y en vez de penalizar el tipo de combustible se está penalizando o restringiendo el nivel de emisiones sin importar el tipo de combustible. Por ejemplo, con la nueva normativa Euro 6, o con posibles restricciones que planean algunas ciudades a vehículos que emitan cierta cantidad de CO2.

 

Simplificando al máximo, podemos decir que el coche de gasolina interesa si se hacen pocos kilómetros al año, para aprovecharse de los mejores precios. Sobre todo si estos kilómetros son más por autopista ya que la diferencia de consumo se notará menos. El diésel se hace cada vez más interesante cuanto más kilómetros se hagan para beneficiarse del mejor precio del combustible y menor consumo.

 

Hay 3.460 euros de diferencia entre el Seat León de gasolina de 125 CV y el diésel de 105 CV.

 

Ejemplo de consumo

 

Si comparamos un coche convencional de gasolina como el Seat León Style 1.4 TSI 125 CV (17.010€ con todos los descuentos), con una versión equivalente diésel como el Seat León Style 1.6 TDI 105 CV (20.460€ con los mismos descuentos) podemos calcular una estimación de cuánto se tarda en amortizar la diferencia de precio del vehículo diésel. Aunque deberemos tener en cuenta el precio del combustible en la fecha de publicación de este artículo (1,27€ gasolina y 1,18€ diésel) e imaginando que no variaría en el futuro, así como que el usuario conseguiría el consumo homologado que anuncia Seat, algo muy improbable.

 

La diferencia de precio con el mismo equipamiento es de 3.450 euros. Para una conducción de 15.000 km al año, el diésel gastaría 570 litros en un año, mientras que el gasolina 780 litros. En euros serían 672,6 € al año el diésel y 990,6 € el gasolina. Esto significa que en un año se han amortizado 318 €. Suponiendo que las variables no cambiasen, el precio de más del diésel se amortizaría en 10,84 años.

 

Coche Precio l/100 km km/año l/año €/año Diferencia Años para
Amortizar
Coche Precio l/100 km km/año l/año €/año Diferencia Años para
Amortizar
Gasolina 17,010€ 5,2 l 15.000 km 780 l 990,6€ - -
Diésel 20,460€ 3,8 l 15.000 km 570 l 672,6€ 318€ 10,84

 

 

En la conducción real hay muchos factores que alteran este resultado, como el precio fluctuante del combustible, el tipo de conducción, tipo de trayectos y los precios de los mantenimientos, por nombrar unos cuantos. No obstante, se observa que si se hacen pocos kilómetros al año, los coches de gasolina son más recomendables de lo que parece. Cuanto más kilómetros al año menos interesantes son. Haciendo el mismo cálculo con 35.000 km al año, el resultado es 4,6 años.

En MAPFRE Automoción tendrás a tu disposición una gran oferta en coches de ocasión adaptada a tus necesidades.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos