Aquaplaning: Cómo reconocerlo y cómo reaccionar

Publicado por canalMOTOR, 11 Nov 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

aquaplaning

Cuando llueve parece haber más atascos que cualquier otro día, ¿no crees? Pero además de tener especial cuidado con el tráfico, también debemos tener en cuenta el aquaplaning, cómo reconocerlo y cómo reaccionar. En este artículo te damos todas las claves.

Conducir con lluvia es una de las circunstancias más peligrosas e incómodas que se pueden dar al volante. Si no queda más remedio que desplazarse con el vehículo bajo esas condiciones meteorológicas, hay que prestar una especial atención y mantener los cinco sentidos en la carretera y en el manejo del coche. Cuando llueve de forma abundante, uno de los fenómenos más habituales que se suele producir es el aquaplaning. ¿Sabrías cómo reconocerlo y cómo reaccionar?

Seguro que alguna vez has notado cómo los neumáticos de tu coche perdían el contacto con el suelo y no has sabido muy bien cómo reaccionar. Siguiendo una serie de consejos podrás superar esta situación sin demasiada dificultad.

El aquaplaning se produce cuando el vehículo pasa por una gran cantidad de agua que se almacena en la calzada y ante esta situación, los neumáticos en su trayectoria no son capaces de expulsarla. Las ruedas pierden el contacto con el suelo y su poder de tracción, llegando incluso a perder el control del vehículo y a notar la sensación de que el vehículo está flotando. Además de reducir la velocidad y mantener la calma, también debemos poner en práctica otras recomendaciones. 

Aquaplaning

Revisa tus neumáticos a menudo y llévalos en buen estado para evitar el aquaplaning

Lo primero que debemos tener en cuenta es el buen estado de nuestro vehículo, fundamentalmente mantener los neumáticos con una profundidad del dibujo y presión adecuados. También es muy importante, como hemos comentado antes, reducir la velocidad cuando conducimos con lluvia, ya que los neumáticos tendrán menos tiempo para expulsar toda el agua de la carretera si la velocidad es mayor.

Tanto si sufres aquaplaning en una carretera recta como en una curva, nunca gires el volante bruscamente ni frenes en seco. Si lo haces, cuando el vehículo pase la balsa de agua y recupere su estabilidad normal, se encontrará con las ruedas giradas, lo que provocará un giro inesperado o en el segundo caso, las ruedas quedarán bloqueadas. En esta situación, también es recomendable pisar el embrague si no conduces a una velocidad excesiva. Con esta maniobra se facilita pasar del aquaplaning a una conducción normal, ya que al pisar el embrague las ruedas se liberan de la potencia del motor.   

Como siempre decimos, tomar todas las precauciones al volante nunca es suficiente, y sobre todo en días de lluvia hay que prestar especial atención al aquaplaning, cómo reconocerlo y cómo reaccionar para salvar la situación sin demasiadas complicaciones. Además de saber cómo hay que actuar en cada momento, también es importante contratar un Seguro de Coche MAPFRE que te respalde ante cualquier situación o accidente.

LO QUE DEBES SABER...
  • Aquaplaning: se produce cuando los neumáticos no pueden evacuar el agua correctamente.
  • En recta: levanta el pie del acelerador y no hagas movimientos brucos del volante.
  • En curva: no aceleres y no gires bruscamente, mantén el volante quieto hasta que recuperes el control del vehículo.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos