Efectos de las drogas en la conducción

Publicado por canalMOTOR, 04 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

drogas

El hecho de consumir sustancias estupefacientes y coger el coche está penado por el Reglamento de Circulación, dado que los efectos de las drogas en la conducción son bastante graves y pueden multiplicar las posibilidades de sufrir un accidente.

De sobra es conocido que tanto el alcohol como las drogas no son buenos aliados de la conducción. Si consumimos sustancias estupefacientes antes de ponernos al volante estaremos incidiendo negativamente sobre la seguridad en la conducción y además, incrementaremos las posibilidades de cometer muchas más infracciones y/o sufrir un accidente.

Los efectos de las drogas en la conducción pueden ser letales, ya que son sustancias que alteran el comportamiento del conductor produciendo, por ejemplo, un estado de dependencia física o psíquica, alucinaciones, alteraciones del sueño, percepción errónea de la realidad y muchos otros efectos que dificultan enormemente la conducción.

En la actualidad, el consumo de este tipo de sustancias es la causa de muchos de los accidentes de tráfico con víctimas que se producen en nuestro país. Aunque no seas consciente del peligro que entraña esta conducta, es importante que nunca olvides esta máxima: si consumes drogas, no conduzcas.

Así, todas aquellas sustancias (legales o ilegales) que pueden alterar las funciones psíquicas se clasifican en diferentes grupos y según uno u otro, tienen efectos distintos en la conducción.

Tipología y efectos

- Depresoras: reducen las funciones del sistema nervioso central y aminoran la actividad corporal.

- Estimulantes: incrementan el funcionamiento habitual del cerebro y provocan un estado de activación inusual en las funciones corporales.

- Alucinógenas: afectan de forma notable la percepción del individuo, ya que alteran gravemente el funcionamiento del cerebro. Los efectos pueden variar según la sustancia.  

Algunas drogas depresoras del sistema nervioso son el alcohol, el cannabis, los derivados del opio (heroína, morfina, metadona), algunos fármacos (ansiolíticos, hipnóticos, relajantes musculares, etc.). Los efectos que causan en el organismo son disminución de la visión, de la capacidad de reacción, de la capacidad de concentración y de los reflejos.

Las drogas estimulantes pueden ser las anfetaminas, la cocaína o el éxtasis (estimulantes mayores), aunque también la nicotina del tabaco (estimulantes menores) o la cafeína, la teína y la teobromina (incluida en el cacao). Estas sustancias pueden producir una falsa sensación de control, de disminución de la fatiga y de disminución del sueño. Sin embargo, es una percepción equivocada que se traduce en descoordinación, reflejos minimizados y problemas tanto visuales como auditivos.

En el caso de las drogas perturbadoras o alucinógenas nos encontramos con el LSD, la mescalina, el peyote, así como también los derivados del cannabis, hachís y marihuana, junto con el éxtasis, el MDMA o algunos inhalantes (colas o disolventes). Este tipo de drogas pueden llegar a producir cambios en la percepción de la realidad o visiones imaginarias. Las consecuencias dependerán en gran medida del estado de ánimo que tenga la persona que consuma este tipo de sustancias.

Multas por consumir drogas y conducir

Con el objetivo de reducir el número de víctimas en accidentes de tráfico como consecuencia del consumo de drogas, el Reglamento de Circulación hace algún tiempo que endureció las sanciones en este sentido. Si una persona conduce bajo los efectos de las drogas (sólo por demostrar la presencia de estas sustancias en su organismo), se enfrentará a una multa de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos en el carnet de conducir.

Además, si la sanción trasciende a la vía penal, el hecho de conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, está sancionado con prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir desde uno a 4 años. Si el conductor se niega a someterse a las pruebas, la pena es prisión de 6 meses a un año y privación del derecho a conducir entre uno y 4 años.

Conociendo los efectos de las drogas en la conducción, no te la juegues y procura siempre llevar tu coche con la máxima seguridad posible. Además, no olvides contratar un Seguro de Coche MAPFRE para que tus desplazamientos estén 100% respaldados. Te informamos de la póliza que mejor se adapta a tus necesidades.

LO QUE DEBES SABER...
  • Consumo: altera la percepción de la realidad, disminuye la capacidad de reacción. 
  • Multas: desde los 1.000 euros hasta la cárcel, dependiendo del caso.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos