Mayores de 65 años y seguridad vial: principales problemas y posibles soluciones

Publicado por Irene Mendoza, 30 Ene 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

mayoresconduccion

FUNDACIÓN MAPFRE acaba de presentar un estudio que analiza la situación de los mayores de 65 años tanto como conductores, como peatones. El objetivo es aportar soluciones para mejorar la seguridad vial de este colectivo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Mayores de 65 años: colectivo con mayor índice de letalidad en accidentes de tráfico. 
  • Estudio: analiza los escenarios más peligrosos para nuestros mayores y propone soluciones.   
  • Puntos peligrosos: pasos de peatones sin semáforo e intersecciones poco visibles, entre otros.

La mortalidad entre los mayores de 65 años tanto como peatones como conductores, no deja de aumentar en la última década. En concreto, en el año 2001 los fallecidos mayores de 64 años en accidente representaban un 16% del total, y el año pasado este porcentaje ascendía hasta el 27%.

Este sector de la población que representa a un 13% del total de los conductores españoles tiene un índice de letalidad (que es el número de fallecidos por cada 100 víctimas en accidentes de tráfico) casi cuatro veces mayor a la de cualquier otro. Cada año son aproximadamente 500 las víctimas, tanto en carretera como en ciudad.

 

 

Por ello FUNDACIÓN MAPFRE acaba de presentar un exhaustivo estudio llamado “Manual de Recomendaciones de Diseño Vial Urbano – La Perspectiva de los Mayores” que analiza los principales problemas y las posibles soluciones para disminuir la siniestralidad entre nuestros mayores. Además, se incluye un apartado dirigido a ayuntamientos, técnicos en diseño vial urbano y responsables de centros de salud, hospitales y residencias, cuyo objetivo es mejorar la seguridad y la autonomía de los mayores tanto como peatones como conductores.

Se han analizado 85 escenarios para elaborar los informes, y de los más peligrosos para los mayores han resultado los giros a la izquierda en intersecciones sin carril de espera, o la conducción nocturna, además del escaso tamaño e iluminación de algunas de las señales de tráfico y los vehículos estacionados cerca de los pasos de peatones en el caso de los conductores, o las marquesinas de autobuses, la estrechez de ciertas aceras y los desniveles en el pavimento en el caso de los peatones.

Entre las soluciones propuestas para reducir la siniestralidad de unos y otros, el estudio propone mejorar la señalización de los pasos de peatones, rebajar los bordillos, incrementar las zonas de velocidad máxima de 30 km/h y los itinerarios peatonales. Además, el manual hace hincapié en la necesidad de incorporar carriles de espera en las intersecciones para los vehículos que giren a la izquierda y refugios o barandillas en las travesías. Además, promueve la señalización vertical situada a la derecha de la calzada mejor que a la izquierda y aumentar el tamaño de letra de las señales de tráfico para ayudar a prevenir accidentes.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos