Sistema alcolock: si bebes no conduzcas

Publicado por Irene Mendoza, 03 Abr 2014

Sistema alcolock

El sistema alcolock es un dispositivo para medir el grado de alcoholemia en el aire espirado. Va conectado al motor de arranque, al contacto, al sistema eléctrico o a otros dispositivos, que impiden la conducción del vehículo cuando el conductor posee una concentración de alcohol superior a la tasa permitida por Ley.  

LO QUE DEBES SABER...
  • Alcolock: pretende instalarse de serie en los coches europeos paulatinamente. 
  • Proyecto y pruebas: se están llevando a cabo en Alemania, Bélgica, Holanda, Noruega y España.
  • España y Noruega:  el estudio sobre su eficiencia se ha llevado a cabo con éxito en conductores de transporte público (autobuses).

Con un Alcolock o dispositivo similar una vez instalado en el vehículo, el conductor debe realizar una prueba de alcoholemia (como a las que puede verse sometido por los agentes de tráfico en un control de carretera) para desbloquear el coche. Si el conductor se encuentra por debajo de los límites prefijados, podrá emprender la marcha.

 

Si por el contrario en la prueba se detecta alcohol por encima del límite, será imposible arrancar. Deberá pasar cierto tiempo -previamente especificado en las opciones de programación del sistema- antes de que el Alcolock permita volver a repetir la prueba.

 

 

El sistema parece que podría llegar a “burlarse”. Por ejemplo, si sabemos que entre los 30 y 90 minutos después de haber sido consumido el alcohol no alcanza su punto máximo en la tasa de alcoholemia en aire, ¿cómo podríamos estar seguros que el conductor no está conduciendo bajo los efectos del alcohol y que daría positivo si le hiciésemos un control cuando ya ha emprendió la marcha?

 

Independientemente, todos los resultados de las pruebas, intentos de pruebas e intentos de burlar el sistema, se graban electrónicamente en una unidad o sistema informático que almacena toda la información y evita manipulaciones.

 

Recordemos que circular con una tasa de alcohol en aire espirado superior a los 0,60 miligramos por litro de aire está considerado un delito que vulnera la ley de Tráfico y que puede conllevar prisión de tres a seis meses, trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días y/o la retirada del carnet entre uno y cuatro años.

 

El proyecto de ley para implantar este tipo de sistemas en España y que todavía se tiene que tramitar en el Parlamento cita: “el conductor que haya sido condenado por un delito contra la seguridad vial solo podrá conducir vehículos a motor con dispositivos tecnológicos que condicionen su encendido o funcionamiento a la comprobación previa de las condiciones físicas del conductor cuando esta medida resulte necesaria para prevenir la posible comisión de nuevos delitos”.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos