Los peligros de conducir con resaca

Publicado por Irene Mendoza, 06 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

conducir con resaca

Incluso después de haber eliminado el alcohol de nuestro organismo, el alcohol nos sigue perjudicando un día después. Una resaca puede hacer que conduzcamos hasta cuatro veces peor que si no la sufriéramos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Límites de velocidad: con resaca, se sobrepasan 4 veces más los límites de velocidad.
  • Infracciones en semáforos y Stops: con resaca, se multiplican por dos.
  • Velocidad media: los conductores con resaca conducen una media de 15 km/h más rápido.
  • Dificultad para conducir: respecto a si no tienes resaca, se duplica.

Después de una noche de consumo excesivo de alcohol, conducir no es una buena idea. Al menos, no es una idea segura. Los síntomas de la resaca son: sed, dolor de cabeza, temblores, fatiga, náuseas…. Y estos síntomas afectan a la conducción, haciendo que conducir con resaca sea equiparable a conducir borracho.

 

Esta afirmación es una de las principales conclusiones de un informe realizado tras un estudio de la británica Universidad de Brunel, que analizaba el comportamiento al volante de un grupo de estudiantes voluntarios, antes y después de beber alcohol. Para ello se utilizaron simuladores de conducción de alta tecnología, donde se realizaron pruebas con los estudiantes tanto en condiciones normales, como cuando se encontraban con resaca (es decir, habiendo superado todos ellos los límites legales de alcohol la noche anterior).

 

 

Las consecuencias de conducir con resaca

 

Siete horas después de haber bebido alcohol en exceso, y ante el simulador, los jóvenes con resaca conducían una media de 15 km/h más rápido que en condiciones normales, cuadruplicaron las invasiones de carril, y cometieron más del doble de infracciones.

 

Simulador de conducción

Simulador de conducción

 

Así, los efectos de la resaca en los conductores pueden ser comparables a los efectos de la fatiga, e incluso a los mismos efectos de beber alcohol en exceso antes de ponerse al volante. Usar el teléfono móvil multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente, pero el conductor realmente es consciente del riesgo que está asumiendo. En cambio, el conductor que se pone al volante con resaca, no se da cuenta del deterioro de sus capacidades y esto, le hace aún más peligroso.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios