Cómo evitar los nervios al conducir

Publicado por Gerardo Jiménez, 04 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Evitar los nervios al conducir

A la hora de conducir hay que intentar dejar a atrás las preocupaciones y el estrés cotidiano para no alterarse con facilidad ante las circunstancias que un conductor encuentra en el tráfico.

LO QUE DEBES SABER...
  • Nervios: El estrés y los nervios provocan actitudes inseguras al volante.
  • Preocupaciones: Lo primero es dejar las preocupaciones a un lado.
  • Prudencia: Conduciendo con prudencia se generan menos situaciones tensas.
  • Actitud: Hay que respetar a los demás conductores y no enfrentarse o devolver maniobras agresivas.

Entre los factores que más provocan accidentes está la falta de concentración la cual puede surgir por distracciones o por falta de paciencia ante las situaciones que ocurren en la carretera y el tráfico urbano. Esta falta de paciencia pone nervioso al conductor y suele canalizarse como agresividad al volante, lo que produce otros problemas como la toma de decisiones incorrecta, maniobras impulsivas e incluso exceso de velocidad.

 

Te damos algunos consejos para mejorar la empatía y evitar los nervios al conducir, lo que aumentará la seguridad en los desplazamientos diarios donde estamos sujetos a un mayor estrés.

 

 

Dejar a un lado las preocupaciones

 

Para evitar ponernos nerviosos al volante es esencial intentar dejar las preocupaciones cotidianas a un lado. Conducir con la mente despejada permite no perder la paciencia con facilidad y mantener mejor la calma ante un vehículo que tarda en salir del semáforo o un coche que nos cierra el paso, por ejemplo.

 

Si el estrés diario es alto, al entrar en el coche es recomendable esperar un poco y no arrancar y salir directamente. Durante medio minuto podemos pensar lo que vamos a hacer, respirar hondo y tener claro que conducir puede matar si no se utiliza el cien por cien de la atención.

 

Conducción defensiva

 

Una forma de reducir el estrés y la predisposición a ponerse nervioso al volante es realizar una conducción prudente y defensiva. Es decir, realizar conductas prudentes como mantener una buena distancia de seguridad, indicar con tiempo los giros, controlar bien con la mirada lo que ocurre por delante del coche y también por los espejos, o facilitar los adelantamientos e incorporaciones de otros vehículos. No hay que olvidarse de intentar anticipar las intenciones de los conductores que tenemos alrededor, para que no nos den sorpresas cuando quieran girar, incorporarse o frenar.

 

La empatía y el respeto a los demás usuarios de la vía es necesario para evitar ponerse nervioso.

 

Actitud frente otros conductores

 

Es inevitable tener situaciones difíciles en la conducción con otros vehículos con los que compartimos la carretera. Despistes, faltas de atención, equivocaciones de dirección y otras circunstancias hacen que haya coches que de repente frenen, giren inesperadamente, se mantengan en el carril izquierdo o tarden en salir del semáforo. Hay que aceptarlo y mantener el mayor respeto posible con las equivocaciones de los demás. Piensa que por cada vez que un coche nos cierra, nosotros cerraremos el paso a otro sin querer en algún momento.

Si alguien realiza una maniobra agresiva contra nosotros lo más equivocado sería intentar devolverla y meterse en una espiral de agresividad sin saber cómo terminará. Piensa que si alguien es agresivo y está estresado, cuanto antes se aleje de ti mejor. En todo caso, si se ha puesto nuestra seguridad en riesgo, lo que habría que hacer es tomar la matrícula y denunciar el hecho, dejando a las autoridades que sean quienes actúen.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos