Llevar a los niños a contramarcha es hasta cinco veces más seguro

Publicado por canalMOTOR, 16 Nov 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Llevar a los niños a contramarcha es hasta cinco veces más seguro

Los niños menores de 4 años e incluso hasta 7 disfrutan de la máxima seguridad contra accidentes dentro de un vehículo si van sujetos con el Sistema de Retención Infantil (SRI) y en el sentido contrario a la marcha del coche.

Expertos en seguridad, fisioterapeutas, pediatras y la propia DGT apoyan la nueva campaña para concienciar a padres y tutores de que la mejor manera y la forma más segura para que viajen sus hijos dentro del coche, es a contramarcha.

La legislación española permite que, a partir de los 15 meses, los pequeños viajen en el sentido de la marcha y es una costumbre muy arraigada en España. Sin embargo, un buen grupo de expertos están dispuestos a que esto deje de ser así y los niños empiecen a viajar en los coches en el sentido contrario que resulta ser la forma más segura para ellos.

Hay tanto ensayos prácticos, como evidencias médicas y datos estadísticos que confirman las ventajas de que los niños no viajen en el sentido de la marcha, sino al revés.

¿Por qué la contramarcha es la opción más segura para un niño
dentro de un vehículo?

   1. Viajando en el sentido de la marcha, tanto en una colisión frontal como en una por alcance, la inercia del movimiento empuja a los ocupantes del vehículo hacia delante. El arnés o el escudo de las sillas AFM (A Favor de la Marcha) retiene el cuerpo, pero no la cabeza del niño, así que el tirón se lo lleva su cuello.

 

Llevar a los niños a contramarcha es hasta cinco veces más seguro

   2. El cuello de un niño menor de 4 años no está preparado para soportar el empuje al que se ve sometido en una colisión. Si el SRI se coloca a contramarcha, se evita que el cuello se mueva y tenga que sufrir este tirón, como consecuencia, se evita el daño en el cuello del pequeño.

   3. El cuello de un niño -menor de 3 años- no tiene resistencia para soportar los 300 kilos que pesa su cabeza a 50 km/h, se rompe nada más empezar el choque. Se produce lo que se conoce médicamente como una decapitación interna, consistente en una luxación completa de la primera vértebra cervical que provoca la separación del cráneo y la columna vertebral.

   4. La cabeza de los niños no tiene el mismo peso que la de un adulto; en los menores de 4 años, su cabeza supone entre un 20 y 25 por ciento de su peso, mientras que en un adulto alrededor de un 6 por ciento. Esta realidad hace que en caso de accidente, la cabeza del niño se convierta en un proyectil lanzado a máxima velocidad.

   5. La columna vertebral de los pequeños tampoco está completamente osificada, lo que significa que no es hueso, sino cartílago; por otra parte, la musculatura infantil no está aún preparada para resistir tracciones intensas.

   6. Como consecuencia de un choque en cadena, por ejemplo, que no es un accidente muy grave, un adulto puede sufrir un molesto y doloroso esguince cervical, pero en el caso del niño, puede significar lesiones irreversibles o la muerte.

 

 

Con estas evidencias, en los Países nórdicos y concretamente en Suecia, están a punto de celebrar los 50 años desde que llevan a sus niños viajando a contramarcha. En el pasado año, ningún noruego de menos de 4 años falleció en accidente de coche, ¿su secreto? Parece evidente, todos los SRI se colocan en el sentido opuesto a la marcha, es la única y definitiva diferencia. En España, las sillas a contramarcha para mayores de 15 meses no suelen usarse de forma mayoritaria, de hecho, muy pocos padres deciden comprar este tipo de SRI.

El desconocimiento de la seguridad que implica colocar el SRI a contramarcha, junto con las dudas y falta de información hacen que estos SRI aún no sean los preferidos por los padres españoles. A día de hoy, existen sillas de coche que se colocan a contramarcha con total seguridad y comodidad, y que permiten que niños de hasta 25 kilos y unos 120 centímetros de estatura viajen con total protección en el sentido inverso a la marcha del vehículo.

Los SRI colocados a favor de la marcha protegen sujetan y retienen a los pequeños, pero en caso de colisión, las posibilidades de sufrir graves daños aumentan exponencialmente, mientras que si la silla se coloca a contramarcha, el riesgo disminuye. El Seguro de Coche MAPFRE, en todos los casos de accidente,  protege de forma integral e inmediata a todos los viajeros del coche, incluidos niños y conductor.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos