Cuántos carriles puede multar un radar

Publicado por canalMOTOR, 06 Dic 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Radar en lo alto de un pórtico

Comprobamos cuántos carriles es capaz de multar un radar. También analizamos los tipos de radares que existen y cómo funcionan.

Saber cuántos carriles puede multar un radar es una duda que se plantean muchos conductores. Para poder responderla es necesario conocer más a fondo estos dispositivos y descubrir qué tipo de variantes existen y cuál es su funcionamiento. Acompáñanos por este detallado análisis para saber si un radar puede llegar a sancionarte independientemente de la carretera por donde circules.

Tipos de radar

El primer paso conocer cuántos carriles puede multar un radar es determinar cómo son.

  • Radares temporales. Suele acoplarse a vehículos y su gran ventaja es su movilidad. Tienen la eficacia necesaria para controlar un par de carriles que vayan en una misma dirección. Al poder ser trasladados de un lugar a otro, pueden ser usados en numerosos tipos de vía. 
  • Los radares fijos son los más comunes y por lo general más potentes. Son señalados por la Dirección General de Tráfico (DGT) y al ser permanentes incluyen una tecnología que normalmente es más eficaz. Dentro de esta variedad existen distintos ejemplos
    • Los radares de cabina. Están insertados en una caja cerrada que suele situarse en el lateral del arcén. Las vías donde están emplazados no suelen superar los dos carriles, pues es la distancia que son capaces de controlar. Están preparados de medir la velocidad de circulación y tomar una fotografía de hasta dos vehículos por segundo de manera simultánea. Sin embargo, en el caso de que ambos coches salgan en la misma instantánea, la normativa prohíbe la multa debido a la duda que puede surgir sobre qué automóvil fue el infractor.
    • Los radares de pórtico. Se denominan de esta manera porque se suelen situar en los paneles informativos de las carreteras. Suelen incorporar varias cámaras de manera conjunta para poder controlar varios carriles paralelamente. Son muy utilizados en autovías y autopistas y su localización suele estar señalada unos kilómetros antes.
    • Radares de tramo. En lugar de medir la rapidez en un punto concreto, este dispositivo mide el tiempo que ha tardado el conductor en recorrer una distancia concreta. Si la velocidad media es superior a la permitida se producirá una multa. La tecnología empleada permite identificar a los vehículos al inicio de la travesía y al final del recorrido. Debido a la pericia técnica necesaria para que funcione, suele ser muy utilizado en tramos fáciles de controlar como por ejemplo un túnel.
    • Radar Pegasus. En este caso la maquinaria está ensamblada a un helicóptero que vigila la zona desde lo alto. Una cámara panorámica permite detectar la velocidad del coche, mientras que otra más potente permite identificar el número de matrícula. Los expertos calculan que puede imponer una sanción si vuela en un rango igual o inferior al kilometro de distancia. Este tipo de innovación tecnología es muy usada en carreteras secundarias o en tramos con gran concentración de accidentes.
    • Radar de cinturón. Se trata de un nuevo dispositivo que está siendo implantado poco a poco y que al contrario que los casos anteriores, en lugar de fijarse en la velocidad de los automóviles se centra en el comportamiento de sus ocupantes.
    • Multiradar C. Es la joya de la corona de la DGT y el más completo que podemos encontrar en la actualidad. Permite identificar las infracciones que suceden en hasta seis carriles independientemente de la dirección. Su pequeño tamaño permite que sea fácil de camuflar y la frecuencia que usa le hace prácticamente indetectable. Debido a su alto coste, es usado de manera puntual y su implantación todavía no está extendida por todo el territorio nacional.

Como podemos comprobar, existen varios tipos de radar, cada uno de ellos con distintas capacidades. Sin embargo, la DGT suele aprovechar las ventajas de cada dispositivo para situarlo en la zona en la que pueda ser eficiente y realiza una mejor labor. De esta manera, aunque quizás haya maquinarias menos potentes que otras, al calcular cuántos carriles puede multar un radar deberíamos de pensar que al menos será capaz de hacerlo en todos aquellos que circulen en una misma dirección, pues el organismo controlador habrá colocado el modelo adecuado según el tipo de carretera.

Cuántos sentidos de la vía puede multar un radar        

Una vez que conocemos que un radar puede multar todos los carriles, la siguiente cuestión es conocer su alcance en el otro lado de la vía. Es decir, saber si además de sancionar a aquellos vehículos que viajan en una dirección también es capaz de realizar la misma operación con aquellos que circulen en dirección contraria.

Una vez más, la respuesta depende del tipo de radar. Los situados en los pórticos solamente pueden hacerlo en una vía. Por su parte, los de tramo suelen aprovechar el control de entrada y salida para monitorizar todos los carriles y direcciones. El Radar Pegasus puede amoldarse a todo tipo de circunstancias, pues controla a los automóviles desde el aire. Por su parte, los introducidos en cabinas no suelen ser capaces de controlar ambas vías debido al gran número de bólidos que puede haber en el asfalto.

Como hemos mencionado anteriormente, la tecnología está avanzando a pasos agigantados y los nuevos dispositivos usados por la DGT incluyen radares móviles y de cabina con la capacidad necesaria para multar los dos sentidos de la circulación.

En qué condiciones funciona un radar

Existen variables meteorológicas que pueden influir en cuantos carriles es capaz de multar un radar. Nos estamos refiriendo por ejemplo a las limitaciones de visibilidad que causa una intensa lluvia o una densa niebla. Este tipo de inclemencias puede hacer que el objetivo de la cámara no capte con la claridad suficiente el número de matrícula del vehículo.

Un aspecto que por el contrario no interfiere en el funcionamiento de un radar es la caída de la noche. Muchos de estos dispositivos incluyen potentes flashes que permiten iluminar al coche o a la moto y tomar una instantánea nítida. Los radares más modernos están dotados de infrarrojos, una innovación que facilita la identificación de los vehículos en casi cualquier tipo de condición ambiental.

Ahora que sabemos cuántos carriles puede multar un radar es el momento de concienciarnos y circular de manera respetuosa con las normas de circulación. Contrata el Seguro de Coche MAPFRE para que tu vehículo esté protegido ante los retos que presente la carretera.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios