BMW S1000RR, superstock a tu alcance

Publicado por Alejandro Alonso, 05 Jun 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

BMW S1000RR

La BMW S1000RR fue la primera superbike de la marca alemana y el tiempo les ha dado la razón. Una moto que hace frente en los circuitos y que ofrece una sorprendente comodidad de marcha.

LO QUE DEBES SABER...

 

En su momento, BMW se tiró a la piscina en el segmento de las superdeportivas con la ventaja de conocer todo lo que hace la competencia, pero con los contras de ser novato. En un contexto de crisis del sector, llegó la BMW S1000RR, con la que la marca alemana puede sacar pecho.

BMW S1000RR

La BMW S1000RR es la primera superbike de la marca alemana.

El diseño espectacular de esta BMW S1000RR viene aderezado con algunos toques de diseño alemán bajo el que esconde tecnología de vanguardia y en el que los responsables de la marca pusieron mucha confianza. El tiempo les dio la razón.

 

 

La primera sensación al subirte a la moto es la de una sorprendente sensación de comodidad y espacio que tienes para moverte encima de la moto. La unidad de pruebas contaba con dos regalitos extra: cambio semi-automático (subes marcha sin cortar gas ni tocar la maneta) y pack ABS-DTC desconectables. No tiene nada que ver con los ABS y ASC opcionales montados hasta entonces, con un nivel de precisión e intrusión mucho más avanzados.

BMW S1000RR

Sorprende la gran comodidad de la BMW S1000RR.

Puedes elegir cuatro programas de motor, tres con 193 cv y una con 150 cv entregados suavemente. Sin embargo, el DTC no te permite elegir manualmente el nivel de funcionamiento del control de tracción, como sí se podía en las Ducati o MV Agusta de la época.

La respuesta del motor es diferente según el modo elegido, pero siempre es inmediata gracias al acelerador electrónico Ride-by-wire. El motor cuatro cilindros de 999 cc rinde a las mil maravillas gracias también a las trompetas de admisión variables, según las rpm.

BMW S1000RR

El potente motor de la BMW S1000RR rinde 193 cv.

El equipo de frenada radial con pinzas Brembo de cuatro pistones se encarga perfectamente de parar la moto cuando y donde quieras. Es verdad que si te pones un poco radical en circuito, el embrague anti-rebote no evita del todo el bloqueo de la rueda trasera, pero su respuesta es muy rápida.

Su instrumentación recuerda a la de la Yamaha YZF-R1 con cuentavueltas analógico y fondo blanco junto a un display digital. Además del resto de datos típicos, cuenta con un cronómetro muy útil para los más circuiteros.

La moto es muy manejable, aunque quizá no es tan ágil en los cambios de dirección como otras competidoras, pero nada más que objetar al chasis de aluminio de doble viga. Sí a la dirección, donde las sacudidas no eran retenidas lo suficiente por el amortiguador de dirección.

BMW S1000RR

La BMW S1000RR es asimétrica en los faros y en las membranas laterales.

La horquilla es un poco blanda para circuito, pero dispone de reglajes hidráulicos. El monoamortiguador trasero Sachs es ajustable en extensión y compresión y cumplió bien su cometido en circuito.

Grandes sensaciones de la BMW S1000RR, una máquina con la que puedes darlo todo en el circuito pero que te deja una dulce sensación como para poder utilizarla a diario, sin exigencias especiales o compromisos no deseados.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos