La importancia de cambiar de casco cuando es necesario

Publicado por CanalMOTOR, 15 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

La importancia de cambiar de casco cuando es necesario

La regla general es cada 5 años, pero ¿y si se nos cae? ¿y si lo usamos demasiado, o demasiado poco? ¿y si sudamos o se nos ensucia? Muchos factores entran en juego a la hora de valorar el grado de importancia de cambiar de casco cuando es necesario.

Como la mayoría de las cosas que usamos, un casco también tiene un periodo de obsolescencia, a partir del cual, deja de funcionar como debería. La importancia de cambiar de casco cuando es necesario reside en que si no hacemos caso a las recomendaciones y decidimos ahorrar en nuestra seguridad, es probable que acabemos exponiéndonos al peligro de conducir con la misma protección que si llevásemos un gorro de papel.

La mayoría de los fabricantes sitúan en 5 el número de años tras los que debemos jubilar el caso antiguo y comprar uno nuevo. Esta recomendación tiene en cuenta los pegamentos, los adhesivos, la resina y el resto de materiales, que, tras este tiempo, dejan de tener la eficacia deseada y que empiezan a deteriorarse seriamente. Algunos, de hecho, son más precavidos y sitúan este periodo en tan solo tres años. Cierto es que estas indicaciones son más o menos orientativas y que todo depende del uso del casco y las condiciones en las que lo usemos.

La mayoría de los cascos están diseñados para aguantar el trajín del día a día sin mayores problemas, pero esto no quiere decir que podamos tratarlo mal o descuidarlo; al contrario, para no acortar su vida útil, se debe manejar con cuidado, evitarle golpes y mantenerlo almacenado en lugares frescos y secos.

La capa protectora exterior suele estar hecha de plástico, fibra de vidrio o de carbón, y debe ser bastante dura, evidentemente. Aunque claro, si, en caso de accidente, nuestra cabeza se golpea con un casco igual de duro que el suelo no sirve de nada, por lo que la clave es el interior: la parte de dentro de los cascos es la que, en caso de impacto, absorbe el golpe y se deforma lo necesario para amortiguar el contacto de nuestro cráneo con el interior.

Por supuesto, lo aconsejable es que tenga un solo uso, por lo que, si hemos sufrido un accidente con él, es hora de renovarlo, aunque no hayan pasado esos 5 años. Si, por otra parte, no tiene golpes, pero dudamos de cómo se encuentra el casco, podremos llevarlo a un profesional para que lo revise con rayos x que nos sacarán de dudas.

Ahora que ya conocemos la importancia de cambiar de casco cuando es necesario, no podremos escatimar a la hora de renovarlo cuando toque, ya que intentar ahorrar dinero con nuestra seguridad puede acabar teniendo consecuencias fatales. Igual que no contar con una aseguradora que responda por nosotros en caso de accidente; para ello, los Seguros de Moto MAPFRE son una opción perfecta para poder disfrutar de la conducción de nuestra dos ruedas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos